Pink Floyd: un río que desemboca en la genialidad

Pink Floyd: un río que desemboca en la genialidad
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Pink Floyd: un río que desemboca en la genialidad

Por · 18 Noviembre, 2014
Pink Floyd: un río que desemboca en la genialidad

El disco que Pink Floyd lanzaba la semana pasada, “The Endless River”, provocó un gran revuelo entre todos aquellos que llevaban dos décadas expectantes. Desde The Division Bell (1994), la banda no ofrecía nuevo material…

Con la llegada de este trabajo, a aquellos que no se habían cansado de esperar se les iluminó de pronto el rostro y el corazón les dio un vuelco. “¡Han vuelto!”, exclamaron todos al unísono. “Sí, hemos vuelto. Pero no para quedarnos”, aseguraba tajante el vocalista y cantante David Gilmour. “Se acabó, no más música”.

Material rescatado

Se podía deducir que The Endless River era el final tras conocer el contenido del disco, puesto que se trata de música e ideas descartadas tiempo atrás. El material es todo aquello que no se aprovechó para The Division Bell y que ahora tenía un motivo suficientemente importante como para salir a la luz: hacerle un homenaje al desaparecido teclista de Pink Floyd, Rick Wright, miembro fundador de la banda, que murió en 2008 víctima del cáncer.

Crítica - Pink Floyd, The Endless River - Rick WrightRick Wright, inmortalizado por el fotógrafo británico David Redfern, fallecido el pasado 23 de Octubre.

Por Rick

El proyecto se ha descrito como “emocional y evocativo” y, de hecho, nace de la revisión de más de veinte horas de grabaciones llevadas a cabo hace ya dos décadas en el barco-estudio de Gilmour, anclado en el Támesis. Allí, David Gilmour, Rick Wright y, el batería, Nick Mason dejaron volar su imaginación e improvisaron durante horas y horas. Todos pusieron su empeño en crear piezas impresionantes que evocan lugares mágicos y son perfectas para abstraerse; pero Wright en concreto hizo magia con sus dedos. Magia que, a día de hoy, sus compañeros de banda han querido sacar a la luz.

The Endless River es, por supuesto, un tributo al desaparecido Rick Wright, quien probablemente nunca tuvo el reconocimiento que merecía en el grupo

Los actuales miembros de Pink Floyd, Gilmour y Mason, han reconocido en las entrevistas promocionales que The Endless River es, por supuesto, un tributo a su desaparecido amigo, quien probablemente nunca tuvo el reconocimiento que merecía en el grupo. Con dos titanes como Gilmour y el siempre polémico Roger Waters a la cabeza de la banda, era difícil destacar. También han contado que la esencia del nuevo disco se basa en una larga secuencia que Wright grabó para The Division Bell y que, como tantas veces ha ocurrido en la historia de la música, quedó olvidada en el fondo de un cajón. Los miembros actuales decidieron que el material era tan potente y representaba tan bien la personalidad de Pink Floyd que debía incluirse íntegramente, tal cual se grabó en aquella época.

Aprovechándose de las nuevas tecnologías

A pesar de que las partes de Wright no fueron modificadas, Gilmour y Mason decidieron renovar los temas, volviendo a grabar algunas partes, incorporando nuevas y utilizando técnicas de estudio que en su momento ni existían. El resultado son 18 canciones instrumentales, con la excepción de Louder than Words, y más de una hora de música que nos recuerda en ciertos momentos al estilo de Wish You Were Here, pero también al de The Dark Side Of The Moon. En algunos detalles, incluso, podemos ver incisos que evocan a The Wall, pero en general este disco es absolutamente único. Completo y muy, muy esperado.

La despedida

El sonido de teclado y sintetizadores no nos pasará desapercibido, y está claro que la banda quería que los notáramos. Quieren dejarnos claro que Rick Wright está ahí, que siempre lo estuvo y que lo recordarán para siempre. Con The Endless River han conseguido decir adiós de una forma elegante y discreta. Sin grandes giras, ni esfuerzos titánicos.

Ciertamente, echaremos mucho de menos a Pink Floyd, pero ellos ya han decidido subirse a ese barco, que podemos ver en la portada del disco, y navegar sin rumbo por un río interminable de nubes. ¿Quién sabe lo que les deparará el futuro? Lo que nos han contado, y es seguro, es que sin Rick no habrá más música, pero querían entregarnos este último detalle antes de emprender el viaje hacia lo desconocido.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »