[Crítica] Boyhood - Tell me, ¿Cómo te ha ido?

[Crítica] Boyhood - Tell me, ¿Cómo te ha ido?
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Boyhood – Tell me, ¿Cómo te ha ido?

Boyhood

Director:

Richard Linklater

Reparto:

Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke, Lorelei Linklater, Jordan Howard, Tamara Jolaine, Zoe Graham, Tyler Strother…

Año:

2014

Duración:

165 min.

10

· 14 Octubre, 2014

El cielo diurno. El niño que lo mira tumbado en la hierba. Los compases iniciales del Yellow de Coldplay. Sabemos que la película abarca doce años de historia… ¿seguirá la trayectoria del grupo? No, respira tranquilo: no suena Viva la vida en el clímax. Y confiésalo: Yellow te ha puesto algún pelete de punta.

Porque las canciones que oímos hace años tienen el doble poder de revivir el pasado y de decirnos lo viejos que somos. Y Boyhood (Richard Linklater, 2014), premio FIPRESCI a Mejor Película, Mejor director en la Berlinale, tiene la misma ambivalencia: es presente perpetuo y pérdida continua. El niño tumbado es Mason Jr. (Ellar Coltrane), y su actitud contemplativa y reflexiva es la que adoptamos para toda la película (pocas frases oímos que escapen a su presencia). Ya hemos visto, en televisión sobre todo, a actores crecer con sus papeles. Pero Boyhood no funciona como un Cuéntame Redux (¿qué tal un resumen en tres horas de las aventuras de Carlitos Alcántara? ahí lo dejo, señores de Grupo Ganga). No es una sucesión de episodios cuidadosamente custodiados durante años que ahora se estrenan a la vez. Es otra cosa; una experiencia de visionado sumamente peculiar por las decisiones de Richard Linklater, guionista y director, respecto al tratamiento del paso del tiempo y la forma dramática.

Hay una perfecta continuidad estilística y de montaje que no deja adivinar el plazo transcurrido entre secuencias (¿un día, una semana, un año?) más que por el cambio físico de los actores (excepto en el caso del perenne Ethan Hawke, que al final tiene que dejarse bigote para envejecer un poquito). De ahí esa temporalidad ambivalente a la que me refería antes —flujo ininterrumpido y cambio constante (de situación, de amigos, de emociones)— y que Carlos F. Heredero describe muy bien .

Crítica - Boyhood - Cambio físico Ellar Coltrane

Por otra parte, el guion evita el subrayado dramático de conflictos o giros argumentales. Ni Mason Jr. simboliza la trayectoria de la nación, el 11-S, Irak u Obama se cuelan en la película sólo de forma tangencial, ni las escenas a las que asistimos, son hitos emblemáticos de la transformación o crecimiento del personaje. Esa aparente anarquía en la selección de los hechos filmados consigue precisamente una sensación de vida auténtica, de que sí que han ocurrido realmente esos meses elididos de la narración. Tema de estudio aparte es la intensa sensación de reconocimiento que cualquier españolete siente al ver en pantalla situaciones y escenarios yankis. Y ahí volvemos a la comparación con las series: porque en menos de tres horas, Mason Jr. y compañía (en especial esa madre encarnada por Patricia Arquette: pienso pasarme el mes de febrero con una camiseta que pida el Oscar para ella) nos resultan tan cercanos y queridos como Ross, Rachel y el resto de Friends a lo largo de los años.

Nos vemos volcados en la película; sentimos una implicación personal que va más allá de toda explicación

Y sí, corazones, me permito ponerme cursi y usar la primera persona del plural porque parece que somos más los que salimos de Boyhood conmovidos que quienes se aburren soberanamente porque no pasa nada, que también los hay. Nos vemos volcados en la película; sentimos una implicación personal que va más allá de toda explicación y cada cual la vive de una forma, más dulce o amarga según nuestras vivencias y lazos familiares nos atraigan a uno u otro aspecto de la trama. Dudo que Linklater pudiera prever semejante efecto al idear el proyecto, pero parece que en algún momento se dio cuenta: en el tramo final, Mason Jr. dirige por un instante el objetivo de su cámara fotográfica al objetivo de la cámara desde la que lo observamos: también somos nosotros, espectadores, los retratados.

¿Es mucho pedir otros doce años de rodaje y el estreno de un Adulthood para 2026? ¡Porfa, Richard!

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »

    Lo que dicen de nosotros »

  1. Bitacoras.com 17 Octubre, 2014 at 09:13 - Reply

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: El cielo diurno. El niño que lo mira tumbado en la hierba. Los compases iniciales del Yellow de Coldplay. Sabemos que la película abarca doce años de historia… ¿seguirá la trayectoria del grupo? No, respira tranquilo: no suen..…