Series: Constantine, condenado al infierno

Series: Constantine, condenado al infierno
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Constantine: condenado al infierno

Por · 28 octubre, 2014
Constantine: condenado al infierno

Los cómics parecen haberse convertido en fuente inagotable de negocio para las cadenas de televisión. Series como “The Walking Dead”, “Arrow”, y “Agents of S.H.I.E.L.D” son buenos ejemplos de productos que ya han encajado a la perfección con el público de masas.

Preacher, iZombie, Lucifer y Daredevil serán algunas de las muchas propuestas que vean la luz a lo largo del próximo año. Pero centrémonos en el presente. En lo que llevamos de inicio de temporada podemos contar hasta 3 estrenos pertenecientes a este género -coinciden, además, en formar parte de DC comics-: Gotham, The Flash y la que hoy merece nuestra atención, Constantine.

Resulta verdaderamente complejo no establecer las relaciones y semejanzas directas –así como posibles incoherencias- con la obra original; sin embargo, procuraremos huir de este debate y tratarlo como lo que es, un prometedor serial de estreno. John Constantine, exorcista y maestro de las artes oscuras (o detective sobrenatural, al gusto del consumidor), abatido por los últimos acontecimientos de su vida, decide alejarse de su compleja profesión. Una amenaza demoníaca le avisa de que su próximo objetivo es dar muerte a la hija de un viejo amigo, lo cual supone la ruptura de este retiro y la vuelta a su ejercicio de combatir demonios. El arranque del piloto es, cuanto menos, todo lo espectacular que podría esperarse de este “antihéroe. Los efectos especiales están a la orden del día, y debemos reconocer que todo lo que sean símbolos ocultistas y mucho parloteo convocador en latín, a los amantes del más allá nos encanta.

Constantine - Crítica - series

Los efectos especiales están a la orden del día, y debemos reconocer que todo lo que sean símbolos ocultistas y mucho parloteo convocador en latín, a los amantes del más allá nos encanta

La tormentosa vida personal del protagonista se irá desvelando de forma natural, por medio de diversos detalles que dibujan su esencia, y permitirán así comprender que se trata de un hombre condenado al averno que lucha contra demonios en pos del bien y así ganarse su propia exculpación. Es de imperiosa necesidad destacar que uno de los responsables de esta creación es David S. Goyer –junto a Daniel Cerone-, hombre muy certero en este género que ha trabajado mano a mano incluso junto al maestro Nolan en varias ocasiones, como por ejemplo en la extraordinaria trilogía de Batman, llevada a la gran pantalla. Como se puede imaginar, esta serie es un proyecto muy medido, bien cuidado, y que, por supuesto, cumple con todas las expectativas como producto comercial.

Tal es su consistencia, que la interpretación queda relegada a un nivel inferior –sin desmerecerla-. Matt Ryan (John Constantine) y Lucy Griffiths (Liv Aberdine) llevarán a cabo esta lucha por medio de, esperamos, un compacto desarrollo y una genial realización técnica, con la ayuda del inseparable Chas, encarnado por Charles Halford y el ángel “vigilante” Manny, al que da vida Harold Perrineau.

Definitivamente, Constantine es una de las grandes apuestas de la temporada. No demoréis mucho vuestra bajada a los infiernos.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »