Mad Max: Fury Road, cámara, ¡motor y acción!

Mad Max: Fury Road, cámara, ¡motor y acción!
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Mad Max: Fury Road, cámara, ¡motor y acción!

Por · 6 Junio, 2015
Mad Max: Fury Road, cámara, ¡motor y acción!

George Miller ha retomado el universo Mad Max (tras 30 años) consiguiendo el mejor blockbuster de lo que va de temporada. Mad Max: Fury road ha convencido a todo tipo de público y en B-side nos unimos al entusiasmo por la cinta de acción definitiva.

Era muy tentador usar el scroll de tu ratón para ignorar cualquier noticia que pudieses leer sobre la nueva película de la franquicia Mad Max, pensábamos que sería otra operación monetaria urdida desde algún despacho de Hollywood con desastroso resultado, pero poco a poco se fueron conociendo detalles esperanzadores, y aunque Mel Gibson se caía del proyecto, la película estaría dirigida por el mismísimo George Miller, quien aseguraba llevar décadas peleando por sacarla adelante. Después de años de rumores y noticias, llegaron los primeros trailers y empezamos a contar los días para volver a meternos de nuevo en el mundo de Max, un universo post apocalíptico, violento y loco, muy loco.

Por fin llegó el día, la sesión en el cine comienza tarde como es habitual desde hace un tiempo en todas las salas, tras ver más de una docena de anuncios y algún tráiler, Mad Max (Tom Hardy) aparece junto a su legendario V8 interceptor. Max es capturado y llevado a la ciudadela gobernada por Immortan Joe. Desde allí parte un convoy liderado por Imperator Furiosa (Charlize Theron) y, por motivos que no desvelaremos, comienza una persecución que durará el resto de la película.

Se ha acusado a Mad Max: Fury road de tener un guión simple y quizá el objetivo de los protagonistas pueda parecerlo; el de ella es llevar su camión de un punto A a un punto B y el de él es que lo dejen en paz. Pero simple no es sinónimo de mal escrito o aburrido. Evidentemente los protagonistas tendrán dificultades para llevar a término sus planes e incluso habrá tiempo en la historia para que un extremista religioso deje de serlo entre accidentes y explosiones. Miller podría haber optado por enseñarnos la preparación del plan de Furiosa, algo que quizá le ha llevado meses, o podría habernos contado de qué quiere redimirse el misterioso personaje, pero no es necesario, no tiene que contarnos quién es Furiosa: lleva un brazo biónico, tiene una mirada triste y pinta su cara con grasa de motor. Está todo dicho. Para que entendamos el pasado de Max, el director usa las visiones de la fallecida hija del protagonista, que irán atormentándolo durante toda la persecución.

Crítica Mad Max Fury Road

Ha sido muy comentado el tono feminista de la película, no en vano la cinta pasa con sobresaliente el famoso test de Bechdel, aunque podríamos ver el feminismo de varias formas. Sin duda, Furiosa es tan protagonista como Max y desde luego Charlize Theron ha sido mayor reclamo que Tom Hardy en la promoción, hasta ocupa el primer plano del cartel. En lo que al guión se refiere, la historia gira en torno a una mujer que ayuda a salvar a un grupo de mujeres, lo que parece reforzar la figura de la mujer en el cine y, sobre todo, en las películas comerciales. Pero, más allá de Furiosa, están las reproductoras, que pese a protagonizar un acto de liberación personal y sexual (el plano del cinturón de castidad ha sido muy comentado), dentro de la historia actúan con bastante torpeza y dependen de Furiosa y Max para su supervivencia. Incluso hay tiempo para que una de ellas se enamore como en una película de Kate Hudson. Desde aquí podemos abrir otro debate sobre el feminismo y el cine, ¿si una trama gira en torno a una mujer que anhela encontrar el amor ya no puede ser una película feminista? En todo caso, Mad Max: Fury Road sí es una película feminista, pero lo es sobre todo por la relación entre los dos personajes principales, por la manera en la que ambos se temen, se necesitan y acaban respetándose.

Además de todo esto, Mad Max: Fury Road es grandiosa por la manera en la que está rodada, ¿quién diría que está firmada por un hombre de 70 años que venía de dirigir Happy Feet? Es evidente el uso de los efectos digitales, pero no tienen un papel esencial: sus escenas están llenas de especialistas saltando en moto o de un coche a otro, de accidentes filmados en vivo y explosiones de las que queman. Tras Mad Max: Fury Road, prometemos no volver a irnos a la nevera en la noche de los Oscar cuando entreguen los premios a maquillaje, peluquería o vestuario, porque Mad Max nos ha recordado lo necesarios y maravillosos que son cada uno de estos apartados. Salimos del cine tras leer los locos y maravillosos nombres de cada personaje de la película, nos vamos de la sala esperando que la franquicia siga adelante, hablando del malvado Immortan Joe (¿cuánto hacía que no se hablaba tanto de un malo?) y salimos comentando lo absurdo que resulta un mundo en el que necesitan litros y litros de gasolina para ir a recoger más gasolina… Han sido dos horas de diversión, de asombro, de emoción, de cine.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »