Givenchy, todo tiempo pasado NO fue mejor

Givenchy, todo tiempo pasado NO fue mejor
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Givenchy, todo tiempo pasado no fue mejor

Por · 24 noviembre, 2014
Givenchy, todo tiempo pasado no fue mejor

Fotografía: © David Vega / B-side Magazine

La elegancia de Hubert de Givenchy invade desde hace un mes el museo Thyssen-Bornemisza con una retrospectiva del modisto en la que podemos ver alrededor de un centenar de sus mejores piezas. Un recorrido algo monótono en la dispoción de las salas, en las que lo más llamativo son los vestidos de noche, los bordados preciosistas, la invasión del color negro y algunas piezas icónicas como el vestido que llevó Audrey Hepburn en “Desayuno con Diamantes”.

Hay que destacar la relación directa que han querido hacer con el arte, intercalando las piezas con obras de artistas como Miró, Delaunay o Georgia O´Keeffe que sirven de telón de fondo para los vestidos, pretendiendo crear un diálogo cultural. Aunque parece una idea acertada este intento de aunar arte y moda en un mismo espacio, no resulta demasiado efectivo por su falta de conexión estética.

En una de las entrevistas realizadas al señor Hubert de Ginvechy con motivo de esta muestra, lanzaba una frase bastante llamativa que hace aún más agridulce nuestro paso por este escaparate parisino que, por cierto, permanecerá en el Thyssen hasta mediados de Enero, “La moda para mí es el pasado”. Aunque el planteamiento sea respetable -más cuando se tiene una trayectoria como la suya-, parece más acertado entender la moda como “atemporal”: si algo fue brillante en el pasado, debe tener la misma capacidad de emocionar en el presente; y su pasado, señor Ginvenchy, no emociona, o por lo menos la forma en la que lo han trasladado no funciona.

Hubert de Givenchy - Thyssen 4

Hubert de Givenchy - Thyssen 6

Givenchy se encuentra en un momento apoteósico y es este el claro reflejo de cómo una casa de alta costura enfocada a vestir principalmente a la aristocracia y a la rancia alta sociedad de la época, puede dar un giro de 360 grados para convertirse en una de las más claras representaciones de la moda actual, obra y gracia de Ricardo TIsci.

Este cambio reafirma más la idea de que lo bueno no solo se fragua en las primeras etapas. Las décadas anteriores fueron únicamente un vehículo para llegar al ciclo de esplendor en el se han embarcado últimamente. Todas las casas de alta costura han tenido su momento culminante para diferenciarse y crear una identidad que les resuelva la situación durante mucho tiempo y si Givenchy llegó a un punto en el que daba sacudidas sin rumbo y hoy se posiciona como líder estética de nuestra época, es porque quizás ha encontrado una nueva forma de expresión.

Hubert de Givenchy - Thyssen 2

Hubert de Givenchy - Thyssen 7

Hubert de Givenchy - Thyssen 1

 

No importa lo que hagas, pero sé tú mismo.

Estás podrían ser las palabras de un padre moderno a su hijo en un momento decisivo y nada mas lejos de la realidad, porque las pronunció el propio Hubert de Givenchy a Ricardo Tisci en una de sus primeras conversaciones. Parece que el diseñador actual adoptó está frase como credo y puede ser que haya sido el punto de partida del resurgir de una “Maison” de la que solo quedaba el nombre y el merchandising de Audrey Hepburn.

Es considerable el cambio drástico entre lo que es hoy y lo que fue. Extremos antagónicos, pues a simple vista nada del imaginario personal de Ricardo Tisci recuerda al elegante pasado de Hubert de Givenchy. En ocasiones, él mismo ha comentado que bucea en los archivos buscando pinceladas de inspiración y aunque hay que rebuscar mucho para encontrar paralelismos, el fetichismo por el color negro se presenta como único símbolo de unión.

Tisci llegó cuando de las ínfulas del pasado solo quedaban los restos y uno de los rasgos más destacables del director creativo es la decisión con la que ha afrontado y propuesto su personalidad arrolladora como filón para resurgir Givenchy. El italiano es un ejemplo muy estelar de “principios básicos de supervivencia interior” con respeto pero no apego por esa imagen transnochada de boutique.

La evolución de la casa francesa ha sido deslumbrante y transgresora, romper con lo establecido, un acierto. “Todo tiempo pasado NO fue mejor” y no cabe duda de que dentro de 50 años el Givenchy de Ricardo Tisci también será de museo, aunque esperamos que no elija el Thyssen como escenario.

Hubert de Givenchy - Thyssen 9

Hubert de Givenchy - Thyssen 11

Hubert de Givenchy - Thyssen 8

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »