Citizenfour, el Gran Hermano ya no necesita cámaras

Citizenfour, el Gran Hermano ya no necesita cámaras
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Citizenfour, el Gran Hermano ya no necesita cámaras

Por · 27 Marzo, 2015
Citizenfour, el Gran Hermano ya no necesita cámaras

Laura Poitras, una combativa documentalista, recibió una serie de e-mails bajo el pseudónimo Citizenfour: alguien necesitaba contarle una historia y confió en ella; tras los mensajes, un ingeniero informático del que nadie había oído hablar jamás, Edward Snowden.

Tras una pausa de tres años, el Oscar a la mejor película documental ha vuelto a caer en manos de una cinta crítica con la política estadounidense, y no es que la mítica estatuilla la haga más o menos importante, pero por desgracia conseguirla es la única manera para que este tipo películas lleguen a estrenarse a nivel internacional o, más concretamente, en nuestro país.

Resulta divertido imaginar a Edward Snowden visitar IMDB en busca del director perfecto para su historia, tachando con los nombres de Michael Moore o Errol Morris hasta dar con Laura Poitras… Quizá Edward envío mails a una larga lista pero ella fue la única en creerle y plantarse en Hong Kong para contar su historia. Tras tomar cautelas dignas de película de James Bond, por fin Edward y Laura se conocen y consiguen llegar a la habitación de Snowden sin ningún sobresalto; inmediatamente Laura se pone a filmar todo lo que puede dentro de la luminosa estancia. Con esta extraña pareja se encuentran los periodistas Glenn Greenwald y Ewen MacAskill del diario británico The guardian, ellos serán los encargados de entrevistar al misterioso informático. Laura Poitras apenas interviene con alguna pregunta que escucharemos en off mientras maneja su cámara.

El tema de Citizenfour está claro -su denuncia ha llegado a cada rincón del mundo-, la NSA (agencia de seguridad nacional de Estados unidos) espía miles de conexiones vía internet o telefóno entre usuarios de todo el mundo. Esto es lo importante, recalca Edward Snowden varias veces durante el documental, él no quiere ser la noticia, pero desde luego resulta también muy interesante ver cómo el documental también funciona perfectamente, como testimonio de cómo se extienden las noticias, de como un desconocido pasa a ser una “celebridad”, de como se trata la información y las consecuencias que tiene en un mundo globalizado. Al principio del metraje tienen que pedir a Snowden que deletree su apellido, hoy en día google te ofrece 36 millones de resultados con su nombre.

¿Se puede permitir, en nombre de la seguridad, controlar y espiar la vida de los ciudadanos?

Las sesiones de entrevistas entre Snowden y los periodistas duran 8 días y, pese a que el núcleo del documental sucede en una pequeña habitación de hotel, tiene una estética muy cinematográfica, una película de Jason Bourne al estilo Sundance. Edward Snowden cuenta a los periodistas cómo funciona el espionaje, el encriptado de archivos y responde alguna pregunta personal. En los últimos días los periodistas que le cuestionan han empezado a publicar sus primeros artículos y a aparecer en televisión, Snowden ve los debates de las cadenas estadounidenses mientras sonríe sentado en su cama. El film nos muestra también parte de la crisis que creó la noticia en países como Brasil o Alemania, y podemos escuchar también testimonios de miembros de Occupy Wall Street o a Julian Asange.

Citizenfour tiene incluso una historia del amor, ya que una de las mayores preocupaciones de Snowden era conseguir reunirse con su novia, lo que finalmente consigue en Moscú y que abre otro posible debate, ¿es consecuente denunciar los abusos de la inteligencia estadounidense y pedir asilo político en un país que encarcela a las bandas femeninas de punk? Pero Snowden no quería ser la noticia, respetemos eso y dejemos encima de la mesa el otro debate (o denuncia) ¿se puede, en nombre de la seguridad, controlar y espiar la vida de los ciudadanos? Un saludo a la NSA que seguro que ya habrá leído este artículo incluso antes de ser publicado…

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »