Transparent – Esto sí es una modern family

Transparent – Esto sí es una modern family
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Transparent – Esto sí es una modern family

Por · 7 Octubre, 2014
Transparent – Esto sí es una modern family

La revelación de la verdadera identidad de género del señor Mort Pffeferman (que ahora se hace llamar Maura y viste sedosos vestidos) abre la caja de pandora de su familia, a la que no le falta de nada en cuanto a tendencias ocultas. Se trata de una familia inusualmente abierta y tolerante, pero cada miembro aún tiene que emprender su peculiar viaje desde el secretismo a la honestidad, de lo opaco… a lo transparente.

No hay nada que dé más miedo que alguien te vea directamente, sin filtros, transparente” le dice el patriarca a su hija pequeña en el primer capítulo. Transparent se lanza desde el mismísimo piloto a esta labor de destape, en una explosión inesperada y algo peligrosa para los guionistas, que ponen toda la carne en el asador apenas pasados cinco minutos de serie.

Amazon Instant Video sigue la misma táctica que Netflix con Orange is the new Black y ha puesto automáticamente en la red toda la primera temporada de esta dramedia familiar. Transparent lo aprovecha bien, a sabiendas que descubrir a los Pfefferman y sus secretos va a ser un gustazo tronchante y tierno a partes iguales.

El apellido Pfefferman podría traducirse como gente pimienta, y esta es una definición ajustada en cuanto al mundo de los deseos sexuales de los miembros de la familia. El patriarca se siente mujer, la hija mayor, ama de casa clásica, inicia una aventura lésbica, el hijo arrastra una historia pasada con su ex-niñera, y a la menor le va la disciplina sexual… Estas son sólo algunas de las incómodas realidades que intentan integrar en su vida.

Crítica transparent - serie

Nada de esta propuesta narrativa excesiva funcionaría – ya que resultaría forzado y morboso – si no se tratasen estas situaciones de la manera más cotidiana. La familia respira complicidad en todas las escenas. Los personajes no son sex symbols restregándose en sus sudorosas pasiones, ni estamos ante un culebrón o drama con moralina como Brothers and Sisters. Esta es una serie tirando a indie que mezcla la red de interrelaciones tipo Modern Family con el autodescubrimiento de Girls, y recuerda a la locura bondadosa de United States of Tara. Los personajes se expresan desde las imperfecciones, las torpezas con las que todos vivimos lo que nos gustaría ser, las verdades y mentiras. Y sobre todo el humor.

Esta es una serie tirando a indie que mezcla la red de interrelaciones tipo Modern Family con el autodescubrimiento de Girls con una gran labor del reparto.

El reparto hace una gran labor. Destacamos por supuesto al patriarca Mort/Maura (Jeffrey Tambor) que no cae en la menor estridencia interpretando a un personaje transgénero.  Choca lo bien que funciona su versión de lo andrógino, pese a no ser el primer actor en el que pensarías para travestirse. Sin tener apenas rasgos ni ademanes femeninos, consigue ser auténtico transmitiendo ante todo una comodidad absoluta en su “verdadera” piel. Otra roba planos es la hija menor, Ali (Gabi Hoffmann) a la que hemos visto en Girls y alguna que otra marcianada bordando el papel de la chica estrafalaria y algo triste.

Esta serie, patética y luminosa a partes iguales, nos brinda una historia sobre el descubrimiento de la identidad (de género, sexual, o sencillamente personal…) y la dura tarea de vivir con ello que la coloca sin duda entre los mejores estrenos seriéfilos del año.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »