Salem: clichés en forma de “Abracadabra”

Salem: clichés en forma de “Abracadabra”
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Salem: clichés en forma de “Abracadabra”

Por · 15 Mayo, 2014
Salem: clichés en forma de “Abracadabra”

Reconozcámoslo. Sentimos especial debilidad por lo sobrenatural, por esa delgada línea que separa el bien del mal. Nos sentimos inexplicablemente atraídos por la idea de poder jugar con el dolor, la vida y la muerte. Muestra de ello es la continua recurrencia a los poderes sobrenaturales y las criaturas mágicas y terroríficas que sirven como argumento para elaborar productos de ficción. Hoy vamos a referirnos a la figura todopoderosa por excelencia: las brujas. Concretamente, a “Salem”.

Salem es la primera serie original que la cadena WGN America ha producido de motu proprio. Si bien su tráiler y sus teasers son dignos de un sonoro “¿Hola? ¿Me vas a contar la historia de Salem? ¿Nos vamos de caza de brujas? Traedme pala y antorcha. ME APUNTO”, una vez que nos ponemos a ver la serie, resulta no ser más que una fosa común atestada de clichés. Una promesa de amor incumplida, una bruja que se debate entre llevar a cabo su misión sin perder el liderazgo y el amor de su vida, un cura que peca más que predica, y una pobre muchacha poseída por el diablo, son alguno de los ejemplos que nos vamos a encontrar en esta región de Massachusetts ambientada en el siglo XVII, donde se realiza una adaptación libre de los hechos que acontecieron durante aquella vorágine de persecuciones y ejecuciones.

Sin embargo, dentro de todos estos clichés, la serie hace el intento de ser honesta. Se presenta como una mezcla de drama y thriller –menos mal, porque si la llegan a calificar como terror, hubieran sido grandes las risas- y hace un correcto trabajo técnico, donde resulta realmente atractiva su estética, que procura combinar una escenografía de época con tintes contemporáneos. Es de casi obligación moral destacar la calidad de sus créditos de inicio acompañados por el sonido de Marilyn Manson –algún acierto tenía que haber-.

Crítica Salem serie, clichés en forma de abracadabra 2

Con respecto al reparto de la serie, solo puede apuntarse que exceptuando el trabajo de Janet Montgomery como la temible Mary Sibley, el resto de actores acompañan en armonía la ligereza de la serie. Quizás otros momentos interesantes vengan de la mano de Elise Eberle cuando su personaje, Mercy Lewis, es víctima de las posesiones por parte de las brujas, pero poco más. Todo en general se limita a la corrección, tanta que abunda el aburrimiento.

En síntesis, pueden encontrarse en esta serie muchas similitudes con The Walking Dead, ya que tras toda la fachada y las buenas intenciones, no se esconde más que un culebrón donde los conflictos de intereses son los verdaderos protagonistas, y no el morbo que nos parecían prometer en un primer momento. Así pues, tras la incierta tercera temporada de American Horror Story, y el quiero y no puedo de Salem, no nos queda más remedio que seguir esperando una buena nueva historia de brujas que logre quitarnos el sueño.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »