La cartelera se merece Una segunda madre

La cartelera se merece Una segunda madre
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
La cartelera se merece Una segunda madre

Una segunda madre

Director:

Anna Muylaert

Reparto:

Regina Casé, Camila Márdila, Karine Teles, Lourenço Mutarelli, Michel Joelsas, Helena Albergaria…

Año:

2015

Duración:

110 min.

8.0

· 30 Junio, 2015

Una Segunda Madre nos habla de una verdad social, de riqueza y pobreza, de amor y de desprecio disfrazado. Nos cuenta una realidad común e inherente a las personas y condicionada por su distinción económica.

No estamos acostumbrados a ver entre nuestras carteleras películas sudamericanas, y cuando lo hacemos, es porque tienen el respaldo de algún nombre o premio reconocido entre nuestras fronteras. Estamos abotargados de taquillazos comerciales y con acento inglés, pero de vez en cuando se nos presentan filmes como la brasileña Una Segunda Madre, que no deja de ser comercial, pero es más social y empática, y digna de una sala llena de espectadores que buscan una buena historia.

Crítica - Una segunda madre, cartelEl segundo largometraje de Anna Muylaert narra, con una sutileza estética y una atmósfera a medio camino entre el más profundo São Paulo y la elegancia de las clases privilegiadas, la historia de Val, una sirvienta que lleva trabajando casi toda su vida para una familia de clase alta; Val es una mujer entregada y luchadora, que hace las veces de madre para el único hijo de la pareja, que sin quererlo se hace minúscula como persona y se convierte en un elemento más entre las riquezas de sus señores, pero que aporta el único amor que hay entre esas cuatro paredes. La llegada a la casa de la hija de Val, a la que lleva diez años sin ver, desequilibra todo lo antes establecido: las relaciones y las posiciones de poder. La balanza entre el dinero y el amor, el rencor por el cariño no dado, la obediencia a otro igual, la ignorancia del que no quiere abrir los ojos y la apuesta por un futuro no mejor, sino en mejor compañía, son temas que se tratan durante la película, que te hacen replantearte un mundo mejor, o al menos recapacitar sobre cuáles son los límites de la felicidad.

Regina Casé, la actriz que da vida a Val, resulta un gran descubrimiento, su interpretación consigue despertar una ternura que te anima a quererla, lo mismo te hace llorar que reír, pero siempre de manera natural y familiar; es fácil que nos recuerde a nuestra propia madre, tía o abuela. Podríamos decir que es la Carmina Barrios del país de la samba, ambas comparten frescura y espontaneidad, parece que se estén interpretando a ellas mismas (en el caso de la primera casi es así), aunque Val es más dulce y nada cascarrabias. El público se la cree, viaja con ella y le cede sus emociones para que las transforme. Val se merece que le demos la oportunidad de movernos a ese cambio, de hablarnos de su vida y lograr sacarnos una carcajada.

Una Segunda Madre es una gran elección para dar oportunidad a ese otro cine, para descubrir qué ocurre en esas tierras y que Brasil puede ser España y viceversa, que los sentimientos no tienen lindes territoriales, que al fin y al cabo somos todos personas y que Val es una gran mujer y madre.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »