El Ministerio del Tiempo: El momento es ahora

El Ministerio del Tiempo: El momento es ahora
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

El Ministerio del Tiempo: El momento es ahora

Por · 27 febrero, 2015
El Ministerio del Tiempo: El momento es ahora

Ante tanta expectativa, generada por una brutal campaña promocional, El ministerio del tiempo ha cumplido con creces, ofreciendo un producto atípico en nuestra parrilla televisiva que, esperamos, pavimente el camino a otras series igual de valientes y atípicas.

Reconozcámoslo. Con la ficción patria suele ocurrirnos lo mismo que con el cine español. Sentimos cierta reticencia, animadversión y, a veces, incluso pereza. ¿Las causas? Diversas, y puede que parecidas. Incomparable el nivel de producción con la ficción americana o inglesa, nuestra concepción de episodios de largo metraje y la reincidencia/monotonía temática. De un tiempo a esta parte (bastantes años, siendo sinceros) la inmensa mayoría de ficciones nacionales muestran una incipiente tendencia hacia los seriales históricos o de época (Velvet, El Tiempo Entre Costuras, Tierra de Lobos) o hacia el humor fácil (La que se Avecina, Con el Culo al Aire, Algo que celebrar). Por no mencionar esas series incatalogables que se han pasado años guardadas en un cajón para acabar siendo emitidas en forma de vergüenza ajena -seguro que a todos se nos vienen varios títulos a la cabeza, y actualmente en parrilla, además-.

Podemos y debemos entonar el mea culpa, ya que a la hora de criticar, nuestra mayor dureza va directamente enfocada a la televisión pública, a quien exigimos cumpla su labor de servicio, mediante el cual debe ofrecer productos para todo tipo de espectadores y que, en cierta medida, nos hace sentir un tanto huérfanos. Sin embargo, al César lo que es del César. Series como Cuéntame, Isabel o Águila Roja obtienen unos fantásticos datos en audiencia. Y a pesar de que las perspectivas perfilan la misma monotonía (Seis hermanas, Acacias 38), nuestro momento parece haber llegado.

El Ministerio del Tiempo se presenta, una vez más, como una recuperación de nuestra memoria histórica, pero atreviéndose a cruzar el umbral que nos lleva a la ciencia ficción, género con el que pocas veces damos la campanada en este país. El resultado, tras visionar el primer episodio, es impecable. 

Documentación + trama apasionante + gran reparto.

El ministerio del tiempo - Aura Garrido, Rodolfo Sancho, Nacho Fresneda

Un valiente soldado de 1570, la primera mujer española universitaria de 1880 y un paramédico deprimido sin nada que perder que vive en este 2015, son contratados como funcionarios de un Ministerio oculto, encargado de cuidar que no haya alteraciones en nuestra historia pasada, para así proteger nuestro presente. En su primera misión, deberán ingeniárselas para evitar el asesinato de El Empecinado, y asegurar así que la guerra de Independencia no se vea modificada. Los distintos saltos en el tiempo provocarán el choque ideológico de cada uno de los personajes, especialmente cuando son traídos a la actualidad y conocen Madrid tal como es ahora.

El Ministerio del Tiempo marca la diferencia también en el campo técnico con una realización más atrevida, una maniobra de escapismo de la dirección convencional.

Basta decir que el trabajo en documentación y ambientación resulta espectacular (como TVE lleva muchos años realizando), y sirve como germen para que Javier Olivares y el desaparecido Pablo Olivares den forma a este genial cuento. Pero si a esto le sumamos una trama apasionante y la capacidad de utilizar el guion para rescatar figuras esenciales de nuestra cultura y aplicar además notas de humor, estamos hablando de un proyecto definitivamente brillante. Por otra parte, El Ministerio del Tiempo también marca la diferencia en el campo técnico, con una realización más atrevida, de la mano de los propios creadores, junto a Jorge Dorado, Abigail Schaaff y Marc Vigil, consiguiendo una maniobra de escapismo de la dirección convencional en nuestra pequeña pantalla. Los devoradores compulsivos de series agradecerán este tipo de evolución y paso hacia adelante.

Como colofón final, para nuestra emoción ante este proyecto, un reparto de categoría. Julián Martínez, el paramédico derrumbado por la prematura muerte de su mujer hace 3 años es encarnado por un Rodolfo Sancho que ya nos tiene más que acostumbrados a su buen hacer y que en este primer episodio, se permite el lujo de rendir homenaje a su padre en forma de guiño entrañable. Caso parecido es el de Nacho Fresneda como el valiente caballero Alonso de Entrerríos, que sufrirá un duro golpe al descubrir que esta España nuestra no es la que era y a quien, quizás, más sorprendan todas las novedades que va descubriendo a su alrededor. Ambos hacen patente su larga experiencia interpretativa. Pero permítannos hablar de Aura Garrido, que da vida a Amelia Folch, como caso aparte. A pesar de que su trayectoria sea algo más corta, se ha impuesto ya, sin lugar a dudas, como una de las actrices que marcan un punto y aparte en una nueva generación que pisa firme, y muy fuerte. Su talento traspasa la pantalla y ejerce un efecto hipnótico en el espectador tanto cuando habla como en sus silencios. Como os advertimos hace tiempo al enamorarnos del film Stockholm, no hay que perderle la pista a esta mujer. No solo promete, sino que además cumple.

El ministerio del tiempo

Esta plantilla se ve completada por otros actores de enorme envergadura como Jaime Blanch, Juan Gea, o Cayetana Guillén Cuervo, y en próximas entregas nos dejarán acompañarles a conocer al Lazarillo de Tormes, Lope de Vega, García Lorca, Dalí, y a revivir la soberanía de Isabel II, el levantamiento nazi o incluso el ataque a Guernica. Tampoco faltarán los guiños a otras series y personajes de la cadena, que en algunos casos resultarán hilarantes. Esto es ciencia ficción en estado puro, sin necesidad de caer en el los clichés de siempre que nos han llevado frecuentemente como destino al ridículo; como ha ocurrido con otras series, de cuyos nombres no queremos acordarnos.

Como error, porque lo malo también hay que decirlo, el desacierto por parte de los programadores, al hacerla competir la noche del martes contra otra ficción que ha calado bien en el público. Error, por cierto, subsanado, al comunicar que a partir de la semana que viene la emisión se realizará en la noche del lunes. ¡Atentos todos! Así pues, respiremos hondo y notemos cómo ese vacío empieza a llenarse poco a poco. TVE se ha encargado de contestar a nuestras plegarias. Querido Doctor Who, ya no tenemos nada que envidiarte. Los españoles también sabemos viajar en el tiempo y, además, en primera clase…

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »