Luz frágil: aunque no queramos, a todos se nos ve el plumero

Luz frágil: aunque no queramos, a todos se nos ve el plumero
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Luz frágil: aunque no queramos, a todos se nos ve el plumero

Luz frágil

Director:

Luciano Muriel

Reparto:

Juan Paños, Abel Guillot y Pablo Remiseiro

Año:

2014

8.0

· 23 Octubre, 2014

Cuando el arte está elaborado con mimo, bien hecho, se puede apreciar el cariño puesto en el proceso, se vislumbra que no hay nada al azar, y todo, tiene su lugar de una manera natural. Todo atiende al fin, al arte en sí, todas las piezas armonizan, todo encaja para deleitar al observador. Cuando el artista es un joven dramaturgo, se le añade una explosión de inmensa alegría al saber que el Teatro, en este país, no es un arte en peligro de extinción. El Arte no se extingue, ni que quieran.

Luciano Muriel es abulense, aún no llega a los treinta, escribe y dirige Luz frágil, estrenada en La Usina el pasado 9 de octubre. Ésta es su segunda criatura, una historia de amor y distancias. Un texto que explora el mundo de pareja y las inseguridades que genera el amor de manera magistral. Con un ácido humor y no falto de crítica a la cara superficial de las relaciones sentimentales de este siglo, también es un viaje, por el mundo LGTB. Se entienda o no, la obra, va calando al patio de butacas como una lluvia fina, de esas a las que no se le da importancia hasta que uno se siente empapado hasta los huesos. Nos permite reírnos de nosotros mismos, porque lo que vemos ya lo hemos vivido en nuestras propias carnes pero sin la suerte del protagonista de tener esa voz interior cara a cara.

Crítica - teatro - Luz frágil

Este proyecto, que se representó a nivel académico en la RESAD el pasado mes de junio, nos lleva al maravilloso diálogo entre Berto, interpretado por Juan Paños, y sus pensamientos más oscuros encarnados en La sombra, al que da vida Pablo Remiseiro. Berto evoca su relación con Manu (Abel Guillot), mientras mantiene su lucha contra todo por mantener ese amor vivo. Lo mejor es ir a verla, a verse reflejado y a disfrutar de esa maravillosa voz interior descarada, alocada y tan bien interpretada.

Limbo Teatro es una compañía joven como su troupe, con un bajo presupuesto la escenografía austera se comprende, aunque queda eclipsada por el trabajo actoral y el texto. Tendrán oportunidad de ver este montaje los jueves 23 y 30 de este mes en La Usina, otra de las pequeñas salas de Madrid que dan cobijo a obras que merecerían crecer por petición popular.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »