The Newsroom: Crónica de una muerte anunciada

The Newsroom: Crónica de una muerte anunciada
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

The Newsroom: Crónica de una muerte anunciada

Por · 17 Noviembre, 2014
The Newsroom: Crónica de una muerte anunciada

Tal como apuntábamos meses atrás, The Newsroom ha vuelto para despedirse y no volver. Resulta una auténtica lástima perder una serie trepidante que permitía al gremio periodístico sentirse de veras enamorado del estereotipo de su ejercicio profesional llevado a la ficción, y al resto del público, una irresistible atracción por ese estrés que exige ir un paso por adelante del propio mundo.

No será este el único adiós. Con la serie, también se despide Aaron Sorkin de la televisión –que no del cine-, noticia con la que nos sorprendía hace pocos días. De este modo, el autor de ficciones como El Ala Oeste de la Casa Blanca, cierra una etapa de su vida creativa.

Esta rabia contenida se intensifica cuando la temporada arranca de una manera brillante, digna de hacernos recordar los motivos que nos atraparon en sus inicios. El atentado de la maratón de Boston es el marco espacio-temporal escogido para seguir hilando tramas y subtramas de una forma casi majestuosa, dando de lado a la pérdida de ritmo sufrida durante la segunda temporada –de hecho, se anunció que esta última tanda sería además la más corta de todas-. Will (Jeff Daniels) y Emily (MacKenzie McHale) planifican su boda mientras, junto a su equipo, siguen esforzándose al límite por ser “los primeros y los mejores” y luchan contra la ruina que acecha a la ACN, cadena para la que trabajan.

Personajes ágiles, dinámicos, guión consistente e inteligente y realización perfectamente cuidados son los mejores alicientes para despedir a esta serie ante un prematuro adiós. No nos queda más que disfrutar de los episodios restantes y desear que esta despedida sea tan digna como el proyecto merece. La ventaja, en caso de poder encontrarla, es que su “corta vida” no va a permitirle caer en el error de tantas otras series de estirar la historia hasta rozar el patetismo ilustrado. Seguro que se os ocurre algún que otro ejemplo de ello en este preciso instante. Sea como fuere, justo o injusto, pronto estaremos en el aire por última vez junto a Will McAvoy. Vamos a echar de menos a ese cabronazo.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »