Wilco, vida y casi muerte de la banda por excelencia

Wilco, vida y casi muerte de la banda por excelencia
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Wilco, vida y casi muerte de la banda por excelencia

Por · 9 Diciembre, 2014
Wilco, vida y casi muerte de la banda por excelencia

Los hay que nacen con estrella y los hay que nacen estrellados. Wilco estuvo tantas veces a punto de disolverse que nos debería sorprender que hayan cumplido 20 años en los escenarios, si no fuera porque supieron convertir todos esos abismos a los que se asomaron en oportunidades para reinventarse.

Una impecable carrera resumida ahora en un doble recopilatorio: What’s your 20?las 38 canciones que, a ojos del grupo, resumen su trayectoria – y Alpha Mike Foxtrot: Rare Tracks, un compendio de descartes, directos y maquetas de estas dos décadas.

Surgida de las cenizas de Uncle Tupelo, Jeff Tweedy y un puñado de colegas plantaron la semilla de Wilco en 1995 con su primer álbum, A.M., trece canciones de folk sucio que pasaron desapercibidas en un panorama dominado por el rock y un público mayoritariamente adolescente aún traumatizado por el trágico final de Nirvana.

1994-2004, they were trying to break our hearts

Lejos de desanimarse con la poca trascendencia de su primer trabajo, un año más tarde se publicaba Being There, diecinueve canciones más cuidadas, con un sonido limpiado a conciencia y unas melodías más pegadizas, sin perder ni un solo acorde de su sonido tan puramente americano. Está claro que Wilco buscaba atraer todos esos oídos que habían hecho caso omiso a A.M. y esta vez lo consiguieron. Why would you wanna leave o Outta mind son claras representantes de ese sonido tan característico que ha acompañado a la banda desde entonces.

Bautizados con el éxito por fin, Wilco inició una colaboración con el activista y descarado Billy Bragg, que dotaría de un discurso político a la banda llevado a escena en Mermaid Avenue y reafirmado en dos ocasiones más con Mermaid Avenue vol.II y vol.III. Tres discazos que contraponen el folk de Wilco al antifolk de Bragg con un estilo más próximo al de los cantautores que al de la gran banda norteamericana que se estaba gestando. y que terminó de culminar en Summerteeth, para muchos, el mejor disco del grupo.

Can’t stand it, Nothing’s ever gonna stand my way, Candyflossmuchos de los temas históricos de Wilco se aunaron en un solo álbum, ampliamente celebrado, tras el que vendrían las innumerables crisis. Los desacuerdos con su sello que retrasaron el lanzamiento del más reflexivo Yankee Hotel Foxtrot, los desacuerdos entre los miembros que acabaron con la marcha del guitarrista Bennet y la transformación en el oscuro sonido de A Ghost Is Born. Dos batacazos que hicieron madurar el sonido del grupo en los que, para este humilde escritor, sí son los mejores discos del grupo. El primero, por su estudiada progresión y exquisita coherencia sublimada con Jesus, etc. El segundo, por su etapa más experimental y alejada del sonido de campo de cebada y bar de carretera al que Wilco nos había acostumbrado, como refleja Panthers. Sendos discos llenos de creatividad contra-americana –no política, sino musicalmente- de la banda americana por excelencia.

2004-2014, they’d already broke our hearts

La incorporación de Nick Cline en sustitución de Bennet en 2004 supuso el cierre a una primera década llena de creatividad y caos, para iniciar una segunda etapa en que la formación se ha mantenido estable y en la que se ha perdido algo de innovación a cambio de mayor calidad y coherencia.

Wilco - Whats your 20? - recopilatorios Zoran Orlic

Wilco en su local de ensayo en 2011, fotografiados por Zoran Orlic

Wilco ya había abierto una brecha en el pericardio del público y el barco que manejaron de despeñadero en despeñadero durante años cual Ulises marcaba rumbo fijo a Ítaca tras superar algunas adicciones poco saludables de sus miembros. Sky Blue Sky es el trabajo más vocal y melódico de la banda, en un reencuentro con el folk casi ignorado durante dos álbumes, se consagraron como los protagonistas del género agudizando el sonido de sus guitarras y dejando de lado el ruido sello del grupo hasta el momento. Side with seeds ejemplifica bien este primer álbum de su etapa adulta.

Wilco [the album] siguió en la misma línea que su precedente, dejando claro que Wilco había encontrado su sonido tras mucho tropezar –siempre ilesos- y nos mostró también su lado más romántico, tradicional y melancólico. Canciones como I’ll flight izaron la vela en dirección a aguas seguras. Y finalmente tocaron tierra en 2011 con The Whole Love, con pocos añadidos a Wilco [the álbum] –principalmente coros y cuerdas-, su último álbum hasta la fecha y segunda confirmación de la estabilidad en su sonido y en su vida personal.

2015, ¿el final del viaje?

¿Es este recopilatorio el punto y final a una carrera fascinante o, cómo nos tienen acostumbrados, es sólo un punto y aparte en su particular odisea? Las grandes figuras de los mitos griegos nunca fueron de quedarse en sus hogares y las grandes figuras de la música no deberían ser menos. Seguramente Wilco tome rumbo nuevamente a tierras recónditas y aún les quede alguna piedra con la que tropezar, pero mientras tanto estos dos recopilatorios son un buen amarre para quien tema las tormentas de altamar y prefiera la seguridad de un crucero que ha llegado a buen puerto una soleada mañana de domingo.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »