GETT: el divorcio de la libertad y la religión

GETT: el divorcio de la libertad y la religión
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
GETT: el divorcio de la libertad y la religión

Gett: El divorcio de Viviane Amsalem

Director:

Ronit Elkabetz, Shlomi Elkabetz

Reparto:

Simon Abkarian, Gabi Amrani, Dalia Beger

Año:

2014

Duración:

115 min.

7.5

· 17 Abril, 2015

En un viaje a un Israel contemporáneo nos encontramos la conservación de unos cánones religiosos que son completamente arcaicos, desequilibrados y antagónicos a los derechos humanos. Gett: el divorcio de Viviane Amsalem nos abre las puertas de un país en el que la justicia sigue dominada por el judaísmo, y la impotencia de los perjudicados grita a oídos sordos.

La última pieza de la trilogía sobre el matrimonio y la familia de los hermanos israelíes Ronit y Shlomi Elkabetz es un ejercicio de cine de denuncia, cuidado y con un estilo que nada tiene que envidiar a otras producciones norteamericanas.

El divorcio de Viviane Amsalem dura más de lo que cualquier persona occidental y lógica podría soportar, su sufrimiento, frustración y agonía quedan patentes a lo largo de la cinta, que se desarrolla en su totalidad entre las paredes de un juzgado que se convierte en la cárcel de la protagonista; la pérdida de su libertad como ser humano es el fallo inherente a la mujer israelí previo a cualquier veredicto.

Crítica Gett el divorcio, cine independiente

La claustrofobia tanto física como emocional se apodera de toda la trama, citación tras citación, negativa tras negativa; aparece en los ojos de una desconocida Dalia Beger, cuyas miradas son las verdaderas protagonistas de la historia, proyectan un tormento de emociones: tristeza y desesperación, escondidas bajo la templanza de una esposa que no tiene ni voz ni voto ante la infelicidad de convivir con alguien que no le ama. La fuerza interpretativa de la actriz es digna de reconocimiento.

Gett pone de manifiesto que no todo el cine es Hollywood, ni todas las buenas historias conllevan grandes producciones. El cine independiente tiene tanto que contar que lo más cotidiano puede hacer un cine mayúsculo y lo más ajeno puede alcanzarnos en lo más propio. Descubrir este particular divorcio es una buena elección para que ese viaje al Israel contemporáneo nos abra bien los ojos y la mente.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »