Turbante, bastón y B3, la fórmula de Dr. Lonnie Smith

Turbante, bastón y B3, la fórmula de Dr. Lonnie Smith
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Turbante, bastón y B3, la fórmula de Dr. Lonnie Smith

Por · 24 marzo, 2015
Turbante, bastón y B3, la fórmula de Dr. Lonnie Smith
Fotografías: © Benjamin Amure
Uso limitado a la difusión del contenido, citando autor y enlazando fuente.

A sus 72 años, a Dr. Lonnie Smith le queda aún mucho fuelle para deleitarnos con un directo que para él es pura naturalidad y para nosotros maestría y groove a destajo. Su carácter innato de showman arranca la sonrisa de los asistentes con un directo excéntrico por momentos y de altas dosis de sensualidad y sensibilidad.

Dos noches seguidas acogieron este mes al organista norteamericano en el famoso Ronnie Scott’s de Londres. Pasadas las once de la noche, el Dr. Lonnie Smith Trio se preparaba en el escenario para empezar a tocar, momento en el que Dr. John abandonaba el lugar tras su actuación de esa misma tarde. En pleno Soho, el club de jazz ofrece una de las programaciones musicales de mayor nivel de toda la ciudad, con un acertado aforo limitado que permite disfrutar de íntimos directos de los más grandes músicos del mundo.

Cabe comentar el lujo que es poder ser testigos del dominio que estos maestros tienen de su instrumento a escasos metros de sus caras y manos, y empaparse de todos los detalles de su expresión. A efectos de sonido, por las dimensiones de la sala y el concepto de música que alberga, los conciertos suelen tener un volumen positivamente contenido, de manera que es casi como asistir a un ensayo magistral de la banda, donde los matices no son esclavos de PA’s obligadas a dar volumen a dimensiones imposibles a expensas de la pérdida de calidad sonora.

El trío formado por Dr. Lonnie Smith al hammond, Jonathan Kreisberg a la guitarra y Joe Dyson a la batería, tocó hora y media de soul jazz y funk con algunas paradas pero sin mediar palabra. El último disco del legendario organista, The Healer, fue protagonista de la noche, junto a versiones intercaladas de temas clásicos como My Favorite Things, presente en la mayoría de sus conciertos, que sonó más sorprendente que nunca.

Crónica Dr. Lonnie Smith - The Healer Londres 6

Crónica Dr. Lonnie Smith - The Healer Londres 4

Aunque no hay actitud musical que se le resista, en esta ocasión impactaron composiciones lentas y sentidas, como Pilgrimage y Frame For The Blues (Jimmy McGriff), con las que literalmente coqueteó y conquistó a todo oyente en la sala. Con un increíble juego de dinámicas, el sonido que estos temas brindaron era de tal empaste que costaba creer que no estuvieran masterizados al momento. Cada cambio de intensidad era tocado por cada uno de ellos con una exactitud admirable y emocionante. Los vientos de las canciones originales fueron sustituidos en parte por su peculiar voz, donde lo que empezó en unos balbuceos con intención de estar torpemente ejecutados terminó con algún impulso genial de un scat impecable. El resto, un continuo scat mudo que, como siempre, acompaña entrañablemente su gestualidad en el escenario.

El margen de versatilidad que proporciona el órgano Hammond B3 en cuanto a timbres, capas, armónicos y texturas es probablemente de los más amplios que un único instrumento pueda dar. Como el propio Dr. Smith ha dicho en varias ocasiones “el órgano es para mí como la luz del sol, la lluvia, el trueno… todos los sonidos mundanos a la vez”; sin embargo, mientras su mano izquierda y pies se ocupaban de él, aún le sobró tiempo y maestría para estirar su mano derecha e incluir percusión digital al conjunto a través de un trackpad múltiple.

Crónica Dr. Lonnie Smith - The Healer Londres

Lo que sí se echó de menos fue mayor espacio para un solo de batería, ya que aunque Dyson aportó una base rítmica en todo momento adecuada, sólida y fenomenalmente ejecutada, se mantuvo en un segundo plano. Muchas veces encontramos que los baterías en estos estilos de música tienen tal técnica que parecen aburrirse de mantener una base y sienten la necesidad de meter recursos constantes que terminan convirtiendo los temas en arreglos barrocos sin un porqué coherente con la música. En este sentido, Dyson fue especialmente elegante y correcto, pero nos hubiera gustado ver lo que está claro que tiene para ofrecer este joven orleaniano.

El punto de extravagancia, con el que Lonnie realmente disfruta en todas sus actuaciones, llegó con su imprescindible bastón eléctrico. El momento más funk de la noche, con el que cerró su show, vino acompañado de una improvisación paseando entre la audiencia tocando un bastón para caminar. Reconvertido en un instrumento percusivo con sonido de bajo eléctrico y customizado expresamente para él, su SlapStick N-100 ‘Noodle’ nos confundió entre psicodelia y ganas de espectáculo.

Así fue como este entrañable gurú del órgano se despidió de Londres, hasta la próxima.

Crónica Dr. Lonnie Smith - The Healer Londres 2

Crónica Dr. Lonnie Smith - The Healer Londres 3

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »