Victòria D'Enric V, el precio del honor

Victòria D'Enric V, el precio del honor
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Victòria D’Enric V, el precio del honor

Victòria D’Enric V

Director:

Pau Carrió

Reparto:

Pep Ambrós, Laura Aubert, Javier Beltrán, Paula Blanco, Pau Carrió, Pol López, Albert Prat, Mima Riera, Maria Rodríguez, David Verdaguer, Arnau Vallvé.

Año:

2014

Duración:

105 min.

7.5

· 23 Octubre, 2014

La joven Kompanyia del Lliure demuestra una vez mas su versatilidad y precoz talento con una adaptación desnuda y muy viva del Shakespeare mas bélico. Si alguna vez has sentido que ganar lo es todo, aquí tienes una obra para preguntarte que demonios va mal contigo.

El Teatre Lliure de Barcelona celebra los 450 años del nacimiento del autor con una propuesta desnuda de artificio y joven, muy joven, de las andanzas y victorias del ambicioso y temperamental Enrique V. La idea es que guitarras, chelo y batería aúnen fuerzas con la palabra de los intérpretes y la entregada imaginación del espectador para, juntos, levantar de la nada una Inglaterra seca de victoria y una Francia bañada en sangre y guerra.

Victòria d’Enric V empieza donde acaba Enrique IV. Un desbocado y borracho joven Enrique deberá madurar bajo el peso de la corona que deja vacía su padre junto a sus mejores amigos y demostrar que es el rey que Inglaterra necesita. La herida que en él deja la desconfianza de su difunto padre marcará el devenir del rey y todos aquellos que lo veneran en el afán insaciable por conquistar Francia y demostrar su valía. Con esta premisa Pau Carrió articula una reflexión sobre el significado de la victoria y el precio que se paga por alcanzar la gloria, si es que existe alguna en el horror de la guerra. Los personajes que rodean a Enrique V serán arrastrados por las pulsiones imparables de este, llegando a contagiarse vivamente de ellas aunque con desigual recompensa cuando todos los soldados hayan caído. Si el premio de la victoria es el honor, mas de un espectador se preguntará si el tan anhelado honor tiene valor alguno.

Crítica - Victòria D'Enric V - Teatre Lliure 2

Para ello, un escenario cuadrado y negro que se eleva del suelo y enfrenta a tres bandas al espectador. En el, humo y nada mas. Victòria d’Enric V hace del vacío su mejor aliado y se entrega por completo al cuerpo y la voz de sus actores, que con su presencia y la acertadísima participación activa del propio Pau Carrió como narrador omnipresente nos animas a poner en marcha el imaginario y levantar grandes navíos y antiguas ciudades a merced de la trama. La guinda del pastel la pone la música de Arnau Vallvé que con mucha inteligencia y poca fanfarria remata la faena de enmarcar la historia y sus humores.

El momento álgido de la obra: una espectacular danza coreografiada entre charcos de agua y cuerpos luchando por levantarse y no ser vencidos.

Conscientes del peso de la palabra en cualquier Shakespeare que se adapte, Pau Carrió demuestra inteligencia al colaborar con Anna Rubirola, la cual nos obsequia con el momento álgido de la obra en una espectacular danza coreografiada entre charcos de agua y cuerpos luchando por levantarse y no ser vencidos. Si algún espectador estuviera perdiendo interés por lo que sucedía en escena, los ánimos volvieron a encauzarse con esta danza de muerte que encara la recta final de la historia.

Pero es la entrega de sus actores lo que levanta y reafirma esta obra. Comenzando por el propio Enrique V, un Pol Lopez certero en mostrar los impulsos y los deseos del joven rey que habrá de convertirse en hombre. Su cuerpo menudo y su voz ronca y a la vez aguda contrastan con el volumen de sus ambiciones. Lo escoltan el Capitán Pistola y Bardolf, David Verdaguer y Albert Prat, sin duda los reyes de la función. Juntos forman un tándem poderoso e intenso como ningún otro y devoran el escenario cada vez que se unen. El resto del reparto no se queda atrás: Laura Aubert hace un delicioso trabajo vocal para caracterizar a Nell y Fluellen, María Rodriguez conmueve con su joven e incocente paje, Javier Beltrán impone una vez mas con su simple presencia, Mima Riera sigue mostrando que es ágil y versátil como ella sola y forma un sólido menage a trois con Paula Blanco y Pep Ambrós.

En definitiva es una nueva muestra de treatro joven y lleno de inventiva que reafirma la promesa de esta Kompanyia del Lliure. Un Shakespare desnudo y sentido, enérgico y accesible.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »