Jurassic World: el T-rex lidera la taquilla (y nuestros corazones)

Jurassic World: el T-rex lidera la taquilla (y nuestros corazones)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Jurassic World: el T-rex lidera la taquilla (y nuestros corazones)

Por · 12 Julio, 2015
Jurassic World: el T-rex lidera la taquilla (y nuestros corazones)

Jurassic World sigue acumulando récords de taquilla, empezó como el estreno más visto mundialmente de todos los tiempos y si el mismísimo Terminator no lo impide, tiene un largo verano por delante para seguir batiendo registros y llenando la caja.

Hablar de cifras no suele ser lo más estimulante a la hora de escribir o leer una reseña, pero en el caso de Jurassic World se hace imposible esquivar los portentosos datos que acumula en taquilla. Se trata de una magnífica noticia que cualquier cinéfilo debería celebrar, una sala de cine llena es algo que beneficia a todos. Aunque cabría analizar qué tipo de cine se va a poder ver en un futuro cercano en las cada vez menos salas que sobreviven, y es que el Jurassic World de la película funciona como metáfora para una industria cuyo público desea disfrutar cosas cada vez más grandes y con más dientes.

Ahora viene la pregunta, ¿es Jurassic World para tanto? ¿A quién puede no apetecer ver una película como esta sentado en uno de los cines de verano que llenan nuestra geografía en estas fechas, acompañado de un buen helado? Jurassic World tiene todos los elementos que debe tener, véase aventuras, buenos y malos, romance y, por supuesto, dinosaurios. Algunas marcas, viendo el negocio redondo, han convertido el metraje (posiblmente) en el espacio cinematográfico con más product placement de la historia. Este cóctel perfectamente diseñado para comerse la taquilla lo lideran Chris Pratt, que ha pasado de protagonista de serie minoritaria a estrella de cine de las que llenan butacas y Bryce Dallas Howard, que sale de una temporada en la que la hemos visto poco (y en la que tenía que recordar a todo el mundo que ella no es Jessica Chastain) y que también consigue ser un buen aliciente para arrastras gente a las salas.

Otro de los factores determinantes para acumular estos astronómicos números en taquilla, es haber conseguido una película disfrutable por los hijos y los padres, los niños están encantados con el espectáculo visual y sus progenitores tienen además otro aliciente, el nostálgico. Y es que en Jurassic World no han sido nada sutiles, está muy bien eso de reiniciar franquicias pero si John Williams compuso unos acordes legendarios para la primera parte hace ya 22 años, ¡úsalos! No es que la música sea algo que hayan descuidado por tener ese fondo de armario, al frente de la nueva partitura está uno de los llamados a sustituir a Williams, Michael Giacchino, pero en los momentos que deben emocionar suena aquella inolvidable melodía que compuso Williams para el Parque Jurásico de Spielberg. En este caso no nos emocionamos por nostalgia (o no solo por eso), porque no había ninguna nostalgia la primera vez que vimos a aquellos diplodocus pastar tranquilos por la isla Nublar mientras una de las mejores melodías de la historia del cine hacía su entrada, aquí más que nostalgia había (y hay) un talento descomunal.

Pero por si fuera mentira eso de que la música es lo más poderoso que ha inventado el ser humano para activar los recuerdos, Jurassic World nos muestra antiguos decorados, vehículos, gafas de visión nocturna y hasta nostálgicos de la fallida obra de John Hammond que compran camisetas por Ebay. En la nueva trama nada es especialmente novedoso: unos niños van a ver a su tía (Dallas Howard dirige el complejo Jurassic World), un grupo de inútiles y ambiciosos consiguen poner todo patas arriba y Chris Pratt y la propia protagonista tienen que poner orden mientras se desean y se vacilan. La relación entre los protagonistas adultos funciona muy bien y resulta divertido que los guionistas no se corten en absoluto, cada cliché de una relación con tensión sexual está en la película (fallida cita en off incluida). La trama infantil resulta un poco más estúpida, con un background de divorcio completamente prescindible (suponemos que sería importante en alguna otra versión del guión). También es especialmente flojo el villano (humano), no por culpa de Vincent D’Onofrio, sino por su presuntuoso plan.

Crítica Jurassic World - T Rex

Sin querer destripar el final, cabe hacer mención a la aparición estelar del Tyrannosaurus rex, uno de los grandes villanos de la historia del cine, esta vez convertido en aliado. Como si de Darth Vader se tratase, el T.rex se erige en salvador de manera milagrosa en una infartante escena final. El Indominus Rex puede ser el más letal de los dinosaurios, pero no nos ha sabido aterrorizar como hiciese su primo mayor 22 años atrás.

Tras el desastre, Jurassic World (el parque) cerrará, incluso acabará de juicios como si de Terra Mítica se tratara, pero la renovada franquicia nos visitará con seguridad en un par de veranos, esperemos que con los mismos protagonistas, pero con un mejor guión. Los buenos efectos y nuevos dinosaurios, los damos por hechos. Mientras tanto, el  T. rex se sabe el rey de la isla Nublar y ruge con fuerza en el plano que cierra la película. Que pase el siguiente, parece decir…

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »