[Crítica] Loreak – Todo por unas flores

[Crítica] Loreak – Todo por unas flores
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Loreak – Todo por unas flores

Loreak

Director:

José María Goenaga, Jon Garaño

Reparto:

Josean Bengoetxea, Nagore Aranburu, Ane Gabarain, Gotzon Sanchez, Itziar Aizpuru, Egoitz Lasa, Itziar Ituño, José Ramón Soroiz, Jox Berasategui

Género:

Drama

Año:

2014

Duración:

99 min.

7.5

· 31 Octubre, 2014

El acertado subtítulo de esta película “Son sólo flores” juega con la ironía de lo aparentemente diminuto de su propuesta. Este es un film que cultiva una historia humilde, de estética depurada y preciosista, en torno a algo tan efímero e indoloro como unas flores. De ahí se ramifica en deseos, rencores y torpezas humanas, y crece hasta convertirse en una fuerte y sólida declaración vital. Todo por unas flores.

La primera película íntegramente hablada en Euskera que se presenta a la sección oficial del Festival de Donosti tiene como protagonistas a tres mujeres: Ane (Nagore Aranburu), Tere (Itziar Aizpuru) y Lourdes (Itziar Ituño). La interpretación de estas damas vascas, y la cariñosa descripción por parte de sus directores de una feminidad discreta, nada exuberante, es uno de los puntos fuertes del film.

Sin embargo, el núcleo duro de su historia atañe a cualquier ser humano, sea cual sea su sexo o condición, puesto que enseña como sobrellevar la pérdida, una difícil lección vital. La pérdida en todas sus acepciones sobreviene a unas mujeres para las que un ramo de flores lo es todo en horas bajas. La mera aparición de un ramo de flores de parte de un desconocido las conmocionará, las enfrentará y revelará verdades que no sabían de sí mismas. Y la superación de sus pérdidas será para cada una de ellas un camino diferente, con más o menos desvíos.

Crítica - Loreak, Itziar Ituño

El film dirigido por Jon Garaño y Jose Mari Goenaga es preciso y elegante en su descripción de los diferentes estados emocionales y vitales de las mujeres. Tiene un pulso narrativo de acero, contenido y detallista, pero contundente en sus resultados.  Juegan con el leitmotiv floral de su film, y aprovechan al máximo las analogías respecto al dolor desenterrado, al marchitar de la vida, y el florecer de una nueva…

Loreak puede resultar sosa y relamida para un espectador poco atento, pero detrás de su belleza hecha de timidez y pudor femenino, se esconden pasiones encendidas: celos, odio y desgarro. Ellas, como si se tratase de especies florales en diversos estados de maduración, viven sentimientos sutiles pero bien enraizados.

El film explora a través del regalo sencillo de unas flores la idea de dedicación incondicional, de amistad y de memoria. Realizar una ofrenda simbólica como esta eleva el espíritu. A través de ella nos encomendamos y hacemos homenaje a aquello o aquellos que creemos que lo merecen. Una entrega de flores es una declaración de intenciones, que puede significar la guerra o el milagroso hallazgo de la paz con uno mismo. Y, todo, por unas flores.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »