Wolf Alice: tu nueva banda favorita

Wolf Alice: tu nueva banda favorita
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Wolf Alice: tu nueva banda favorita

Wolf Alice

My Love Is Cool

Discográfica:

Dirty Hit Records

Año:

2015

8.5

· 27 julio, 2015

Después de mucho hacerse esperar, los londinenses Wolf Alice estrenan por fin su primer disco y nos dejan bien claro que lo que prometían con sus dos primeros EP’s, Blush (2013) y Creature Songs (2014), no fue más que una pequeña pasarela hacia un gran debut de largo.

My Love Is Cool nos muestra a unos Wolf Alice que, cual doctor Jekyll y mister Hyde, poseen dos caras. La primera, con un aroma noventero muy de guitarras británicas; y la otra con un aire más agresivo digno del grunge americano. Se mueven con agilidad entre dos aguas pero además, con un resultado sorprendente. Y es que el comienzo del disco puede traer a engaños con una Turn To Dust atmosférica, que solo sirve para abrir la lata. Una bonita forma de hacerlo al abrigo de lo que se viene por delante. Bros ya arranca con unas guitarras muy marca de la casa, recordándonos por momentos a los irlandeses The Cranberries. Pero a continuación la cosa se pone seria y los temas comienzan a valer quilates. Le ocurre a Your Loves Whore, donde la banda se viene arriba, sin ambientación ni nada artificial, simplemente guitarras y el carisma de una Ellie Rowsell en estado de gracia. El repertorio comienza su Tourmalet particular. You´re A Germ sigue la linea de su predecesora y además nos recuerda a los primeros discos de Placebo, otro de los cortes para enmarcar. Crítica - Wolf Alice - My love is cool Aún hay más. Con la perfecta Lisbon comprobamos que, efectivamente, “este amor mola” y terminamos por enamorarnos sin remedio. Intensidad y dinámicas a la altura de los grandes. Uno de los mejores temas del año sí o sí. Por su parte, Silk y Freazy nos marcan una pausa para respirar, sirviendo para trazar una linea y presentarnos otro de los puntos fuertes de este trabajo, un Giant Peach que vuelve a relanzar el sonido y a mostrarnos una de las mejores composiciones de la banda en sus directos. Diseñada exactamente para eso: potencia con control y un resultado más que digno. Unos cuantos minutos después sucederá de nuevo con Fluffy, que hará las delicias de aquellos que demandan rock sin concesiones. Dos canciones que con maestría se entrelazan con la calma y las bases de grupos como Chvrches o Future Islands. Vuelven esas dos caras de Wolf Alice a salir a flote, y uno llega tan acostumbrado a ello hacia el final que el cierre que marca The Wonderwhy parece tan apocalíptico y magnético que solo queda aplaudir. Lo han hecho tan bien y con tanta delicadeza que ya son más que una realidad en el panorama británico. De la incertidumbre al respeto, y todo eso a base de canciones tan grandes como una catedral.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »

    Lo que dicen de nosotros »

  1. […] en esta revista, sí, pero no me refiero únicamente a bandas como The Strokes o Muse, ni siquiera Wolf Alice o Royal Blood (ya decíamos al principio que el rock no solo es cosa de británicos y […]