B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Mejores álbumes del año en B-side Magazine

Este ha sido un ejercicio repletísimo de grandes novedades, de mejores regresos. Un año en el que las fronteras entre lo indie y lo mainstream han terminado por dilucidarse, donde las etiquetas tienen presencia casi nula y el funk convive con la electrónica, el rock con el folk, el pop con el dance o el jazz con el folklore… Esa es nuestra política y es por ello que 2011 ha sido nuestro año. Hemos intentado aglutinar en esta lista los mejores representantes de la escena internacional y nacional sin distinción alguna, basándonos en tantos criterios que a veces en la redacción se mascaba la tragedia! Pero aquí estamos, ¡lo hemos conseguido!, y aun teniendo que dejar algún disco fuera de la lista, presentamos un total de 42, los que nos era imposible excluir. Empezamos por la cola del listado.

42. Russian Red – Fuerteventura

Junto a los músicos de Belle & Sebastian, Lourdes Hernández recoge la herencia del pop clásico para alumbrar un álbum de impecable sonoridad y trabajados arreglos, donde la voz de la artista se mueve en registros más amplios que anteriormente.

41. Anthony Hamilton – Back To Love

Aún tardío, Back To Love, como cada uno de los trabajos del bueno de Hamilton, desprende ese toque maestro que el vocalista y compositor ofrece a sus temas. Clásico, como de costumbre; orgánico, la mayor parte del tiempo. Lo suyo es el r&b más urbano. Sam Cooke estaría orgullosísimo.

40. Sidonie – El fluido García

El trío catalán vuelve a sus orígenes con un gran disco en el que retoman el camino de la psicodelia y dejan atrás el pop simplón de temática amorosa de su anterior trabajo. Son Sidonie en estado puro y se muestran tal como son, más allá de prejuicios sonoros.

39. Lady Gaga – Born This Way

Desde que lanzara en 2008 su aclamado The Fame no se ha hablado de otra cosa, Lady Gaga. ¿Qué la convierte en blanco de todas las opiniones? Mercadotecnía, pero por encima de todo, talento interpretativo, teatralidad y grandes composiciones. Con Born This Way sube al carro del dance/techno pero desde una óptica bastante oscura y guitarrera.

38. Smile – All roads lead to the shore

Vienen de Getxo, pero bien podrían parecer originarios de la américa más tradicional. Probablemente el mejor surf-rock que se hace en este país, auténticos, optimistas y con gran influencia de la música norteamericana de raíces. Un disco redondo.

37. Ryan Adams – Ashes & fire

Por fin el prolífico cantautor ha vuelto a hacer lo que mejor sabe, profundas canciones de country-folk de baja intensidad, emocionantes melodías de corte acústico. Ashes & fire es, con toda seguridad, su mejor trabajo de los últimos años.

36. Foo Fighters – Wasting light

Sin duda la mejor noticia para el rock de estadio este año ha sido Wasting Light, donde la banda de Dave Grohl enmarca auténticos hits y hace que se recobre la fe en ellos tras algunos trabajos algo menores. Potencia, descaro y pasión para un disco sobresaliente.

35. Joss Stone – LP1

Ya no es la joven y cándida rubia británica que conocimos. Con este, su quinto álbum, Stone ha madurado, ofreciendo junto a Dave Stewart otra faceta quizá más acústica de la que nos tenía acostumbrados. El soul y el gospel que no falten. Y por favor, obviemos el fallido intento de Superheavy con el propio Stewart y Jagger.

34. Drake – Take Care

Una gran sorpresa nos hemos llevado con Drake. En Take Care ha desnudado al máximo su lírica con producciones minimalistas e incluso se permite coquetear con las nuevas tendencias de club. Un trabajo consistente y diverso con colaboraciones de lujo como Rihanna, Kendrick Lamar o Andre 3000.

33. James Blake – James Blake/Enough Thunder

Es innegable que James Blake ha parido uno de los debuts más interesantes de la última década. Puede ser o no de fácil digestión; más bien estamos ante un ejercicio de electrónica bastante denso. Pero pesa ante todo la altísima creatividad del joven británico. Con el EP Enough Thunder ha terminado de redondear el concepto.

32. Arctic Monkeys – Suck it and see

La banda de Alex Turner, fabrica un álbum menos inmediato y espontáneo que en anteriores ocasiones, pero que gana en credibilidad gracias a la variedad de registros y la clara evolución que se percibe. El disco que necesitaban para reivindicarse.

31. Amaral – Hacia lo salvaje

Eva y Juan han dado un notable paso adelante con su último disco, menos directo que los anteriores, más profundo y maduro, mucho más sincero. Canciones que dejan un poso imperecedero y que muestran el sobrado talento y conocimiento musical del dúo.

30. Mayer Hawthorne – How Do You Do

Pocos crooner con tantísimo acierto como Mayer Hawthorne quedan ya en el panorama actual. A diferencia de su debut, How Do You Do abre el abanico de posibilidades sonoras, acercándose satisfactoriamente al pop, con melodías más pegadizas.

29. My Morning Jacket – Circuital

Circuital es un disco compacto y coherente, donde la tradición y la modernidad adquieren protagonismo a partes iguales. Los envolventes arreglos y la utilización de tecnología contemporánea, dan al trabajo un sentido de honestidad total.

28. Beyoncé – 4

B tenía un reto importante con 4. Mantener su hegemonía en listas ofreciendo un producto de influencias clásicas. Con este, su mejor álbum, Beyoncé ha demostrado que no solo es un animal escénico y empresarial, sino que también tiene una basta cultura musical. Soul y r&b de élite con ese toque de pop que hace tan interesante esta propuesta.

27. The Drums – Portamento

¿Por qué lo llaman indie cuando simplemente se refieren a buena música? Inclasificable segunda incursión discográfica de los norteamericanos, que nos brindan una docena de cortes enérgicos y positivos con cierto aire sesentero. Imprescindible papel juegan las percusiones.

26. Oh Land – Oh Land

Desde Dinamarca Oh Land ha dado a luz, con esa calidez y dulzura con las que canta, un conglomerado de pop y electrónica que entusiasma, envuelve. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas; sin embargo este año son muchos los que mejoran notablemente sus primeros trabajos. Oh Land es una de ellas.

25. Pajaro Sunrise – Old Goodbyes

Desde León llega un sobresaliente trabajo, donde la sensibilidad y emotividad de sus canciones brillan de tal manera que resulta difícil no sumergirse en ellas cada cierto tiempo. Un disco artesanal y evocador, para saborearlo con la dedicación que se merece.

24. Jamie Woon – Mirrorwriting

Nos sorprendió con Night Air, nos cautivó con Lady Luck y, a tenor de su ópera prima, el compositor y productor tiene un largo camino para demostrar su valía. De Reino Unido, como no podía ser de otra manera, nos llega su particular visión de la electrónica de corte “negroide”. Un placer verle en directo rodeado de sintes.

23. Wilco – The whole love

No es su mejor disco, pero aun así The Whole Love está entre los lanzamientos más importantes del año. La facilidad creativa y el extraordinario talento que atesora Jeff Tweedy hacen que cada trabajo editado por Wilco esté por encima de la media.

22. Nicola Roberts – Cinderella’s Eyes

Parecía poco probable que una de las componentes de Girls Aloud se desmarcara con un trabajo tan fresco. Pop, sí, y comercial, mucho. Nicola ha sabido rodearse de la flor y nata de las artes de producción a nivel internacional y Cinderella’s Eyes, a ratos un revientapistas en potencia, es puro oro mainstream, absolutamente indie en las formas. Y eso es más que meritorio.

21. Zahara – La pareja tóxica

El segundo disco de la artista de Úbeda se presenta más complejo y crudo que su debut, con canciones más maduras y personales. Se trata de un verdadero paso adelante en su carrera. Con absoluta coherencia, trae consigo un trabajo impecable.

20. Girls – Father, Son, HolyGhost!

La banda de california, herederos de Elvis Costello, lo ha vuelto a hacer, ofreciéndonos un repertorio de pop y rock melancólico y colorista a partes iguales que va directo, sin desviaciones, a nuestro yo más sensible. Una vez pulsas el play ya estás dentro de Father, Son, Holy Ghost! ¡Que alguien me lleve a casa!

19. Metronomy – The English Riviera

The English Riviera se presenta como un trabajo de largo recorrido y delicado, donde su contemporaneidad radica en la sencillez y sutileza de su propuesta sonora. La atmósfera que recorre todo el disco habla por sí misma dando calidez al álbum.

18. Jill Scott – The Light Of The Sun

Es una de las grandes del soul contemporáneo. Con razones, claro. Cuando Jill Scott pisa un estudio es porque tiene algo importante que decir. Y con The Light Of The Sun nos recuerda a su Beautifully Human, su cara más introspectiva, sensual y llena de vida (quizá influya también su reciente maternidad). Instrumental y líricamente impecable.

17. Eilen Jewell – Queen of the minor key

Una de las noticias más gratas de este año ha sido el último disco de Eilen Jewell, quien ha sabido revalorizar el rock americano clásico, para entregar un trabajo sincero y de sabor añejo, de raíces. Con una banda que suena más compacta que nunca.

16. Noel Gallagher – Noel Gallagher’s high flying birds

La ruptura de Oasis no ha supuesto para el mayor de los Gallagher trauma alguno, al menos musicalmente hablando, pues con su primer disco en solitario da una lección de pop británico de alta escuela. Los seguidores de su anterior banda están de enhorabuena.

15. Vetusta Morla – Mapas

El grupo madrileño ha conseguido con Mapas llegar a la primera división de la música de este país. Disco plagado de temas memorables y trabajados arreglos. La banda española más importante del momento sigue evolucionando sin descanso.

14. PJ Harvey – Let England shake

Era necesario que una de las musas indies por excelencia, presentara un disco tan coherente como éste. Tratándose casi de un álbum conceptual, la melancolía y profundidad que emana cada canción hacen de Let England Shake una de las sorpresas del año.

13. The Decemberist – The king is dead

Con el género “americana” muy arraigado en su universo musical, The Decemberists presentan un gran disco de base tradicional y suficiente empaque como para tomar el estilo, actualizarlo y darle un brillante enfoque atemporal a cada una de las canciones.

12. Florence + The Machines – Ceremonials

Florence es otra de esas féminas de armas tomar que tanto nos gustan. Junto a los suyos, y después de haber debutado con notable en 2009, evoluciona su sonido a ámbitos más complejos, en los que orquestaciones y percusiones asincopadas terminan de redondear lo que ya era grande.

11. The Weeknd – House of Balloons

El hombre que ha reinventado el Rhythm & Blues, acercándolo de la manera más elegante hacia la electrónica y el ambient. Esta primera mixtape (oscura, mística, sexual) le ha aportado el estatus de estrella y nos deja verdaderas barbaridades como High For This o What You Need.

10. Bombay Bicycle Club – A different kind of fix

La tendencia indie de baja intensidad ha estado bien representada este año con este grupo británico y su tercer álbum, donde conjugan con gran delicadeza las melodías pop con las armonías vocales más tradicionales. Sin duda un grupo a tener en cuenta.

9. Bon Iver – Bon Iver

Uno de los discos mejor facturados del año es este compendio de exquisitas melodías y cálidos arreglos. La atmósfera folk que se respira a lo largo de todo el álbum hacen de Bon Iver una de las bandas con mayor repercusión e influencia en la actualidad.

8. The Roots – Undun

Para citar a Questlove habría que pagar un cánon. Se ha ganado a pulso a lo largo de casi dos décadas que se le nombre como uno de los mejores músicos de la historia reciente. Él es el líder de The Roots y con él a la cabeza, no podrían sonar de otra forma que excelente. Undun es hip-hop en su máxima expresión.

 7. Verónica Ferreiro – LAIO

La primera dama española de nuestra lista. No sólo ha pasado el corte, su fusión de géneros y la calidez de su propuesta nos ha llegado a lo más hondo. Bien en español, en gallego o inglés, la complejidad melódica y el nivel de arreglos de LAIO lo hace digno de los más altos puestos.

6. Fleet Foxes – Helplessness blues

En pleno auge del nuevo folk americano apareció esta banda de Seattle que, con su segundo disco, demuestran la enorme capacidad que tienen para componer preciosas melodías repletas de ensoñaciones y mágicas texturas.

5. Common – The Dreamer/ The Believer

One Day It All Make Sense -su 3er largo- ofrecía de manera premonitoria esa leyenda: algún día todo tendrá sentido. Hoy lo vuelve a tener. Recién publicado y recién olvidado (ha quedado fuera de todas las listas por su fecha de publicación) Common rescata al productor No I.D. para recuperar el sonido de sus primeros álbumes. El resultado, espectacular, comprometido, sincero, enérgico. En definitiva, un clásico.

4. Gotye – Making Mirrors

De ascendencia belga, se cuela en nuestro top 5 el australiano Wouter De Backer, alias Gotye. Nos ha ganado por la heterogeneidad de su sonido, que aún bebiendo de las raíces del folk dibuja un paisaje sonoro repleto de guiños al pop británico, el rock sureño y el soul setentero. Refrescante.

3. Adele – 21

El título del disco hace referencia a la corta edad con que Adele lo ha elaborado y, gracias a él, se ha convertido en todo un fenómeno a nivel mundial. Desgarradoras canciones y una interpretación impecable hacen de este álbum el más vendido del año.

2.- Raphael Saadiq – Stone Rollin’

Nuestro más que merecido segundo puesto es para el cantante, compositor, productor y multiinstrumentalista Raphael Saadiq. Percusiones, líneas de bajo y guitarras al servicio del mejor soul en Stone Rollin’. Pura adrenalina en doce cortes sin ningún tipo de desperdicio.

1. The Black Keys – El Camino

Ha vuelto a ocurrir, el dúo de Ohio ha facturado un impecable álbum de blues-rock plagado de temas irrepetibles y perdurables. Son, sin duda, el grupo del momento y El Camino su última obra maestra. Para disfrutar de principio a fin.

ISSUE #5

THE B-EST #10 // 17-24 Oct.

¡SÍGUENOS EN FACEBOOK!

PUBLICIDAD

TAMBIÉN EN GOOGLE+