Halt and Catch Fire: El futuro es hoy

Halt and Catch Fire: El futuro es hoy
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Halt and Catch Fire: El futuro es hoy

Por · 12 Diciembre, 2014
Halt and Catch Fire: El futuro es hoy

Visionario: Dícese de aquella persona que, por su fantasía exaltada, se figura y cree con facilidad cosas quimérica. Por otro lado, también puede entenderse como aquel que se adelanta a su tiempo o tiene visión de futuro. Desde Leonardo Da Vinci hasta Steve Jobs, sea cual fuere la acepción escogida, en nuestro caso es imposible mejorar la definición de la RAE.

Pero, ¿Qué es verdaderamente un visionario? ¿Se nace, se hace? ¿Aún existen? Se les puede reconocer en nuestro propio círculo de conocidos o incluso de amigos. Es aquella persona cuya mirada traspasa fronteras, que donde el resto de mundanos vemos un problema ellos ven una oportunidad y quienes entienden el presente como un pasado que no debe limitar que podamos ver el futuro. Ese ‘tipo apasionado’, ese ‘loco’, ese ‘freak’, ese emprendedor que no entiende la existencia humana si no es para aportar algo a ella. Alguien dispuesto a avanzar, aunque eso implicara su propia autodestrucción.

Todos estos sabores son los que pueden apreciarse en Halt and Catch Fire donde, desde el mundo de la informática, vamos a reconocer el prototipo de perfecto visionario.

Crítica series - Halt And Catch Fire

Fotografías: © James Minchin III/AMC

Joe MacMillan (Lee Pace) es un aspirante a Don Draper que ha ‘huido’ de IBM para intentar liderar una auténtica revolución informática en los años 80, con un equipaje cargado de fantasmas, rencor y secretos. Gordon Clark (Scoot McNairy), un maravilloso arquitecto informático marcado por fracasos anteriores, y Cameron Howe (Mackenzie Davis), una estudiante de informática, experta en software, a quien la carrera se le queda corta por falta de emoción, serán embaucados por Joe, quien les convencerá para unirse a la causa en Cardiff Electric e intentar ser los pioneros en el campo del ordenador portátil. Donna Clark (Kerry Bishé) y John Bosworth (Tobby Huss), esposa de Gordon y jefe de la compañía eléctrica, respectivamente, se convertirán en los daños y apoyos colaterales de estos tres genios. Juntos, se enfrentarán a IBM, Apple, Compaq y el resto de compañías del momento.

El guión es tan sólido que cualquier espectador que haya sentido las ganas de crear algo de la nada sufrirá

El guión y desarrollo de los personajes es tan sólido (AMC vuelve a dar justo en el centro de la diana) que cualquier espectador que en algún momento de su vida haya sentido las ganas de crear algo de la nada sufrirá, se enfadará, querrá romper cosas, o incluso se sentirá cómplice – y perdonará – las mentiras entre los propios compañeros. Inevitablemente, esta vorágine de sensaciones es también fruto de la excelente interpretación por parte de todo el reparto. Pocas veces puede presumirse de un nivel actoral tan alto y además en armonía, como ya ocurriera con la finalizada e inevitablemente extrañada Breaking Bad.

Halt and Catch Fire os hará sentir las ganas de retomar aquel proyecto que un día abandonasteis. Os dará los motivos suficientes para responder un rotundo SÍ a la última propuesta que os hayan hecho. Y, por supuesto, a los que ya estáis subidos a esa montaña rusa que supone ser un visionario en nuestros días, os dotará de las ganas suficientes para continuar adelante, con la cabeza bien alta, y orgullosos de vuestra “locura”. Halt and Cath Fire es, simplemente, imprescindible en nuestras vidas.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »