[Crónica] Fink, aplastante y perturbador a su paso por Madrid

[Crónica] Fink, aplastante y perturbador a su paso por Madrid
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Fink, aplastante y perturbador a su paso por Madrid

Por · 26 enero, 2015
Fink, aplastante y perturbador a su paso por Madrid

Texto y Fotografías: © Maite Nieto.

Uso limitado a la difusión del contenido, citando autor y enlazando fuente.

Jueves, 22 de Enero, mucho frío y mucha expectación para un día muy esperado en la capital. Después de seis discos aterrizaba  por primera vez en Madrid FINK, la banda de Fin Greenall.

Pero antes de que comenzase el show del inglés, aparecía en escena Douglas Dare, jovencísimo cantante y compositor también británico que está siendo el encargado de acompañar a Fink en la gira Hard Believer. Madrid, por supuesto, también ha sido una de las ciudades afortunadas en las que hemos podido disfrutar de la agitación emocional que resuena en todas sus canciones. Douglas Dare salía al escenario acompañado únicamente por Fabian Prynn a las percusiones, aunque su voz envolvente y elegante y sus ecos de melancolía bien podrían permanecer en soledad sobre las tablas.

Después de su primer EP Seven Hours, Douglas se lanza a la conquista del oyente profundo y delicado con su primer larga duración, Whelm, con letras muy poéticas y una belleza natural asombrosa que ciertamente nos deja bastante claro lo que puede hacer con su garganta y su virtuosismo al piano. Media hora en la que ofreció temas como Nile, Caroline, Clockwork y uno de sus singles más conocidos, Swim, con esas bases electrónicas que tanto recuerdan a artistas de la talla de James Blake, pianos que nos llevan hasta las composiciones del islandés Ólafur Arnalds o incluso Owen Pallet.

Crónica Douglas Dare - Fink, Madrid Arena 2

Crónica Douglas Dare - Fink, Madrid Arena

Estaba por llegar el asalto a las tablas del esperado músico de Cornwall. A modo de regocijo personal haré una breve intro para aquellos que no estén tan familiarizados con la banda que nos ocupa: Fin Greenhall, más conocido como Fink, se formó musicalmente en medio de la cultura del trip-hop y el submundo particular de los DJ. En el año 2000 lanzaba su primer LP de estudio Fresh Produce bajo el sello Ninja Tune, pero no sería hasta el 2006 cuando daría un giro radical a su carrera, desmarcándose de la música de baile para convertirse en una suerte de cantautor con una marca mucho más personal, lo cual le llevaría a encontrase con un público que demanda artistas con una mayor intensidad en sus composiciones.

Su voz enérgica y melancólica es capaz de ofrecer letras intimistas y reflexivas, un despliegue de arreglos oscuros y densos con los que consigue crear capas de sonidos electrónicos que nos mantienen en tensión constante. Es precisamente eso lo que esperábamos encontrarnos en vivo. Entre gritos y humo, mucho humo, el escenario de una abarrotada Sala Arena se llenaba de luces blancas pulsantes. Allí comenzaban a dibujarse las siluetas de Fin y sus músicos, Tim Thornton a la batería y guitarra, Guy Whittaker al bajo y Chris Nicholls a la guitarra de apoyoMomento mágico el que vivimos en ese arranque con el tema Pilgrim, instante en el que supimos que Fin Greenhall nos iba a arrastrar y hacer sentir su particular universo a lo largo de toda la cita.

Crónica Fink, Madrid Arena 4

Crónica Fink, Madrid Arena 5

Continuaron calentando motores con Warm Shadow, tema que buena parte del público conocía por su aparición en la serie The Walking Dead. Le siguieron Sort of Revolution y Yesterday Was Hard On All Of Us para dar paso a Hard Believer, canción que da nombre a su último disco y que permitía recuperar algo de aliento para así poder seguir disfrutando de la magia. A partir de ahí salió a primera plana la figura del batería y guitarrista Tim Thornton, una de las piezas fundamentales en el engranaje de la banda. El músico se sentaba al cajón para dejarse las manos en Wheels y Perfect Darkness, uno de los momentos álgidos de la noche por la pureza del sonido y la desmesura de este señor a las percusiones. El público literalmente enloquecía, arrancándose con palmas como si de un recital de flamenco se tratara. Por fortuna, se puso freno espontáneo y pudimos continuar con el deleite de la voz envolvente del líder de la formación y la perfectamente ejecutada y estudiada percusión de Thornton.

Fin, anteriormente sentado en un taburete a dos pasos del público de las primeras filas, volvía a levantarse, cambiando una vez más su guitarra y dando comienzo a Shakespeare, uno de los mejores temas de este último trabajo, al cuál siguieron Looking too Closely y Berlin Sunrise, apabullante directo y maravillosos arreglos que ha ido sufriendo esta composición perteneciente a Perfect Darkness (2011) con el paso de los años; sin duda, una de esas melodías que te hacen llevar las emociones a lugares de los que ya no puedes (ni quieres) volver. Después de esa tormenta para la psique se retiraban dando las gracias al público de manera muy sincera. Aunque era de esperar que volviesen a escena para ofrecerle al público madrileño esa “droga” que estaba demandando. Ponían fin al repertorio con This Is The Thing, y no pudieron elegir otro tema más apropiado por ese sello ya inconfundible en la trayectoria de esta bestia musical que es FINK.

Gracias, y mil veces gracias desde lo más profundo por vuestra inspiración.

Crónica Fink, Madrid Arena 3

Crónica Fink, Madrid Arena 2

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »