Ron Sexsmith: Carousel One, la búsqueda de la canción perfecta

Ron Sexsmith: Carousel One, la búsqueda de la canción perfecta
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Ron Sexsmith: Carousel One, la búsqueda de la canción perfecta

Ron Sexsmith

Carousel One

Discográfica:

Cooking Vinyl

Año:

2015

9.0

· 24 Abril, 2015

A nadie extraña ya que cada nuevo disco de Ron Sexsmith signifique una demostración más de talento, belleza y oficio. Y es que no hay un solo trabajo que baje el nivel de lo que la excelente discografía del canadiense ofrece.

Ya desde el primer acorde de Sure As The Sky se vislumbra la emoción y sensibilidad que Sexsmith emana en cada nota, cada frase, cada canción. Exudar armonías que rozan siempre la perfección no es tarea fácil, pero nos encontramos ante un auténtico orfebre, un artesano cuyas manos encallecen sin remedio y se convierten en la herramienta más poderosa del artista.  De esas manos florecen algunas de las canciones más bellas que se pueden escuchar en la actualidad.

En Carousel One, se mantiene la tónica general de los últimos trabajos del cantautor, luminosidad reflejada en un rostro de apariencia triste, optimismo, serenidad y una colección de piezas que harán las delicias de cualquier alma sensible, de todo aquel cuyo paladar busque cada cierto tiempo saborear productos gourmet. Resulta complicado manejar continuamente los mismos ingredientes y ofrecer como resultado un plato tantas veces catado pero que siempre despierta los sentidos como si de la primera vez se tratase. Ese es uno de los secretos de Ron Sexsmith, la imperiosa necesidad de buscar la melodía perfecta, la canción más redonda que se pueda facturar, enamorando, gustando, seduciendo…

El decimocuarto disco del genial músico de Ontario cuenta con unos exquisitos arreglos, excelentemente ejecutados por el guitarrista Jon Graboff, el bajista Bob Glaub, el baterista Don Heffington  y el teclista John McGinty, haciendo que cada una de las dieciséis canciones que componen Carousel One brille con luz propia. Cada corte cuenta con la instrumentación necesaria para que reluzca y encaje de manera exacta en el conjunto del álbum. Alejado de barroquismos y evidencias emocionales, canciones como Saint Bernard, Lucky Penny, Sun’s Coming Out, All Our Tomorrows o Tumbling Sky sobrecogen y, de alguna manera, levantan el ánimo de quien las escucha. La magnífica capacidad de enamorar sin edulcorar.

Cada cierto tiempo es necesaria una nueva colección de hermosas tonadas de la mano de este artista de apariencia frágil y melancólica, pero cuyas obras son cada día más coloridas y optimistas. Hermosa dualidad, imprescindible artesano musical.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »