[Crítica] La Desaparición de Eleanor Rigby - All the lonely people

[Crítica] La Desaparición de Eleanor Rigby - All the lonely people
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] La Desaparición de Eleanor Rigby – All the lonely people

La Desaparición de Eleanor Rigby

Director:

Ned Benson

Reparto:

Jessica Chastain, James McAvoy, Viola Davis, William Hurt, Isabelle Huppert, Ryan Eggold, Bill Hader, Ciarán Hinds…

Género:

Romance, drama

Año:

2014

Duración:

119 min.

6.0

· 3 Octubre, 2014

Una chica que lleva el nombre de una canción de los Beatles se esfuma, como el amor que sentía, como su propia identidad, como la vida perfecta… Con esa sensación de vacío de una de las odas más melancólicas del pop (una canción dedicada a la gente solitaria y a una mujer cuya tumba nadie fue a visitar) se enmarca el tumultuoso – y bastante presuntuoso- romance de McAvoy y Chastain.

Esta película surge de una iniciativa personal de la actriz Jessica Chastain y un grupo de amigos que producen el film. Entre ellos también se cuenta el director novel Ned Benson que realiza aquí su ópera prima. Cabe destacar que la forma de esta historia – el montaje- era una parte esencial del concepto original y prometía convertirse en una película diferente. En un principio el film era un díptico: la misma historia se tenia que contar en dos cintas de hora y media. Una desde el punto de vista del chico se subtitularía Him, otra desde el de la chica, Her.

Esta propuesta curiosa daría un enfoque más poético, una idea del amor como dos percepciones cruzadas, y reforzaba el título La desaparición de…puesto que a ella no la veíamos apenas en la primera parte. Y sencillamente, parece más interesante que la versión que llega a los cines subtitulada como Ellos, una película al uso sobre el amor y el desamor. Su distribuidor, Harvey Weinstein, no debió encontrar vendible la idea y cambió la intención del conjunto. Las dos obras primitivas, estrenadas en exclusiva en el festival de Toronto, se distribuirán solamente en salas especializadas de arte y ensayo.

La versión para cines arrastra las consecuencias de ser un “remontaje” de secuencias que no debían ir juntas. Aún así, la buena labor de los actores sostiene la mayoría del film, en particular una Jessica Chastain que es un auténtico animal fílmico, con un instinto y carisma evidentes, también un James McAvoy enternecedor. Sin embargo, el plantel de secundarios está para hacer bonito: Isabelle Huppert, William Hurt y Viola Davis interpretan a sabios consejeros, pero el efecto de sus palabras es descafeinado cuanto más.

Review - The Disappearance of Eleanor Rigby - Chastain y Davis

Es difícil analizar la película sabiendo que se trata de “un frankenstein reensamblado”, no dejamos de imaginar como serían las otras dos películas virtualmente inéditas. Diremos que los flashbacks en los que la pareja está junta sirven como el único alimento para entender que una vez hubo amor entre estas dos personas, y un amor particularmente espontáneo y apasionado. Qué bonita hubiese sido una película sobre ese amor en ciernes…

No obstante, sus vagabundeos actuales aportan más bien poco. Son secuencias tristes, intentos vanos de encontrarse a sí mismos o al otro. Hay una intención de retratar justamente la falta de rumbo existencial de los protagonistas, pero en su actitud depresiva, autocomplaciente y cliché lo que se pierde es la atención del espectador. Otros momentos son clásicos recursos de comedia romántica, contando con unos supuestos personajes secundarios enérgicos. Sí nos place entre ellos el bueno de Bill Hader, básicamente porque su personaje tiene entidad más allá de expeler consejos.

Una “bella película triste” que no recomendamos ver si acabas de quedarte solo o sola. O sí, si lo que quieres es una llorera catártica.

Particularmente discutible es cómo se trata la razón por la que esta pareja perfecta se separa, ya que en un intento de ser políticamente correcta o respetuosa con sus personajes, la narración se vuelve demasiado misteriosa respecto al dato en sí – la mitad de la película piensas que Eleanor ha tenido una crisis personal – . Cuando se revela la verdadera causa, el espectador entiende por fin la dureza del asunto, pero curiosamente (y quizá esto deba entenderse como la opinión de un latino) casi parece que los personajes se lo han estado tomando de forma demasiado fría y cerebral.

Con todas sus imperfecciones y salvedades, esta es una “bella película triste” sobre una pareja y sus vaivenes. No recomendamos verla si acabas de quedarte solo o sola, o sí, si lo que quieres es una llorera catártica.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »