La televisión de pago: ¿una nueva era cultural?

La televisión de pago: ¿una nueva era cultural?
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

La televisión de pago: ¿una nueva era cultural?

Por · 21 mayo, 2015
La televisión de pago: ¿una nueva era cultural?

La temporada televisiva más importante del año llega a su fin y se nos acumulan las series pendientes. Da igual el tiempo que le dediques y lo puesto que estés en novedades, en cualquier momento alguien puede amenazarte con un: “Ah, ¿que aún no la has visto?”

Se nos acumula la faena y se nos acumulan las plataformas para acceder a los capítulos que tenemos pendientes. Y es que, más allá de nuestros amigos de Delaware, Tampa o Nueva York que comparten nuestras series favoritas, y más allá de nuestros amigos de Buenos Aires, Lima o Tomelloso que nos ayudan con los subtítulos, existe otra forma de ver las temporadas atrasadas (o recién estrenadas) que nos han recomendado. Una opción totalmente legal que aspira a ser más cómoda y justa con los creadores, técnicos y artistas que trabajan en las ficciones que nos entretienen.

El VOD (video bajo demanda) empieza a funcionar en España, las plataformas comienzan a formar sus catálogos (algunos más extensos que otros) y gastan millones en publicitar sus servicios. Pudimos comprobar que hasta dos de estas plataformas se anunciaban en un bloque de spots previos a una sesión en la pasada Fiesta del cine. El público demanda más  ficción y qué mejor lugar que el cine para recordarles que pueden seguir disfrutando de grandes historias cuando lleguen a casa, además sin ese bloque interminable de anuncios antes de la sesión y sin retrasar 15 o 20 minutos el inicio del visionado como es habitual en algunas salas de cine de España.

Son varias las plataformas que pugnan por conseguir a los nuevos usuarios: Canal +, pionera en España de la televisión de pago (y de otras muchas cosas) apostó por el VOD con Yomvi Play, un sistema que puedes comprar junto a otros paquetes de Canal + o por menos de 5 euros al mes. El abonado tiene a su disposición un catálogo con más de 6.000 títulos y acceso a un video club con novedades, que supondrán un desembolso adicional. Por unos 7 euros puedes unirte a Movistar Series, al igual que el anterior, sin ningún tipo de permanencia y sin compromiso (cuánto daño han hecho las telefónicas al concepto permanencia) y combinable con otros paquetes que ofrece la compañía, como el visionado de partidos de fútbol o la propia telefonía. La tercera de las opciones más populares sería Wuaki.tv, que oferta miles de películas, series y contenido para niños por menos de 7 euros al mes y, también como sus competidoras, ofrece suculentas rebajas para tentar a los neófitos como meses gratis y total libertad a la hora de darse de baja.

A la anteriores podemos añadir la oferta de las principales cadenas nacionales a través de sus respectivas web, como atresplayer.com, mitele.es o rtve.es, que nos permiten disfrutar de sus contenidos en cualquier momento desde nuestros dispositivos conectados a internet; en este caso, de manera totalmente gratuita pero con anuncios. Las ventajas parecen claras, comodidad, fiabilidad en la conexión, calidad de imagen y sonido, subtítulos sin faltas de ortografía y la posibilidad de potenciar nuestra industria audiovisual. Por poner un ejemplo, se ha hablado mucho del peso que han tenido las visitas a la web de TVE en busca de capítulos de El ministerio del tiempo en la decisión de su renovación.

La desventaja más importante también parece clara, catálogos incompletos. Internet nos permite conocer todas las series que se están emitiendo a nivel mundial y conocerlas nos produce un deseo de consumirlas. Aunque la prohibición en el acceso a las páginas de intercambio de torrents quizá potenciara el VOD legal, existe un continuo flujo de información sobre productos de calidad que estas plataformas tardan en registrar en sus catálogos por motivos de derechos de autor (si es que alguna vez llegan, o se quiere apostar por ellas). Una salida intermedia a este problema para el usuario podría ser que las propias series dispongan de una opción de visionado desde una página web propia, lo que permitiría conseguir ingresos directos por publicidad. Un claro ejemplo de ello, la serie de animación South Park, disponible a través de southpark.cc.com.

Netflix, televisión de pago

¿Y Netflix? Parece que la reina del VOD puede desembarcar en nuestro país en otoño y ya se habla de la posibilidad de incorporarla en algunas televisiones de nueva generación, con precios que rondarían los 10 euros mensuales. En la actualidad, Netflix cuenta con un catálogo inmenso, pese a que no todo está disponible en streaming, y los subscriptores (por el momento en Norte América) pueden acceder a los títulos más remotos gracias al envío de DVDs que Netflix hace llegar hasta su propio domicilio. Además, Netflix incluiría (suponemos) ese catálogo de series autoproducidas que en algunos casos siguen siendo inéditas en nuestro país.

Aunque el VOD llega algo tarde -con precios más que razonables, no entraremos en el eterno debate que compara la cultura con otros artículos como las bebidas alcohólicas-, celebramos su aparición al entenderla como una respuesta a las demandas y necesidades de un público que descubrió mucho tiempo atrás las comodidades asociadas al streaming. Y desde luego, celebraremos que los creadores de contenidos puedan conseguir con ello la remuneración que les corresponde y no tengan que elegir entre irse de cañas o ver sus series favoritas.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »

    Lo que dicen de nosotros »

  1. […] en la pluscuamperfecta Orange is the new black vemos a un grupo de mujeres luchando contra la hegemonía cultural y el determinismo de clase con […]