[Crítica] Viento Smith – Viento Smith: La melancolía como instrumento de belleza

[Crítica] Viento Smith – Viento Smith: La melancolía como instrumento de belleza
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] Viento Smith – Viento Smith: La melancolía como instrumento de belleza

Viento Smith

Viento Smith

Discográfica:

Subterfuge Records

8.0

· 4 Abril, 2014

Tomémonos nuestro tiempo, recostémonos y preparémonos para degustar seis canciones que beben del reposo y la melancolía, de cierto desasosiego. A veces necesitamos sumirnos en ese bello letargo al que los sentimientos menos alegres nos someten cuando escuchamos piezas como las que nos ocupan en este momento.

Estamos ante una de las sorpresas más gratas que la música de este país nos ha dado esta temporada. Ricardo Lezón (McEnroe) y David Cordero (Úrsula), forman Viento Smith, una nueva banda que recoge lo mejor de cada uno de sus componentes, la penetrante voz y las dolientes letras del primero y las acogedoras y evocadoras atmósferas del segundo.

Su debut homónimo es todo lo que sus creadores aportan a cada uno de los temas, pero es mucho más que eso. Viento Smith, el disco, es folk minimalista que sale de las entrañas, que hiere de manera maravillosa al que lo escucha, como una fina lluvia aparentemente inexistente que cala hasta el tuétano si no ponemos remedio y, en este caso, no queremos ponerlo, empaparnos de estas canciones es lo que realmente deseamos.

No siempre el optimismo reconforta, quizá estemos cansados de tanto positivismo de postín, por eso recurrimos a obras lánguidas para sentirnos vivos, pues al fin y al cabo, a veces el dolor es lo único que nos hace sentir realmente vivos. Frases como “que me dejaras arrancar un trozo de corazón” (Donde los aviones), “la herida que ha quedado se abre como una mano” (Soplar la herida), son lapidarias, parten el corazón, pero estas canciones, de alguna manera, dejan una rendija abierta a la esperanza, esa que nunca debemos perder, “Me alegra tanto cuando al fin consigo hacerte sonreír” (En aquel tren), “el amor que nos hicimos, aparece de repente como un rayo en el mar” (Soplar la herida).

Todo encaja en este álbum, desde las hermosas y delicadas melodías hasta la inimitable voz de Ricardo Lezón, que nos sume en un maravilloso duermevela, valiente a la hora de llorar, acogedora ante el desamparo, necesaria a la hora del crepúsculo. Sin olvidarnos de las letras, pura poesía hecha desde lo más profundo de los sentimientos.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »