La Caja B: agua, por favor. The Zambia Project

La Caja B: agua, por favor. The Zambia Project
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

La Caja B: agua, por favor. The Zambia Project

Por · 7 mayo, 2014
La Caja B: agua, por favor. The Zambia Project

El agua potable es una de las principales necesidades del ser humano para garantizar su salud y por ende, su vida. Tomar conciencia de nuestros privilegios y derroches es el primer paso para poder servir de ayuda  a aquellas personas que realmente carecen de lo esencial para poder vivir.

Si estás leyendo ahora este artículo significa que de alguna forma estás conectado a internet. Lo que para ti resulta algo “normal” en tu día a día, para muchas otras personas en el mundo, por desgracia, puede ser inalcanzable. Es más, vivimos en un país desarrollado y eso supone que disponemos de los recursos necesarios  para nuestra supervivencia y contamos con un sinfín de avances en todos los campos que facilitan nuestra vida. Y aún así, seguramente algunos de nosotros no estamos conformes con aquello  que poseemos.

¿Recuerdas alguna ocasión en la cual en tu comunidad se realizaran cortes de agua? ¿Puedes acordarte de cómo viviste ese momento? Quizás fuiste precavido y tuviste oportunidad de almacenar algunos litros para poder realizar las tareas más básicas como beber, lavarte, fregar o cocinar. Puede que seas de los que ahorran agua cada vez que hacen uso de ella si en algún momento tomaste conciencia de su importancia gracias a alguna campaña de publicidad en épocas de sequía… Derrochamos, despilfarramos y gastamos más de lo que necesitamos; eso es una realidad. La otra es que aún hay países en nuestro planeta en los que ni siquiera existen los recursos más básicos como el agua potable. ¿Te has planteado qué sucedería si cada vez que tuvieras sed o si cada vez que fueras a asearte o a cocinar, el agua no estuviera disponible?

Según datos de Naciones Unidas, 884 millones de personas viven sin acceso al agua potable en el mundo y 2.600 millones no cuentan con los servicios mínimos de saneamiento. Aunque es cierto que la participación comunitaria ha venido aumentando en los procesos de agua potable y saneamiento básico, aún falta mucho para que las comunidades puedan generar la suficiente capacidad de gestión que garantice el funcionamiento y la sostenibilidad de los sistemas.  En algunos países de África como Mali, Ghana, Zimbabwe, Zambia o de América del Sur existe un IDH (Índice de Desarrollo Humano) extremadamente bajo debido a la desnutrición, hambrunas, grandes epidemias y crisis humanitarias; es imposible hacer frente a estas situaciones y en algunos casos sus continuas guerras civiles les llevan a no tener gobiernos en condiciones de dirigirlos. No consiguen gestionar sus propios recursos por capacidad insuficiente o porque les han sido expoliados por países de mayor capacidad económica.

Gracias a organizaciones no gubernamentales como World Vision algunos de estos países están consiguiendo entrar en una vía de desarrollo sostenible. World Vision es una organización internacional sin ánimo de lucro que, con su gran labor humanitaria y su esfuerzo, llevan trabajando por los niños y las familias más pobres desde 1950. Como otras ONG´s, luchan contra la pobreza a través de programas de desarrollo a largo plazo y sostenibles. Actualmente esta organización se encuentra presente en 98 países y gracias a las ayudas de las personas que contribuyen en sus proyectos como padrinos, socios o donantes, pueden llevar ayuda a más de 4 millones de niños en todo el mundo. Proyectos como The Zambia Project nos hacen conscientes de la pobreza y las necesidades que imperan por desgracia aún en muchas partes del mundo.

El agua potable es una prioridad. Con ella se evita la desnutrición y enfermedades como la diarrea, garantizando así la salud y asimismo, la educación, puesto que los niños y en especial las niñas deben caminar entre dos y tres kilómetros incluso hasta tres veces al día para conseguir agua potable, lo que hace que no puedan asistir al colegio. Y ni siquiera esto garantiza que el agua sea limpia, pues muchas veces está contaminada. La reacción de estos niños al tener agua potable es toda una lección de moralidad para el ser humano: ríen, corren, bailan y muestran su alegría en agradecimiento a esta labor tan importante. Se sienten felices por tener algo que para nosotros pasa desapercibido. Ayudar a estos niños también está en nuestras manos y con nuestra colaboración se pueden alcanzar grandes logros como este o ayudar en la lucha contra la pobreza, la salvación de vidas durante situaciones de emergencia y la ayuda humanitaria.

World Vision The Zambia Project

Trabajar para que los gobiernos cambien las leyes y las medidas de protección o de ayudas específicas que puedan mejorar la calidad de vida de las personas más necesitadas es el fin de las ONG´s. Existen además voluntarios trabajando desinteresadamente y que juegan un papel esencial y, por supuesto, formar parte de este trabajo está a tan sólo un “click” y puede salvar muchas vidas. Desde la página web de las principales ONG´s como World Vision o Manos Unidas es posible realizar nuestra colaboración o donación para poner en marcha y continuar la labor de proyectos de ayuda que incluyen educación, atención médica y acceso al agua potable.

debe existir una transparencia demostrable fundamental para que los donantes conozcan de la forma más detallada posible el destino de su ayuda y el impacto que ha generado

Sin embargo, a la hora de prestar ayuda existe una “desconfianza” en algunos aspectos respecto a las ONG´s  generada más bien por el desconocimiento: muchos donantes dudan de qué tipo de organizaciones son más efectivas y lo que más suele preocupar es qué parte del dinero recibido de los donantes se destina a tales fines. En palabras de Claudia Patricia Moreno, coordinadora de comunicación y marketing on-line de World Vision, debe existir una transparencia demostrable fundamental para que los donantes conozcan de la forma más detallada posible el destino de su ayuda y el impacto que ha generado. Es primordial que las cuentas  sean auditadas y publicadas posteriormente por cada organización y debe cumplirse el decálogo de buenas prácticas y transparencia al 100%; también es importante publicar una memoria de actividades donde se informe del destino de los fondos y del impacto de la ayuda;  los padrinos y donantes pueden ir en cualquier momento a visitar los proyectos y, además,  como en el caso de World Vision, la diferencia reside en que todo esto no pase por manos de otras empresas sino que ellos mismo gestionen propiamente el control claro y directo a la vez se trabaje con personal local de cada comunidad, fomentando así el empleo en cada país, lo que hace que los proyectos cada vez sean más existosos. Aún así, si todavía tienes dudas existen instituciones sin ánimo de lucro como Fundación Lealtad donde nos indican detalladamente los pasos a seguir para depositar nuestra confianza en una ONG y nos ayudan a decidirnos a la hora de donar en las dudas que puedan surgir.

Cada persona es responsable de sí misma y, a su vez, esta responsabilidad se ve ampliada dependiendo de diversos factores y de la situación de cada individuo, pero es importante tomar conciencia del sentido global de dicha responsabilidad en el ámbito humanitario pues, en definitiva, se trata de seres humanos que no disponen de las mismas facilidades que otros. En la vida, ayudar desinteresadamente siempre es un acto de buena fe que hace que nos sintamos más humanos; con nuestra ayuda socorremos, auxiliamos, favorecemos, fomentamos, contribuimos, impulsamos, reforzamos o tendemos la mano a quien lo necesita. No es difícil pero sí muy reconfortante y gratificante y, en todo caso, el esfuerzo al final, de una forma u otra, siempre es recompensado.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »