TUSK, Kevin Smith se pierde en Canadá

TUSK, Kevin Smith se pierde en Canadá
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
TUSK, Kevin Smith se pierde en Canadá

Tusk

Director:

Kevin Smith

Reparto:

Justin Long, Haley Joel Osment, Genesis Rodriguez, Michael Parks, Ralph Garman, Johnny Depp…

Género:

Comedia, terror…

Año:

2014

Duración:

102 min.

4.0

· 12 febrero, 2015

Cuando todos celebrábamos como si fuera el dato del paro de Diciembre la recuperación de Kevin Smith tras “Red State”, el director de Jersey estrena “Tusk” y nos volvemos a llevar las manos a la cabeza como en el peor Enero de la crisis…

Tusk parte de una idea que Kevin Smith tuvo en uno de sus podcasts mientras charlaba con su habitual productor Scott Mosier (quien curiosamente no participa en esta ocasión). Durante los créditos finales puede oírse parte de esa conversación que, contada por el director entre risas, sí resulta divertida, pero que a los seguidores de su trayectoria nos preocupa. ¿Esto es lo mejor que se le ha ocurrido a Kevin Smith para volver a ponerse detrás de una cámara? Si Tusk tiene algún tipo de interés, desaparecería por completo al destripar aquí su giro argumental, por lo que hay que ser cuidadosos con lo que desvelamos. Ya que, aunque se pierda a mitad de camino, algo sí cuenta la última cinta del director norteamericano…

Justing Long y  Haley Joel Osment son dos amigos que realizan un exitoso y estúpido podcast sobre “frikis”. El primero viaja a Canadá para conocer al personaje del momento en internet, un chico que, tratando de dar una exhibición con su catana en un vídeo de Youtube, se corta una pierna (los efectos especiales que muestran la amputación son un aviso de lo que vendrá después). Cuando el famoso podcaster llega a su destino, el chico de la catana se ha suicidado por culpa de la humillación que ha supuesto su vídeo viral y nuestro protagonista se quedará sin su preciada entrevista. Para no volver a Estados Unidos con las manos vacías, y tras leer un misterioso anuncio, conocerá a Howard Howe, interpretado por un Michael Parks que ya fue lo mejor de Red State y que vuelve a dar la nota en esta entrega. Con su aparición, la película pasa de la comedia al género terror (al menos durante algunos minutos) y se convierte en una absoluta locura cuando su personaje secuestra al protagonista y desvela cuál es su enfermizo plan.

Crítica - Tusk de Kevin Smith

En ese momento, más que cruzar géneros, Kevin Smith se inventa uno nuevo. Pero tranquilos, aún tenemos expectativas de ver algo bueno (un cruce completamente loco entre MiseryHuman centipede) y disfrutar de alguno de los geniales diálogos de los que Smith acostumbraba a escribir. Pasan los minutos y nada de nada… Mediante flashbacks vemos parte de la historia del desquiciado Howard Howe y se nos explica el origen de su locura, mientras -de forma paralela- se da a conocer la trama amorosa del protagonista, que parece decirnos que todo lo que le ocurra se lo tiene bien merecido. Ni la aparición de un irreconocible y sobreactuado Johnny Depp mantiene nuestras esperanzas, ofreciendo momentos que rozan el ridículo por largos y absurdos.

Los que conocemos bien a Kevin Smith, después de haber soportado Jersey Girl o Vaya par de polis, seguiremos consumiendo su material, ya tenemos el callo hecho. Y debemos estar atentos porque Smith no para de trabajar: produce el reality Comic Book Men, continúa con sus famosas charlas por todo el mundo, mantiene su podcast y hasta rodó una película de animación en la que recupera a Jay y Bob el silencioso (inédita en España); también ha colaborado como productor ejecutivo en Shooting Clerks -una película de ficción que contará la historia detrás de la producción de su aclamado largo-, y tiene intención de convertir esta última y fallida cinta en una trilogía.

En Tusk no hemos visto por ningún lado lo que nos gustaba de él, e incluso nos ha obligado a tragar con su mujer y su hija, cuyas capacidades interpretativas son nulas (sobre todo la primera de ellas). Seguimos prefiriendo sus primeras historias, protagonizadas por personajes ingeniosos que rebosaban ironía, odio, e inteligencia mientras morían de asco en sus precarios trabajos. Nada que ver con podcasters de éxito que pasan el rato diciendo tonterías sin mucho que contar…

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »