Courtney Barnett: el pequeño tesoro australiano

Courtney Barnett: el pequeño tesoro australiano
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Courtney Barnett: el pequeño tesoro australiano

Courtney Barnett

Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit

Discográfica:

House Anxiety / Marathon Artists

Año:

2015

9.0

· 1 junio, 2015

El debut de Courtney Barnett se erige a estas alturas de la temporada como uno de los mejores discos de 2015 con una mezcla de pop, folk y rock con reminiscencias noventeras y un resultado para enmarcar.

Y es que esta australiana de veintiséis años ya llevaba dos primaveras amenazando al mundo con EP’s muy dignos que auguraban lo que este Sometimes I Sit And Think, And Sometimes I Just Sit es en realidad, un discazo de principio a fin. Un trabajo que ya desde la primera escucha te atrapa con un tema, seguramente de facil digestión, como Elevator Operator. La australiana se desgañita y eleva el volumen de su amplificador para dar paso a una de las joyas del repertorio, muy en la línea de PJ. Harvey, como es Pedestrian at Best, la composición más rockera y, seguramente como ella ya ha dicho, la que mejor la define. “Put me on a pedestal, I’ll only disappoint you“. Toda una declaración de intenciones.

Crítica Courtney Barnett, Sometimes I Sit

Volvemos al folk bien elaborado y elegante con un An Illustration of Loneliness que, como ya ocurriera con el primer corte, también deja paso a otra perla de esta ópera prima. Small Poppies refleja la delicadeza y la violencia a partes iguales, sutileza folk con desenfreno blues, una delicia para los oídos. Seguimos por el camino marcado por la aussie, que viene a ofrecernos pop del bueno que entra en tu subconsciente a la primera. Buenos ejemplos son Aqua Profunda! o Debbie Downer. Pero parece que aún se le puede exigir un poco más, y ¡oh, sorpresa! uno lo encuentra en temas como Dead Fox o Nobody Really Cares… Canciones más agresivas con un sonido noventero pero que recuerdan a los actuales Best Coast o Cat Power.

Para poner el punto y final, una complejidad marca de la casa: Kim’s Caravan, sonido sureño para crear una atmósfera que pone el vello de punta. “So, take what you want from me” repetido hasta la saciedad… y a tirar de guitarras. Tremendo contrapunto a un trabajo redondo, muy redondo, que bien podemos asegurar, va a estar muy arriba en todas las listas de lo mejor del año.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »