[Crítica] La Entrega (The Drop), Bob vs. la mafia

[Crítica] La Entrega (The Drop), Bob vs. la mafia
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] La Entrega (The Drop), Bob vs. la mafia

La entrega (The drop)

Director:

Michaël R. Roskam

Reparto:

Tom Hardy, Noomi Rapace, James Gandolfini, Michael Esper, Lauren Susan, Erin Darke, Morgan Spector, Chris Sullivan, Michael Aronov…

Año:

2014

Duración:

106 min.

8.0

· 30 Septiembre, 2014

La entrega es un thriller austero, con un ritmo lento y autoconsciente, que se centra en las víctimas colaterales de la mafia. Bob (Tom Hardy) es un barman algo bobo y bonachón, trabaja para su primo y jefe Marv (James Gandolfini) regentando un bar que sirve a la mafia para mover dinero negro. El bar, y sus vidas, no les pertenecen realmente…

Con tan solo un largometraje en su haber -la bien acogida Bull Head– el cineasta belga Michaël R. Roskam se lanza a la producción estadunidense en su segundo largometraje. Adapta Animal Rescue, un relato corto de Dennis Dehane, autor de obras que han dado como resultado Mystic River , Adiós, Pequeña, Adiós o Shutter Island y que ya ha recibido el premio al mejor guión en el reciente Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

El film funciona más como una descripción de un entorno marcado por la presencia del crimen organizado, que como una trama en movimiento. En ese sentido está bien respaldado por una tradición cinematográfica en que las pelis sobre gánsteres siempre implicaban una lectura sociológica, en la medida en que la mafia establece una estructura social ilegítima.

Crítica - La Entrega - The Drop - Tom Hardy, Bob

Pero quizá ha sido un error de concepto cambiar el titulo Animal Rescue por La Entrega ya que da la impresión de ofrecer una acción más vertiginosa que no llega. De hecho cuando el film explota, lo hace de forma contenida y parca. El título original hacía además alusión a un doble sentido y principalmente a la necesidad de un “rescate animal”, es decir, cargado de pura fidelidad y un amor en bruto, como el que tiene un perro. De ahí que el alma de la historia resulta ser un cachorro que Bob encuentra en la basura de Nadia (Noomi Rapace) y que destapa lo que realmente todos los personajes están buscando. “Su alma estaba hibernando y el perro la trae de vuelta” afirma Roskam. Es un humilde regreso a la inocencia, un tiempo perdido en el que tener un bar, un novio, o un perro no implicaba estar sometido a violencia y amenazas. Eso al parecer, no es posible hoy.

Estamos pues ante un compendio de personajes perdedores y desconfiados y Roskam cuenta con un reparto más que competente para darles forma. Tiene nada menos que la última interpretación y regalo al mundo de James Gandolfini antes de su muerte, a la siempre certera Noomi Rapace – un “ángel roto” según asegura el director- y sobre todo a un sorprendente y casi irreconocible Tom Hardy.

El personaje del barman confirma a Hardy como uno de los mejores actores actuales, en una de las obras mas inteligentes estrenadas recientemente

El personaje del barman confirma a Hardy como uno de los mejores actores actuales. Bob es un héroe que solo tiene una inusitada inocencia y código ético como armas. Dentro de un mundo sucio y mentiroso consigue conservar algo de niño y se enfrenta con la mafia y con ese despreciable personaje de Deeds, una bomba de relojería andante. Sin embargo, tiene muchísimas mas capas de lo que aparenta y el film se puede entender como una máscara sobre su protagonista, que se va agrietando y de la que no sabemos todo hasta el final, salvo por pequeños indicios que coloca Roskam.

En definitiva, un relato sobre el crimen muy centrado en la psicología de los personajes, y con tantos momentos tan elegantes y bien resueltos que la convierten en una de las obras mas inteligentes estrenadas recientemente.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »