High Maintenance: teleficción entre la creatividad y la industria

High Maintenance: teleficción entre la creatividad y la industria
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

High Maintenance: teleficción entre la creatividad y la industria

Por · 24 febrero, 2015
High Maintenance: teleficción entre la creatividad y la industria

Vuelve la mejor serie que no se emite en televisión“.
Con esta certera línea de una crítica que les dedicó Gizmodo se anuncia la próxima temporada de High Maintenance, la teleficción que debutó en 2012 en la red social de vídeos Vimeo.

Decir que hoy la mejor producción seriada se mueve también fuera del salón es una obviedad, pero esta propuesta de Katja Blichfeld y Ben Sinclair nos sirve para rastrear los orígenes, industriales y artísticos, de las nuevas pantallas. Mientras House of Cards y Transparent, de las plataformas online Netflix y Amazon, refrescan el consumo de los productos televisivos, esta webserie ya exploraba esas inquietudes indies, en la distribución pero también en un acabado visionario, desde un trampolín menos potente. High Maintenance quizá no sea pionera pero su caso, ahora que está a punto saltar al formato de pago, sí será paradigmático. ¿Cómo mantener la libertad creativa y ser solvente en un mercado tan agresivo?

La serie nació en 2012 de la mente del matrimonio formado por Blichfeld-Sinclair, dos jóvenes curtidos en televisión, ella en los departamentos de casting de varias series y él como actor. Sus tres primeros capítulos fueron el tanteo de una apuesta que a finales de 2014 alcanzó su cuarta temporada oficial, con trece entregas. En ellos narran las desventuras de un traficante de marihuana (el propio Sinclair, de cuyo personaje no sabemos el nombre) que ejerce además de terapeuta ocasional de sus clientes, entre ellos caras conocidas como Yael Stone, de Orange is the New Black, o hasta Dan Stevens, de Downton Abbey. Los creadores decidieron que, después dos años de trabajo, su ficción bien merecía adentrarse en el pago a través de Vimeo. Las primeras temporadas son gratis; si hay ganas de más, rascaos el bolsillo.

Cuando el gran reto es el económico

Series - High Maintenance, entre creatividad e industria

Y es que el desafío de High Maintenance no es precisamente el creativo; cuestiona el prejuicio de amateurismo y ‘aprofesionalidad’ que persigue a estos formatos, y sin duda está a la altura de cualquier serie por la que querríamos y podríamos pagar. Presume de un espíritu visionario de lo que hoy vemos en Transparent o Broad City (esta fue también una webserie antes de su llegada a Comedy Central), un remate visual y musical que capta con acierto el universo joven y desubicado de la Nueva York contemporánea, una suerte de relato generacional oportuno y escapista. Katja Blichfeld y Ben Sinclair fueron puliendo capítulo a capítulo las historias de sus personajes episódicos, explorando el equilibrio de una narración breve, fácil pero inteligente.

El gran reto de High Maintenance es el industrial. La pantalla comercial se ha contagiado poco a poco del tono auténtico y moderno de webseries como ella, como han sabido ver compañías como Amazon, ¿pero será posible hacer el camino inverso? ¿Puede una serie que ya cumple con creces los criterios creativos de la industria acceder a ella a través del pago? El resultado, sea cual sea, y esperamos que positivo, será un caso de estudio sobre la televisión del futuro.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »