Classical-B: El origen de la simetría, Sergei Rachmaninoff vs. Muse

Classical-B: El origen de la simetría, Sergei Rachmaninoff vs. Muse
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Classical-B: El origen de la simetría, Sergei Rachmaninoff vs. Muse

Por · 28 Mayo, 2014
Classical-B: El origen de la simetría, Sergei Rachmaninoff vs. Muse

Abrimos esta sección para difundir la obra y vivencias de personalidades clave en la historia de la música y relacionarlas con las corrientes artísticas actuales. Su aportación no solo es extraordinaria a ese género conocido como música clásica sino que trasciende y sigue teniendo ecos en las tendencias que nos son más cercanas.

Empezaremos hablando de uno de los más importantes pianistas del siglo XX y uno de los últimos compositores románticos, Sergei Rachmaninoff, y como su segundo concierto para piano puede verse homenajeado en el segundo disco de estudio de la banda británica Muse, Origin of Symmetry.

1897. Un joven compositor ruso de 24 años estrena su primera sinfonía rodeado de expectación. El reputado Aleksandr Glazunov a la batuta. A medida que se suceden las notas, la desesperación del público aumenta. Al acabar, solo un titular: fracaso absoluto. La tradición apunta a que Glazunov andaba ebrio mientras dirigía el estreno de la obra del joven Rachnmaninoff, quien lo criticó duramente por la pésima ejecución de su obra. Tras este fracaso, sumido en una profunda depresión, Rachmaninoff estuvo casi tres años sin componer y se dedicó principalmente a la dirección, pero sus crisis nerviosas iban en aumento y su bloqueo creativo parecía no tener fin. Como último recurso, Rachmaninoff se sometió a un tratamiento diario basado en hipnosis y psicoterapia, conducida por el Dr. Nikolai Dahl, quien además era un chelista aficionado. Tres meses después, el compositor recobró su talento y compuso una de sus obras más destacadas, el Concierto para piano y orquesta nº2 en Do menor (Rach 2), que dedicó precisamente al Dr. Dahl y fue estrenando en 1901.

A la postre, este se convertiría en uno de los máximos exponentes del concierto para piano y orquesta romántico, incorporando la potencia característica de Rachmaninoff y una orquestación imponente. Consta de tres movimientos como es tradicional en este género y devolvió a Rachmaninoff la confianza en sus creaciones musicales. El más popular quizás sea el segundo, un tiempo lento y romántico de melodía sutil y reconocible, en el que se basa la popular canción All By Myself.

Ya en 2001, Muse estrenaba su segundo álbum de estudio, Origin of Simmetry, una revolución en la historia del rock actual

Ya en 2001 una prometedora banda de Devon estrena su segundo álbum de estudio que, sin duda, sería una revolución en la historia del rock actual y que todavía sigue siendo uno de los mejores de la banda conocida como Muse. Temas como Plug in Baby (cuya línea de guitarra bien podría ser un motivo de un preludio del Clave bien temperado de J.S. Bach), New Born (influenciada por el minimalismo más Glass)  y la versión de Feeling good pasaron a ser himnos y ya dejaban ver la influencia de la música clásica en las composiciones de Matthew Bellamy, quien lo admite abiertamente y hace homenajes a sus compositores predilectos de forma habitual. Muse abrió el mítico concierto en Wembley de la gira HAARP con la Danza de los caballeros de Romeo y Julieta de Prokofiev y también incorporó  el Nocturno en mi bemol mayor Op. 9 n.º 2 como el Collateral Damage en su United States of Eurasia de su disco The Resistance.

Pero si hay alguien que deberíamos destacar como influencia clásica ya no solo a nivel de composiciones sino también a nivel de técnica pianística en el trío, ese es Rachmaninoff. El esqueleto del disco Origin of Symmetry es un completo homenaje al primer movimiento del Rach 2. El comienzo arpegiado de Space Dementia rinde tributo 100 años después al inicio del concierto, incluyendo su preludio de acordes para introducir un componente de tensión. Además, en el estribillo, la progresión de acordes del final del mismo y su cadencia última (cuando Bellamy canta “And tear us apart / and make us meaningless again”) es igual que la del fin de la introducción de cuerda y piano arpegiado del concierto (en el vídeo del 1:10 al 1:35, la primera progresión y la cadencia final).

Siendo la canción anterior el ejemplo más claro de la influencia del Rach 2 en este disco, también podemos apreciar que la línea de bajo de la séptima pista, Micro Cuts, vuelve a seguir el patrón del bajo de la introducción del primer movimiento con ligeras variaciones. Si interpretásemos la melodía de cuerdas del concierto encima de la línea de bajo propuesta por Muse, quedaría prácticamente perfecta.

Algo más clara es su presencia en la última pista, Megalomanía. El principio con sintetizador (órgano en directo) es básicamente la melodía de cuerdas (vídeo 0:30 a 0:40) y luego se vuelve a repetir en la melodía que canta Bellamy en la estrofa (“That I am not prepared to pay What were we built for? And won¡t accept gifts from me / What are they for?”).

Ya en el siguiente disco, encontramos uno de los más espectaculares homenajes recientes al compositor, con el solo de piano que hace de interludio en uno de los temas más conocidos de los de Devon, Butterflies and Hurricanes, demostrando que la influencia de Rachmaninoff se extiende a toda la obra de Muse.

Todo esto es precisamente una de las grandezas de esta banda, un background musical increíble para una formación de rock alternativo, que se nutre de dispares y enriquecedoras influencias y hace que su música sea más completa e incluso diferente. Además, Bellamy ha reconocido públicamente más de una vez la influencia de compositores como Rachmaninoff, Chopin o Prokofiev en sus canciones, por lo que, además, es un arma de difusión importantísima para la música clásica, fuente de cultura inagotable y maravillosa.

 

Otras obras recomendadas del compositor: Concierto para piano y orquesta nº3, Variaciones sobre un tema de Paganini, Preludios en Do # menor y  Sol menor.
Otros compositores recomendados: Sergei Prokofiev, Piotr Ilych Tchaikovsky, Igor Stravinsky.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »