Owen Pallett en Teatro Barceló: síndrome de Stendhal

Owen Pallett en Teatro Barceló: síndrome de Stendhal
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Owen Pallett en Teatro Barceló: síndrome de Stendhal

Por · 19 Diciembre, 2014
Owen Pallett en Teatro Barceló: síndrome de Stendhal
Fotografías: © Carmen de Reyna
Uso limitado a la difusión del contenido, citando autor y enlazando fuente.

Owen Pallett, el violinista canadiense que compone los arreglos de cuerda para Arcade Fire, ha estado de gira en España para presentar su cuarto disco en solitario, In Conflict. Estuvimos en su concierto de Madrid y aquí tenéis la crónica (más bien una exhibición impúdica de fanatismo, para qué andarnos con disimulos).

Señores y señoras de la ONU, déjense de asambleas. Programen un concierto de Owen Pallett allá donde haya guerra: se hará la paz entre los pueblos. Lo vengo diciendo desde 2005, cuando el festival Tanned Tin le trajo por primera vez a España (entonces actuaba como Final Fantasy). Su música era hermosísima. Su entrega y esfuerzo eran prodigiosos. Era la prueba andante de que el ser humano puede ser noble y generoso.

Ha pasado casi una década. Ya sabemos que el tiempo transforma, pervierte, despista, acomoda, confunde o amarga; hoy podríamos encontrarnos con un Pallett autocomplaciente o embarcado en experimentos disonantes, o con un público resabiado y menos impresionable. Pero no, señores y señoras de la ONU. Repito mi propuesta antibélica. Owen Pallett sigue transmitiendo desde el escenario su esencia noble y el público sigue conmovido por la generosidad del artista.

Owen transmite su carácter gentil ya cuando asume el papel de acompañante para su telonero, Foxes In Fiction. Este jovenzuelo hace bonitas canciones de aire íntimo y cuenta también con una teclista para dar textura a su música. La noche arranca en clave sensible.

Por su parte, Owen Pallett da comienzo a su propio concierto solo en el escenario; a sus pies (a modo de chapines colorados o alfombra mágica) tiene su pedal de loops, con el que deja en bucle voces y frases de violín. Así construye la primera canción (That’s When The Audience Died, de su álbum debut); en la segunda (Arctic Circle) toca también el teclado, porque él puede con todo y por algo muchos le llaman Virtuoso, con mayúscula. Le sobra dominio, pero aún así su cara refleja los afanes del instrumentista de formación clásica (a base de ceños fruncidos, bocas apretadas y sonrisas satisfechas).

Crónica Owen Pallet - In Conflict 4

Crónica Owen Pallet - In Conflict 1

Entran en escena un batería y un bajista para abordar en formato banda lo más nuevo (In Conflict) y lo más viejo (Scandal At The Parkade) de su repertorio. Keep The Dog Quiet es una canción tensa y misteriosa, pero la gente aprovecha su ritmillo para bailar suavemente, porque el amor por Owen está en el aire. Enlazadas, Soldiers Rock y Tryst With Mephistopheles suenan eléctricas y expansivas; su controlada estridencia acaba en bacanal.

Tras la explosión, Pallett se queda solo. Da la palabra al público. Un espectador pide Lewis Takes Action por su cumpleaños: “It’s my birthday and I love you!” Pallett saca sentido del humor: “Siento arruinártela pero te gusta una canción de mierda… Éste se ha convertido en el peor cumpleaños de tu vida”. La toca, por supuesto. Para ser el peor cumpleaños de su vida, el chaval parece de lo más feliz.

Es en Song For Five & Six donde el heroísmo de Pallett alcanza su mayor hazaña. Una composición delicada que crece poco a poco, envolventes efectos de ritmo (que en realidad son simples golpes de pulgar contra la caja), una voz de falsetes perfectos, y un denso entramado de loops; son los medios con los que Pallett nos conduce a un clímax instrumental que eriza hasta los vellos de la bufanda,

Crónica Owen Pallet - In Conflict 5

Crónica Owen Pallet - In Conflict 3

Crines rotas cuelgan del violín. Pallett versiona This Modern Love de Bloc Party y vuelve al escenario la banda. Tocan tres temas de su último disco (The Secret Seven, Infernal Fantasy y The Riverbed), una traca que culmina con Lewis Takes Off His Shirt, su canción más conocida. La estrofa en la que Pallett canta “con el sol sobre mis hombros y el caballo entre mis piernas” expresa perfectamente cómo se expande el pecho del oyente a lo largo del tema. Con la misma sensación, el artista se lleva abrazados a sus compañeros.

Pero aún hay tiempo para un bis en el que versionar a Tori Amos (Pretty Good Year), desatar una tempestad (The Great Elsewhere) y despedirse con una sonrisa (This Is The Dream Of Win & Regine). Ahora toca bajar a tierra firme y dejar que pase el síndrome de Stendhal.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »