[Crítica] Hermosa Juventud, la generación que sobrevive

[Crítica] Hermosa Juventud, la generación que sobrevive
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Hermosa Juventud, la generación que sobrevive

Hermosa Juventud

Director:

Jaime Rosales

Reparto:

Ingrid García Jonsson, Carlos Rodríguez, Juanma Calderón, Inma Nieto, Fernando Barona, Torbe

Año:

2013

Duración:

100 min.

7.0

· 5 Junio, 2014

En su última película, el director Jaime Rosales inmortaliza con aspereza la realidad de la Hermosa juventud española actual, la que antes de vivir tuvo que aprender a sobrevivir. 

Natalia y Carlos (Ingrid García Jonsonn y Carlos Rodríguez) son una joven pareja que vive en el extrarradio de una gran ciudad, sin futuro y sin apenas presente. Ella tiene por la malsana costumbre de no levantarse de la cama antes de las dos de la tarde. Él recoge los escombros de una obra, metáfora de la gran debacle económica española, por 10 euros la hora. Se enfrentan a un futuro que les niega la oportunidad de prosperar, por ello acuden a un casting porno para grabar una escena amateur y sacar un poco de dinero que les permita para salir adelante.

La vida pasa lenta, muy lenta, para los jóvenes de la España de la crisis. Fiel a su estilo crudo y parsimonioso, Jaime Rosales, posiblemente el cineasta social español con más repercusión fuera de nuestras fronteras – pese a ser prácticamente desconocido para la inmensa mayoría de españoles, si obviamos el éxito de La soledad – retrata a su manera el sedentarismo social que vive nuestro país. Con una mirada casi documental, que navega entre la compasión y el respeto, Rosales da voz a los damnificados de esta gran recesión, a una generación, la nuestra, que lucha por encontrar la dignidad siempre ha creído poseer, aunque sea vendiéndola al mejor postor.

Hermosa Juventud Jaime Rosales Festival de Cannes

Hermosa juventud es una película necesaria, un documento histórico en el que Rosales, como de costumbre, capta el alma de un contexto social reduciéndolo a la mínima expresión. La grandeza se rinde ante el minimalismo narrativo, y Rosales pone de manifiesto otra vez que en la época de vacas flacas hay que exprimir el ingenio: para ahorrar tiempo de grabación y reducir costes de producción,  vivimos el embarazo de Natalia y sus primeros meses de exilio mediante una conversación de Whatsapp y su hija crece entre conversaciones de Skype.

Una de las mayores sorpresas de esta película, que fue seleccionada en el Festival de Cannes 2014 dentro de la sección Una cierta mirada, la conforma su elenco, encabezado por una sorprendente Ingrid Garcia Jonsonn que embelesa con su agridulce interpretación, forjada a través de diálogos y situaciones improvisadas gracias al planteamiento realista de la narración por parte del director. Gracias a ello, la magia sucede y por instantes olvidas que aquello que ves es ficticio.

Una película con tintes de neorrealismo italiano, dura pero de obligada revisión para los amantes del cine crítico. La película que deberías mostrar a tus nietos para que entienda cómo fue tu juventud en aquella España agria de principios de milenio en la que soñar era demasiado caro.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »