Muse: de vuelta, de una vez por todas gracias a Drones

Muse: de vuelta, de una vez por todas gracias a Drones
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Muse: de vuelta, de una vez por todas gracias a Drones

Muse

Drones

Discográfica:

Warner Music Spain

Año:

2015

8.0

· 8 junio, 2015

Vaya por delante que este Drones no es una vuelta a Origin of Simetry o a Absolution, pero Matt Bellamy y compañía vuelven a mostrar su fuerza a través de guitarras y bases rítmicas que tanto echábamos de menos en sus complicados últimos trabajos.

A la moda de cualquier revolución tecnológica, la banda de Devon siempre se ha mostrado reivindicativa y concienciada con cualquier problema en el mundo, y en Drones intentan hacer lo propio contra la sociedad teledirigida y la manipulación de los poderosos, ejércitos incluidos. Buen tema para iniciar un disco, pero faltaba por ver cuanto de los Muse de ahora o de los de antaño íbamos a tener en este séptimo álbum de estudio.

Abre el repertorio Dead Inside, un tema que nos muestra la cara mas electrónica de Muse, esa que bebe de la influencia de Embrace, y que mezcla guitarras y sintetizadores con gracia, cara a la que ya estábamos acostumbrados y, por lo tanto, un buen comienzo con nada nuevo en el horizonte. Aunque, eso sí, mejor esto que cualquier tema de las últimas dos propuestas. Drones comienza a coger forma con la agresividad de Psycho, previo speech militar, donde la base rítmica enfurece y se hace con la canción de principio a fin. Se les empieza a reconocer. Mercy completa el trío de arranque con una vuelta a la electrónica contenida, tan importante en Black Holes and Revelations, y donde se mueven como pez en el agua. Gran tema, gran letra y fuerza, mucha fuerza para regalar a nuestros oídos uno de los momentos álgidos de este esperado regreso.

Crítica Muse Drones Matt Bellamy

La llegada de Reapers vuelve a recordarnos que el virtuosismo fue muy importante en sus carreras y que, además, Matt Bellamy puede sacar a pasear ese chorro de voz que tiene y que le hace único si así se le antoja. The Handler ofrece más de lo mismo, ambos temas comparten cambios de intensidad y tensión marca de la casa, casi extinguida en los últimos tiempos. Algo parecido a lo que ocurre con Defector: breve discurso de JFK para abrir una canción que tiene mucho de Queen (nunca han negado su inspiración) y más sonido de máquinas con un resultado más que decente. A continuación un single en potencia como es Revolt nos muestra a unos Muse relajados y cercanos; se trata de pop de fácil digestión. Siguen sin arriesgar pero mantienen el paso firme y seguro. Aftermath nos lleva a la pausa, para reavivar posteriorimente las llamas con un The Globalist donde Bellamy y compañía se ponen el mono de trabajo y se marcan una perla con un juego de dinámicas al alcance de pocos. Intensidad, potencia y diez minutos por delante para un cierre, previo juego de voces en Drones, que nos deja claras un par de cosas.

No es que Muse hayan recuperado lo que llegaron a ser, pero sí han desempolvado su artillería sonora, dejando claro nuevamente que están destinados a ser grandes. Los experimentos parecen haber terminado y muy probablemente el trabajo de Muse en el futuro vaya a estar muy marcado por este Drones. Pues a un servidor le parece bien que sigan haciendo canciones grandes para trasladarlas a conciertos enormes.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »

    Lo que dicen de nosotros »

  1. […] ya se ha hablado en esta revista, sí, pero no me refiero únicamente a bandas como The Strokes o Muse, ni siquiera Wolf Alice o Royal Blood (ya decíamos al principio que el rock no solo es cosa de […]