El sueño de disfrutar de Asaf Avidan en directo

El sueño de disfrutar de Asaf Avidan en directo
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

El sueño de disfrutar de Asaf Avidan en directo

Por · 16 mayo, 2014

Crónica Asaf Avidan - Cultura inquieta 4

Texto: Rocío Núñez / Fotografías: Maite Nieto
Uso limitado a la difusión del contenido, citando autor y enlazando fuente.

Salir de un concierto con la extraña pero palpable sensación de estar flotando, como si esa hora y media hubiese sido un sueño, pasa muy pocas veces. Tan pocas, que creo que a partir de ahora el listón está alto, que lo único interesante es ver a Asaf Avidan en acción una y otra vez…

Hablamos de Asaf Avidan como uno solo, pero quizá deberíamos referirnos a los cientos de Asaf Avidan que se despliegan por el escenario, invadiéndolo, de un talento absoluto sin parangón. El Asaf Avidan bluesero, el Asaf Avidan charlatán, el cantante… y así hasta un número de veces imposible de enumerar. Así hasta experimentar con absolutamente todo lo que la música da de sí.

Ese sentimiento que transmite alguien sólo con esa voz prodigiosa es suficiente para poner en pie al más aburrido de los públicos. Sin embargo, él va más allá y hace que su soledad en un escenario envuelto sobre un opaco negro, sin más atrezzo que sus tatuajes y sus instrumentos, sea lo único necesario para vivir una experiencia que roza, honestamente, lo místico.

Crónica Asaf Avidan - Cultura inquieta 3

Avidan enamora, sin duda. Su música engancha como una droga, pero es que él se gana al público mostrando su alma. Lejos de tener miedo a quedarse desnudo ante cientos de desconocidos, él explica cómo le rompieron el corazón cuando tenía 22 años o por qué mayo es su mes preferido, pero también sabe encajar los piropos cuando alguien del público, en éxtasis, le dice que le quiere. Sonrisa pícara y seguimos con el concierto.

Este genio de la música no le tiene miedo a la experimentación y su seguridad a la hora de ejecutar incluso asusta. Su conocimiento en el manejo de los sintetizadores hace que, si cerrásemos los ojos, pensaríamos que tiene al lado a todo un equipo creando sonidos imposibles, haciendo que la música como disciplina y concepto se haga grande. Dando una lección de perfección y de genialidad. Cascabeles, armónica, un arpa folk traída de Seattle y su inseparable guitarra rematan una hora y media redonda que termina con los temas Cyclamen, Ghost Before the Wall y Reckoning Song.

Gracias a Madrid Inquieta por hacer este sueño realidad.

Crónica Asaf Avidan - Cultura inquieta 1

Crónica Asaf Avidan - Cultura inquieta 1

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »