Resurrecciones televisivas, ¿qué series queremos de vuelta?

Resurrecciones televisivas, ¿qué series queremos de vuelta?
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Resurrecciones televisivas, ¿qué series queremos de vuelta?

Por · 8 enero, 2015
Resurrecciones televisivas, ¿qué series queremos de vuelta?

“Pushing Daisies”, “Freaks and Geeks”, “Kings”… Son muchas las ficciones de las últimas temporadas que se fueron a por tabaco y no volvieron, y ya que 2014 ha marcado el regreso de “24”, “The Comeback” y el anuncio de la próxima “Twin Peaks”… ¿por qué no hacer nuestra propia lista de peticiones?

La televisión contemporánea tiene siete vidas. Es una de las conclusiones que podemos extraer de la deriva de la pequeña pantalla en los últimos años, sobre todo en el 2014 que acabamos de cerrar, cuando el auge de nuevas cadenas y plataformas (sobre todo online, como Netflix o Amazon) ha enriquecido de forma sorprendente las propuestas de nuevos autores. La dinámica de las cancelaciones y resurrecciones ha experimentado ciertos cambios gracias a ello: no solo hay más posibilidades de que estos nuevos canales, con audiencias muy concretas, rescaten tu serie preferida, sino que la pantalla más tradicional, en abierto y por cable, se va contagiando de la facilidad que sí tiene la industria británica para volver con el paso del tiempo a viejos éxitos.

El regreso de Twin Peaks que prepara la cadena Showtime para 2016 ha sido sin duda una de las noticias televisivas más importantes del año pasado y será un fenómeno muy influyente en los que están por venir. 2014 también ha sido el retorno de 24 a Fox y The Comeback a HBO, y del anuncio de la nueva temporada de Héroes, decisiones que hablan tanto de la falta de ideas como de la flexibilidad que el panorama actual concede al medio en cuatro tercios. Aprovechamos la coyuntura, por si algún ejecutivo importante nos lee, para pedir nuestra lista de resurrecciones seriéfilas y para analizar la comprensible pero frustrante lógica de las cancelaciones televisivas.

Pushing Daisies y el caso Bryan Fuller

Resurecciones televisivas - series, Pushing Daisies

Sabías que estaría aquí. Pushing Daisies ocupa un lugar de excepción en el podio de las series de televisión más añoradas, no solo por la fascinación de los espectadores a quienes dejó huérfanos sino porque es un caso paradigmático en la industria. Bryan Fuller, su productor y también de otras ficciones como como Tan muertos como yo, Mockingbird Lane, el remake de La familia Munster que solo emitió sus dos primeros capítulos, y la estimulante Hannibal, que sobrevive a duras penas a sus audiencias, es uno de los creadores más malogrados de la pequeña pantalla. Síntoma de cómo la personalidad a veces está reñida con los ratings y aún más con los ejecutivos.

Fue en Pushing Daisies, en la cadena ABC desde 2007 a 2009, dos temporadas y 22 episodios, en la que accedimos por fin al entrañable y colorido mundo de Bryan Fuller, eternamente comparado con Tim Burton, en la historia de Ned (Lee Pace), un repostero con el don de devolver la vida con el tacto pero condenado a no poder tocar a Chuck, la mujer que ama. Aunque mucho se ha comentado de una posible resurrección (que incluye “rumores” más o menos ciertos de una temporada perdida, un musical y una película) de momento habrá que deleitarse con su versión oscura, Hannibal. ¿No sería un excelente retorno para 2015?

Enlightened y Freaks and Geeks

Resurecciones televisivas - series, Enlightened

No muy lejos de Bryan Fuller en la lista de guionistas con mala suerte encontramos a Mike White, que trabajó en dos de las series más inspiradoras de los últimos años, Enlightened y Freaks and Geeks, imprescindibles entre las cancelaciones más dolorosas. La primera, una apuesta de HBO (2011, dos temporadas) con Laura Dern como coproductora y protagonista, fue uno de los ojitos derechos de la crítica estadounidense, pero sus pobres cifras y su escaso revuelo en el panorama seriéfilo le dieron el tiro de gracia. Narra la lucha corporativa de Amy Jellicoe, una ejecutiva agresiva que vuelve de un retiro espiritual con la férrea intención de cambiar el mundo.

Mike White, que aparece en Enlightend como el tímido compañero de trabajo de Amy, recupera con un tono de crítica a las multinacionales su principal inquietud creativa y parece que personal, el retrato de los olvidados que sucumben a los bullies. La serie de HBO es como una continuación espiritual de la labor de Mike White como guionista en Freaks and Geeks, una de las teen fictions más aclamadas precisamente por poco popular; NBC emitió en 1999 su única temporada, sobre un grupo de losers de instituto que buscan su pequeño hueco en un lugar al que no pertenecen.

Descartes de HBO: Carnivàle, Deadwood, Roma

Resurecciones televisivas - series, Carnivale

La dinámica de las cancelaciones no afecta solo a las networks en abierto, también a las grandes plataformas de abonados, como demuestra Enlightened y otras series de HBO; la diferencia es que estas últimas suelen tener tiempo, voz y voto para echar el cierre. La cadena de calidad por excelencia alumbró en los primeros 2000 una terna de series breves en las que intentó repetir el hit de Los Soprano y tantear nuevos discursos en la época post 11S: Carnivàle (2003), universos perturbadores similares al de David Lynch en Twin Peaks; Deadwood (2004), western sobre la sangrienta y tramposa fundación de los Estados Unidos, y Roma (2005), visionario ejemplar histórico sin el que quizá no habría series como Los Tudor o Juego de Tronos.

Tres ficciones que, aunque no cumplieron los objetivos del canal, sí convencieron a la crítica y a gran parte de los espectadores, que hoy siguen atentos a cualquier posible esperanza. ¿Por qué no concedernos el deseo de una temporada final, sobre todo en el caso de Deadwood y Roma, basadas en eventos históricos y de fácil continuación? HBO repitió una estrategia parecida, necesaria para comprender su línea de creación actual, en otra serie que echamos de menos, How to Make it in America (2010), sobre dos chicos neoyorquinos que se proponen sacar adelante una marca de ropa. En ella se exploran temas transversales de lo que hoy cuentan las juveniles Girls y Looking.

The Hour y Hit & Miss, dos fenómenos británicos

Resurecciones televisivas - series, The Hour

La excelencia británica es uno de los más felices fenómenos de la televisión actual, pero hasta ellos caen en un vicio, a veces comprensible, de la industria: cancelar un formato que no cuaja en audiencias para favorecer otros éxitos o nuevos fichajes en parrilla. The Hour y Hit & Miss, de guionistas muy personales ambas y ambas pronto canceladas, son las series de la tierra del té y las pastas más lloradas. Abi Morgan (La dama de hierro, Shame) se puso a los mandos de la primera, una ficción en que BBC (2011, dos temporadas) puso sobre la mesa sus miserias periodísticas en la Guerra Fría. Para muchos la Mad Men inglesa pero más oportuna como colega de género de The Newsroom, The Hour se centra en un informativo de los años 50.

Más sorprendente y quizá más recordada, por su original planteamiento y por el culto de haber permanecido solo una temporada en antena, fue el particular proyecto del creador Paul Abbott para Sky Atlantic en 2012. El productor de series como Shameless o State of Play nos regaló Hit & Miss, una potentísima historia e interpretación femenina, con Chlöe Sevigny en el papel de una mujer transgénero, asesina a sueldo de una organización mafiosa, que huye de su vida criminal para hacerse cargo de los hijos de su ex novia tras la muerte de esta. El thriller, salpicado del intimismo y el paisaje de drama social de Abbott, es una de esas pequeñas joyas inacabadas que nos encantaría volver a disfrutar en nuestras pequeñas (o no tan pequeñas) pantallas.

Rubicon y Lights Out: probando, probando

Resurecciones televisivas - series, Rubicon

En muchas ocasiones, la lógica de la cancelación no responde tanto a la cerrazón como al tanteo de ideas novedosas y reflexiones transgresoras que logran abrir el camino, por un lado, a otros géneros de los que sirven como antecedente y, por otro, a una dirección creativa más coherente para las cadenas. Rubicon y Lights Out formaron parte de la búsqueda de un espíritu propio de dos plataformas jóvenes, AMC y FX, y nos hemos acostumbrado a verlas en rankings como este.

Rubicon fue uno de estos experimentos de AMC (como también lo fue The Killing), en 2010 y de solo una temporada, tras el éxito de Mad Men y Breaking Bad, pero se convirtió curiosamente en una revolución del tratamiento del terrorismo en pantalla. Fue la segunda serie en hablar del 11S (la primera fue Rescue Me) y quizá sin ella no comprenderíamos Homeland; sigue la pista de un analista de Inteligencia que encuentra el patrón de una posible conspiración contra EEUU. 

De un año más tarde, 2011, también de una única entrega, es Lights Out, de la FX posterior a la gran Damages y anterior al bombazo de American Horror Story o Fargo. Este drama deportivo adaptó (de forma quizá demasiado ligera) la figura del antihéroe en el personaje de Patrick Lights Leary, un boxeador retirado que se calza los guantes para salvar su negocio a riesgo de perder la vida: padece demencia pugilística. La recordaremos por su final perfecto y descorazonador.

Kings, Smash y Awake, originalidad en abierto

Resurecciones televisivas - series, Awake

Las series de televisión en abierto se enfrentan a los mismos problemas que hemos comentado de Rubicon y Lights Out, pero ellas con una mayor presión de las audiencias: los productores de las networks generalistas deben ser orfebres para combinar visiones personales y el mainstream que requiere el gran público. Quizá igual que el poco afortunado Bryan Fuller, con quien abrimos el repaso, Kings, Smash y Awake, producciones de la NBC más vacilante pero también arriesgada, no acertaron en el equilibrio pero son imprescindibles de las que querríamos despedirnos.

De 2009 y una entrega es la primera de ellas, Kings, que halló el tono ideal entre el culebrón político, una fórmula hoy imprescindible (Scandal, Tyrant), y el cuento mitológico tenebroso (¿os suena House of Cards?) en su particular adaptación de la historia del Rey David. Smash, de 2012 y con una temporada más en su haber, se animó con el musical, un género al que parecía llegar para sentar cátedra definitiva, pues se sumergía en Broadway, la meca de las tablas, y en la creación de un show sobre Marilyn Monroe. La última gran añorada, y quizá la más aplaudida, fue Awake, también de 2012, sobre un hombre que tras un accidente de coche sufre un trastorno de personalidad con un interesante juego narrativo: ¿ha muerto su mujer, su hijo o ambos?

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »