¿Los pollos hermanos? Negocios que han atravesado la pantalla

¿Los pollos hermanos? Negocios que han atravesado la pantalla
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

¿Los pollos hermanos? Negocios que han atravesado la pantalla

Por · 13 Mayo, 2015
¿Los pollos hermanos? Negocios que han atravesado la pantalla

Hace unos días, saltaba una noticia que conseguía revolucionar a los seguidores de la ya mítica Breaking Bad. Los pollos hermanos, la ficticia cadena de restaurantes de pollo frito regentada por el malísimo Gus Fring, podría hacerse realidad.

Así lo reconocía Vince Gilligan, el creador de la serie, en una charla con varios fans a través de Reddit. La idea, afirmaba, venía de un hombre de negocios interesado en convertir Los pollos hermanos en un restaurante real. Sony trasladó el proyecto a Gilligan, que ha afirmado que le encantaría que acabara realizándose.

No sería la primera vez que un restaurante ficticio acaba por convertirse en realidad. El fenómeno fan que el cine y las series generan es todo un filón que puede rentabilizarse, y mucho, no solo en forma de merchandising, sino también llevando la misma ficción a una realidad de lo más palpable. Y es que, ¿quién no querría cenar en el mismo lugar en el que lo hicieron algunos de sus personajes favoritos?

Franquicia millonaria

En 1996, dos años después del estreno de Forrest Gump, se inauguraba en California el primer restaurante Bubba Gump, inspirado en la Bubba Gump Shrimp Co., la compañía de gambas fundada por Forrest Gump en honor a su amigo del ejército Benjamin Bufor Blue, Bubba. La idea fue de Gail Taggart y Tim Busald, dos hombres de negocios que vieron un filón en aquella idea. Y no se equivocaron: en la actualidad, Bubba Gump es una cadena de restaurantes con cuarenta establecimientos repartidos por todo el mundo. En Estados Unidos puedes encontrarlos en Nueva York, Las Vegas, San Francisco, Baltimore, Houston y Chicago, entre otras ciudades. También está presente en países como México, Inglaterra, Japón o Malasia.

Su impacto económico no es para nada despreciable. En el año 2009 generó nada menos que 200 millones de dólares en ventas. Poco después, en 2010, Paramount vendió los derechos del restaurante al grupo Landry’s, que se ocupa actualmente de la explotación de la cadena.

A petición popular 

En ocasiones, son los propios fans los que reclaman que un establecimiento traspase los límites de la pantalla para instalarse en el mundo real. Es el caso del Rick’s Cafe Americain, la mítica cafetería de Casablanca regentada por Rick Blaine. Aunque la película se rodó íntegramente en Hollywood, había turistas que, al visitar la ciudad marroquí, querían entrar en el bar y tomarse una copa en él. Con el fin de satisfacerlos, en marzo de 2004 la diplomática estadounidense Kathy Kriger tuvo la idea de abrir el Café de Rick. El establecimiento no escatima en detalles: arcadas curvas, barandillas, cuidada decoración y hasta un piano Pleyel de los años 30.

Para hacerlo realidad, Kriger fundó la empresa The Usual Suspects y buscó inversores para el negocio en todo el mundo. La diplomática concibió el Café de Rick no solo como un bar, sino como un proyecto turístico con impacto en la ciudad. No es algo que sorprenda demasiado: ¿Tomarse una copa al ritmo de As Time Goes By? Sin dudarlo.

Templos televisivos

Friends - Central Perk
Si hablamos de bares televisivos, no podemos olvidarnos del de Cheers. La serie, que finalizó en mayo de 1993, utilizaba los exteriores del bar Bull & Finch, en Boston, para la introducción. En 2002, el bar cambió su nombre a Cheers Beacon Hill, la calle en la que está ubicado. Un año antes, se creó una réplica exacta del bar, también en la ciudad de Boston. Se trata de un negocio de lo más rentable que incluso tiene una tienda online en la que puede comprarse productos de la serie como gorras, camisetas o jarras de cerveza.

Más recientemente, con motivo del vigésimo aniversario del estreno de Friends, Warner Bros y Eight O’Clock Coffee se unían para abrir el mítico Central Perk. Eso sí, por tiempo limitado. Entre el 17 de septiembre y el 18 de octubre de 2014, los fans de la serie pudieron probar el café del bar favorito de sus personajes. En su interior se recreaba la cafetería con todo lujo de detalles, con el mítico sofá naranja como protagonista. El espacio se completaba con todo tipo de objetos relacionados con la serie, desde fotografías de escenas hasta maniquís ataviados con el vestuario típico de sus personajes.

Aunque, en este caso, la recreación del bar no se hacía con ánimo de convertirse en negocio, es una muestra más del interés que despierta entre los espectadores el hecho de compartir un espacio de ficción en la vida real.

Un éxito real

¿Cuáles son las claves del éxito de una marca, en este caso, de un restaurante ficticio, llevado a la realidad? En primer lugar, se trata de marcas con una gran notoriedad mucho antes ya de ser creadas. Existe una demanda real por parte de los seguidores desde antes de que lleguen a materializarse, incluso ellos mismos son los que inspiran a inversores y gente de negocios para llevarlos a cabo.

También es importante que las marcas ficticias en cuestión tengan un impacto que pueda prolongarse en el tiempo. Los casos vistos son un claro ejemplo de ello. Películas que permanecen en la memoria colectiva a pesar del transcurso de los años o series que se mantuvieron en antena durante varias temporadas – además de las posteriores reposiciones – y con escenarios que se convirtieron en un proagonista más. Teniendo en cuenta estas premisas, no es de extrañar que alguien viera en Los pollos hermanos una suculenta oportunidad de negocio. ¿Veremos cómo se hace realidad? Esperamos poder saberlo muy pronto.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »