Ligeros de equipaje: El exilio desde la voz de los cobardes

Ligeros de equipaje: El exilio desde la voz de los cobardes
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
Ligeros de equipaje: El exilio desde la voz de los cobardes

Ligeros de equipaje

Director:

Jesús Arbués

Reparto:

Javier García, Pedro Rebollo

Año:

2013

Duración:

80 min.

7.5

· 24 Julio, 2014

El emblemático barrio de El Raval acoge en su teatro por penúltima vez esta función perteneciente a “Producciones Viridiana”, que lleva a sus espaldas muchos meses de representación desde finales de 2013.

Una sala pequeña en la que somos pocos los asistentes, en una tarde donde ha empezado a llover y que tras el telón esconde un austero decorado formado por un montón de maletas y equipaje promete ser, sin duda, un acontecimiento sombrío. Nuestras pesquisas se confirman con brevedad. Ligeros de equipaje ofrece una historia que hiela la sangre, pues asienta sus bases en la conversación entre un abuelo y su curioso nieto que ansía conocer la historia de su exilio durante la guerra civil. Por una vez, la voz que nos cuenta la “aventura” no es la de un héroe ni la de un villano, sino la de una persona, como tantas miles, que aterradas por el miedo no encontraron mejor opción que huir con la esperanza de regresar algún día. La de un cobarde, podrán pensar. Pero la de un cobarde que, por suerte, ha sobrevivido para hacernos llegar los testimonios de todas aquellas personas de las que seguro hemos visto alguna imagen pero de la que jamás conoceremos sus nombres y apellidos, porque han pasado a ser parte inerte de nuestra historia.

Producciones Viridiana - Ligeros de equipaje - crónica teatro

El calor para enfrentar este frío impasible viene de la mano de Pedro Rebollo y Javier García, quienes además de interpretar a estos dos familiares, durante la puesta en escena intercambian distintos roles para poder hacernos llegar los distintos testimonios, basados además en hechos reales. Cada maleta o baúl que se abre, deja al descubierto dolor, impotencia y hambre de olvido. De repente, la sencilla puesta en escena cumple con la norma “menos es más” y permite que los dos protagonistas nos lleven de la mano a conocer cada historia, cada herida, cada consecuencia del exilio. Emocionante y profundo trabajo de interpretación por parte de ambos.

En definitiva, otra mirada hacia el pasado de todos. Pero no la mirada de siempre: esa de buenos y malos, de medallas y castigos. Se trata de una perspectiva que procura acordarse de aquellos que aún no han tenido –o no han querido tener- voz. Sin más ambición que la de no permitir que tantas historias queden injustamente en el olvido, Jesús Arbués escribe y dirige esta invitación a que seamos nosotros mismos los que juzguemos si estamos cansados de remover el pasado, o si es necesario que la memoria siempre se mantenga viva, para que aprendamos de los errores del ser humano. Pero sobre todo, nos demuestra que la historia no solo la escriben aquellos que tienen la capacidad de compartir su dolor, sino también aquellos que prefieren guardarlo en lo más profundo de sí mismos.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »