5 razones por las que no tienes perdón si no has visto... Pulp Fiction

5 razones por las que no tienes perdón si no has visto... Pulp Fiction
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

5 razones por las que no tienes perdón si no has visto… Pulp Fiction

Por · 12 Mayo, 2014

Pulp Fiction, Quentin Tarantino - Poster en movimiento

Hoy se cumplen 20 años desde el estreno en Cannes de una de las películas más transgresoras y políticamente incorrectas de la historia del cine que, además, consiguió la Palma de Oro en aquella edición del Festival francés. Pulp Fiction, de un modo u otro, cambió las reglas del juego…

Y es que la irreverencia de Tarantino, su particular estructura de guión, ese humor canalla y su estética pop consiguieron dejar boquiabierto al respetable, incluso a aquellos detractores que criticaban, y critican, su falta de fondo. Pulp Fiction es y será una obra de culto al margen de generaciones. Te damos 5 razones por las que no tienes perdón si no la has visto aún.

1. Sus diálogos imposibles

Desde Reservoir Dogs, el bueno de Quentin se ha caracterizado por alargar sus guiones hasta un punto angustioso. A sus personajes, repletos de traumas e inseguridades, se les va la fuerza por la boca en muchas ocasiones, dejando para la posteridad escenas tan memorables como la de Jules (Samuel L. Jackson) recitando al profeta Ezequiel a punta de pistola -pasaje que, además, como buen cinéfilo, Tarantino sacó de una película de Kung Fu (Karate Kiba)-. Esta tendencia se repetiría con posterioridad en todas sus obras, una fuerte seña de identidad que ha dado lugar a toda una serie de personajes inolvidables.

2.- El baile entre John Travolta y Uma Thurman

Si hay un icono cinematográfico por excelencia en la década de los 90, con permiso de los músicos del Titanic tocando mientras desaparecía en el océano el dichoso barco, es ese concurso de baile en el que participan, y ganan, unos jovencísimos John Travolta y Uma Thuman. La fuerza de sus imágenes y ese punto bizarro hacen que quede irremediablemente grabado en tu retina para siempre. Lo curioso del asunto es que Tarantino se planteó eliminar esta escena por un ataque de inseguridad de la propia Uma. Afortunadamente, todo quedó en un susto.

3.- Su espectacular banda sonora

No hay personaje más melómano en la industria del cine que Mr. Tarantino (quizá Woody Allen le pisa los talones). Su obsesión musical y su vasto conocimiento llegan hasta tal punto que construye sus guiones en base a referencias discográficas. Así concibió la escena en que Mia Wallace (Uma Thurman) se pone ciega de heroína, tras escuchar en una vieja tienda de discos el tema Girl, You’ll Be a Woman Soon de Neil Diamond. El tema que abre la película, Misirlou de Dick Dale and his Del Tones, se convirtió tras el estreno en uno de los grandes éxitos de la década.

4.- Su cuidadísima estética

Hay que reconocerle a Tarantino su especial ahínco en el tratamiento de la imagen. Con la dirección de arte de Charles Collum y la fotografía de Andrzej Sekuła, Tarantino compuso un icono de la decadencia y la brutalidad, antagónica e inteligentemente camuflado entre colores pastel, sin olvidarse de sazonarlo con algún punto de ese rojo sangre tan mítico en su filmografía. Quentin tenía claro que no quería un resultado pobre a nivel de producción para su segundo largo, así que, como no podía contar con el mejor equipo, decidió utilizar el film más lento fabricado por Kodak y utilizar mucha iluminación extra. Los actores lo pasaron bastante mal por la alta temperatura, pero el metraje final es visualmente exquisito.

Pulp Fiction - Quentin Tarantino - Wolf y Jimmie

5.- Su reparto estelar

Hay varias curiosidades en torno al casting de Pulp Fiction. Mientras Uma Thurman aceptó el papel tras una conversación telefónica en la que Tarantino le leyó el guión, no sin antes dudar, Samuel L. Jackson tuvo que reclamar lo que era suyo por derecho. Después de no pasar la audición para el papel que finalmente desarrolló Tim Roth en Reservoir Dogs, Tarantino escribió un personaje específicamente para él, pero durante el rodaje de Flesh, se enteró que Laurence Fishburne se encontraba en Los Ángeles presentándose al casting para ese mismo papel, así que él y su rabia tomaron un avión rumbo L.A. y le robaron literalmente el papel a Fishburne de entre los dedos. Por supuesto, no hay que olvidar la arriesgada elección de Travolta, un actor por entonces en decadencia, para interpretar a Vincent Vega, uno de los entrañables mafiosos protagonistas. O el papel de Butch, que recayó finalmente en el siempre solvente Bruce Willis, después de barajar nombres como Mickey Rourke o S. Stallone.

Samuel L. Jackson, Uma Thurman, John Travolta, and Bruce Willis as they appear in PULP FICTION, 1994.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »