Sansan Festival: una nueva referencia para la música española

Sansan Festival: una nueva referencia para la música española
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Sansan Festival: una nueva referencia para la música española

Por · 17 Abril, 2015
Sansan Festival: una nueva referencia para la música española

En la Playa de Gandía hace un año que nació un nuevo festival llamado a convertirse en referencia a nivel nacional por varios factores y cuya segunda edición ha supuesto su confirmación. Buena localización, aforo adecuado, precio razonable y, sobre todo, un cartel tremendamente completo.

El Sansan Festival, se celebra en la conocida población valenciana durante las fiestas de Semana Santa, algo que supone un valor añadido, pues de esta forma el éxito está casi asegurado, por celebrarse en días festivos y por suponer el arranque de la temporada de grandes festivales. Si además esto se hace en un lugar con un clima como el de la costa levantina y en un recinto con las comodidades del Wonderwall Music Resort, la apuesta es claramente ganadora. Pero hablemos de música, que eso es lo que realmente importa. El cartel del festival se compone de artistas y bandas nacionales en su totalidad, salvo la excepción de Kakkmaddafakka, anunciados como grupo internacional invitado. Aunque la banda noruega es tan asidua a nuestro país que casi la podríamos considerar nuestra. Y así, contado en primera persona, transcurrió lo más destacable que pudimos presenciar en cada una de las jornadas.

Jueves: veteranía vs juventud

Crónica Sansan festival, Izal

Si entendemos que Nacho Vegas es casi un artista de culto, podremos comprender la repercusión que un directo suyo puede tener en el público general. Su lado más reivindicativo, el que protagoniza sus últimos lanzamientos, estuvo presente para emocionarnos con las soberbias letras que el asturiano ofrece en sus composiciones. Presenciar los músicos que acompañan a Nacho es una razón más que suficiente para que este concierto convenciera con creces.

Tras él, el escenario principal acogió el que, a la postre, sería uno de los mejores conciertos de todo el festival, el de los catalanes Sidonie, que llevan un año girando con Sierra y Canadá. La banda formada por Marc, Jes y Axel está en su mejor momento, tienen un repertorio absolutamente incontestable y su sonido es cada vez más contundente y compacto. Además de tocar todos sus éxitos, estrenaron un single en potencia como Aunque Dylan se muera, cuya pegada es innegable y nos mantiene expectantes ante lo que vendrá en un próximo trabajo.

A día de hoy parece imposible entender que un festival no contenga en su cartel la palabra Izal, así que aunque una semana después presenciaríamos su fin de gira en el Palacio de los Deportes de Madrid, tuvimos la obligación de comprobar directamente que el salto a la primera división nacional es ya un hecho para esta banda. Pero en el otro escenario actuaban Smile y la debilidad que sentimos por estos chicos de Getxo, nos obligó a estar presentes en su actuación. Cierto es que su luminosa y optimista propuesta encajara mejor en un horario más temprano, pero siempre convencen y así lo entendimos los que decidimos pasar un fantástico rato junto a ellos.

Terminando la primera jornada del festival, otro de los grupos a los que más ganas teníamos de ver en Gandía, los madrileños Rufus T. Firefly, cuyo disco Nueve, fue uno de nuestros favoritos el año pasado. Su directo, repleto de intensidad y emociones, deja el listón muy alto dentro del panorama nacional más joven. Al mismo tiempo, Dinero descargaban toda su artillería para cerrar un día que dejó un gran sabor de boca.

Viernes: elevando el listón

Cronica Sansan festival, León Benavente

Quizás este día y el siguiente, sean los que más ajetreo hemos tenido en el festival, intentando abarcar todo lo que iba sucediendo en cada uno de los dos escenarios. La tarde se abrió con Dorian que presentaban el primer concierto de la gira de Diez años y un día, su disco de aniversario que acaba de ponerse a la venta. Lo cierto es que los nuevos arreglos de cuerda puede que hagan que los temas ganen en complejidad y matices, pero pierden la fuerza y la intensidad a la que nos tenían acostumbrados baja bastante. Aun así, canciones como La tormenta de arena o Cualquier otra parte son ya himnos generacionales que hacen que un concierto de la banda liderada por Marc, siempre merezca la pena. Al mismo tiempo, Maika Maikovski seducía en el escenario Master’s con su propuesta de guitarra y piano y su enorme poderío.

Recientemente hemos conocido que L.A. están a punto de publicar un nuevo trabajo, From The City To The Ocean Side y en el Sansan, la banda liderada por Luis Albert Segura, presentó algunos de los temas que contendrá dicho álbum. Otro concierto a recordar siempre, porque las clases de rock que dio el grupo mallorquín hicieron poner patas arriba el escenario Desperados. Apabullante. Nuestros “hermanos cósmicos”, Mucho, a su vez, descargaban toda su psicodelia de la mano de un gran Martí Perarnau y canciones tan convincentes como Grupo revelación.

Antes hacíamos mención a la banda de acompañamiento de Nacho Vegas y ahora llegaba el momento de presenciarles en todo su esplendor, como León Benavente. Lo de Abraham Boba empieza a ser de otro mundo y su interpretación cada día roza más la perfección. Siempre solventes, un grupo de músicos de primerísimo nivel con un buen puñado de hits ya a sus espaldas, a pesar de su (todavía) corta carrera discográfica. ¿Es Ser brigada una de las mejores canciones españolas de los últimos años? Y después de esto, corriendo a ver a Neuman en el otro escenario, responsables del que probablemente sea el mejor disco nacional del pasado año y dueños de un directo de una calidad y complejidad de un nivel superior a la media. Todo el mundo debería asistir a un concierto de esta banda si tiene la oportunidad. Absolutamente recomendable.

El plato fuerte del día llegaba con Supersubmarina. Ya se ha dicho mucho de la banda de Baeza en los últimos años, pero a día de hoy está clara una cosa: la evolución del grupo y de su líder José Chino es más que patente. Ahora sí que está verdaderamente a la altura del éxito de sus canciones y la demostración de fuerza llegó con un despliegue de medios a la altura de muy pocos grupos en este país. Las nuevas canciones de Viento de cara tienen mucha más aceptación que las de su anterior y oscuro disco Santacruz. Así, de la mano de himnos como Ana o Kevin McAlister y nuevos éxitos como Arena y sal y la propia Viento de cara, el triunfo de Supersubmarina fue incontestable.

Sábado: el poder de lo pequeño

Crónica Sansan festival, Elefantes

Encaramos nuestro último día de festival (la jornada del domingo, no pudimos presenciarla), abriendo boca con la sutileza de Jero Romero y sus magníficos y cohesionados músicos de acompañamiento cuya disposición en el centro del escenario hace aún más atractiva la propuesta y refuerza aún más la idea de banda. Bien escudado por el prolífico Charlie Bautista, el ex Sunday Drivers, se dejó querer llenando el segundo escenario casi a primera hora de la tarde. Mientras, al otro lado del recinto, arrancaba el show de Elefantes y su pop-rock elegante. El cuarteto liderado por Shuarma demostró que la experiencia es un grado y que las tablas que tienen les dan un enorme poso de credibilidad, Así, dieron rienda suelta a un repertorio en el que no faltaron algunos éxitos del pasado y muchas de las canciones de su último larga duración, El rinoceronte.

La alternancia entre los dos escenarios sería la tónica general de este día, pero la proximidad entre ambos, nos permitió estar presente en todas las actuaciones que nos interesaban. Llagaba el turno de Ángel Stanich y su lisérgica y, en ocasiones, arriesgada propuesta. Es uno de los cantautores del momento y su personalidad cada día tiene un mayor calado entre el público. Ya no hay nadie que no tararee Metralleta Joe en alguna ocasión, así que no es de extrañar que con este tema se viniera abajo el escenario Master’s.

Crónica Sansan festival, Jero RomeroCon Chasing Illusions, la malagueña Anni B Sweet ha dado un toque más pop a su estilo y las nuevas canciones están teniendo una gran acogida, lo que pudimos constatar mientras fueron sucediendo a lo largo de su concierto junto a otras de anteriores trabajos discográficos. La anécdota de la invitación a Noni para acompañarla a la guitarra en un tema fue más que eso pues, al margen de la relación personal entre ambos, el líder de Lori Meyers ha producido el último álbum de Anni, siendo responsable en gran medida de este nuevo y luminoso sonido. Al mismo tiempo, en el escenario Desperados, Second nos invitaban a subirnos una vez más a su Montaña rusa y volvían a darnos una muestra de fortaleza escénica con un jugoso setlist que se ha ido consolidando a lo largo de su ya extensa carrera musical.

El momento más incomprensible del festival llegó con Lori Meyers y su Especial DJ Show. ¿De verdad es necesario anunciar casi como cabeza de cartel que uno de los grupos de moda va a pinchar? No entendemos esto nada más que como reclamo, pero es que además estuvo programado en uno de los mejores horarios. Absolutamente prescindible.

El plato fuerte del festival, aunque sea solo por nombre, era la actuación de Kakkmaddafakka y allí asistimos porque supondría casi una herejía no hacerlo. De esta manera, sucedió uno de los conciertos más divertidos y masivos. Imposible parar de bailar con temas como Restless o Your Girl y con la entrega, simpatía e interacción de los noruegos. Fueron los grandes animadores del festival, sin ninguna duda, y el clímax llegó con su versión del Bailando, de Paradiso. Pero nuestro corazón estaba en gran parte en el escenario Master’s, donde The Noises tenían la difícil tarea de competir con el plato fuerte del día y supieron mantener el tipo de manera notable. La entrega fue total y el cariño del público contagió al joven grupo, haciendo que ofrecieran un directo convincente y apasionado. Una de las más gratas sorpresas del Sansan de este año.

La última jornada del festival fue un día reservado al mestizaje, según la propia organización, con un cartel formado por Los Enemigos, Kiko Veneno, La M.O.D.A. o La Pegatina, entre otros. Aun así, hemos podido comprobar de primera mano el enorme éxito del festival levantino de este año, con una media de asistencia de 10.000 personas cada día. Gandía y Semana Santa, dos conceptos que, si todo va bien, estarán ligados a lo mejor del panorama musical español durante muchos años. Le deseamos la mejor salud y longevidad a un evento que está llamado a ser toda una referencia a nivel nacional.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »