[Crítica] El Amanecer del Planeta de los Simios: un mono lidera la taquilla veraniega

[Crítica] El Amanecer del Planeta de los Simios: un mono lidera la taquilla veraniega
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] El Amanecer del Planeta de los Simios: un mono lidera la taquilla veraniega

El amanecer del planeta de los simios

Director:

Matt Reeves

Reparto:

Andy Serkis, Jason Clarke, Gary Oldman, Keri Russell

Año:

2014

Duración:

110 min.

9.5

· 23 Julio, 2014

¿Quién podría pensar que un remake-precuela de la saga del Planeta de los Simios podría ser siquiera pasable? Sin embargo, El Origen del Planeta de los Simios (Ruper Wyatt, 2011) sorprendió a todos por su buen hacer a la hora de sentar las bases de una nueva historia que entendía el conflicto mono/hombre como algo realista y complejo, en lugar de caer en el ridículo. Aún más sorprendente, ahora se estrena la segunda parte y supera en todo a su antecesora. Incluso nos atrevemos a decir que será el mejor de los productos comerciales del verano.

Su director, Matt Reeves (Monstruoso, Déjame entrar) nos regala un blockbuster triunfal que equilibra a la perfección efectos y desarrollo de personajes. Se trata de un espectáculo intenso y satisfactorio de acción con secuencias a la altura de Coppola o Scorsese. Pero también es un drama centrado en sus protagonistas que consiguen ser creíbles -pese a que la mayoría son monos- rozando niveles de tragedia shakespeariana.

El actor principal de El Amanecer del Planeta de los Simios no es humano ni por asomo -aquí ya no hay confusión posible con el guapo de James Franco-. Desde el primer plano de la cinta se señala al mono más evolucionado de la Tierra, César (Andy Serkis), como el héroe indiscutible de la saga. Después de su desengaño con los humanos en la primera película, le vemos ahora como un líder fuerte y sabio al que le esperan no pocos problemas.

Crítica - El amanecer del planeta de los simios - Andy Serkis

Los primeros 15 minutos nos sumergen de lleno en la idiosincrasia del nuevo mundo que han creado los simios para sí mismos, y solo de pronto, y como una intrusión en un mundo relativamente estable, aparece el primer hombre en escena. Los humanos están en vías de extinción, sólo les quedan los últimos coletazos y están desesperados. Mientras, César ha cultivado una nación, y ha implantado valores básicos de familia, unión y progreso entre los primates. Es particularmente interesante su papel como padre del joven Ojos Azules, no siempre de acuerdo con el dominio de su padre cuando las leyes se empiezan a desmoronar y las fidelidades se ponen a prueba.

La película logra esquivar todos las posibles ideas simplistas respecto a la enemistad de humanos y simios. Reconoce virtudes y defectos en ambos bandos y se centra en las complicaciones del liderazgo de César, así como las dudas de los cabecillas humanos en busca de una fuente de energía para sustentarse (Jason Clarke, Gary Oldman). Esta película separa definitivamente a las dos especies, pero también las descubre como profundamente similares. Ambas quieren sobrevivir, aman, sufren, se corrompen, traicionan…

Crítica - El amanecer del planeta de los simios

Visualmente, la película no solo tiene buena factura sino que da algunas de las secuencias cinematográficas mejor pensadas del cine actual. Hecha con inteligencia y gusto, transmite la escalofriante maldad de Koba, haciéndose el tonto para matar, su sed de sangre desbocada (subido a un tanque) o la urgencia de Jason Clarke, en un plano secuencia durante una escaramuza… entre otras muchas.

En conclusión, el principio prometedor que fue El Origen del Planeta de los Simios ha eclosionado en esta gran película de ciencia ficción que es lo que El Imperio Contraataca a La Guerra de las Galaxias. Es imposible no emocionarse con estos simios buscando crear un lugar seguro y justo, a pesar de los obstáculos externos e internos. No dudamos que además la saga continuará, y que cada vez nos entregará una ración más imperial de puro mono.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »