The Good Wife, una serie no apta para marujas

The Good Wife, una serie no apta para marujas
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

The Good Wife, una serie no apta para marujas

Por · 21 Abril, 2014
The Good Wife, una serie no apta para marujas

Una mujer debe encauzar su vida tras el duro golpe de conocer la condena a cárcel de su marido, dedicado a la política, y acusado de corrupción -un político corrupto en la cárcel, WOW- a la par que salen a la luz sus actos infieles hacia ella. Con esta serie de reveses, decide retomar su carrera como abogada, la cual abandonó para dedicarse a ser esposa y madre.

Con un argumento así, podríamos pensar que nos encontramos ante un grandísimo culebrón en el que Isabel Marina de la Santísima Trinidad, despechada por los actos de Roberto Javier Hipólito, va a vivir grandes aventuras laborales en las que se cruzarán nuevas experiencias, triángulos amorosos, y gran pasión. De hecho, nuestra maravillosa televisión nacional decidió programar este producto en Nova, el canal de las marujas por excelencia –sí, estuvieron tan ágiles como con Dreamland-. Pero nada más lejos de la realidad: estamos hablando, en una nueva ocasión, de una de las 10 series mejor valoradas por el American Film Institute (AFI); y es que The Good Wife ha sabido escoger lo mejor en cuanto a drama familiar y a estereotipos de abogados se refiere.

Alicia Florrick conseguirá un trabajo en un bufete donde su jefe resulta ser Will Gardner, un antiguo compañero de la universidad con quien las tensiones sexuales serán obvias desde el primer momento. Así pues, la pobre Alicia tendrá que recorrer un largo camino para volver a demostrar su valía en la abogacía, criar a dos hijos adolescentes e intentar llevar de la mejor manera posible la relación con el padre encarcelado de los mismos, Peter, por quien sigue sintiendo cierta lealtad como mujer.

critica the good wife reparto julianna margulies

Esta serie no es ni Ley y Orden ni mucho menos Ally McBeal. No va a recordarnos a nada que hayamos visto anteriormente, pues tiene el maravilloso don de encontrarse justo en el equilibrio entre la sobriedad y la elegancia (derrochada principalmente por su protagonista, Julianna Margulies) y cuenta con una especialmente correcta fotografía y un guión que, temporada tras temporada, utiliza como excusa los litigios a resolver para conocer en una gran e inteligente profundidad a cada uno de los personajes que completan el reparto, destacando al revoltoso ex marido Peter Florrick (Chris Noth), el atractivo jefe Will Gardner (Josh Charles), el eterno rival/compañero Cary Agos (Matt Czchury), la ambigua investigadora Kalinda Sharma (Archie Panjabi) y la consagrada y también dueña del bufete junto a Will, Diane Lockhart (Christine Baransky); espléndidos todos en sus respectivas interpretaciones. Giros esperados –y deseados. Atención spoilers-, como la furtiva y pasional relación entre Alicia y Will; inesperados, como la ruptura de Alicia con el bufete de abogados para crear el suyo propio; y de tirarse de los pelos, como la decisión de matar a uno de los personajes principales rompiendo por completo la lógica del espectador, consiguen que esta serie jamás resulte lineal y su recorrido, en su ya quinta temporada, siga siendo exponencial en calidad y en lo que adeptos se refiere.

Así pues, queridas marujillas, si andáis buscando un Rosalinda -pero con títulos universitarios de por medio-, lamentamos comunicaros que os habéis equivocado de serie. A los amante del guilty pleasure, por el contrario, os invitamos a caer en la tentación y sucumbir al drama y la hiperventilación de sufrir por saber qué ocurrirá en el próximo capítulo. Si el mismísimo Ridley Scott sintió una fatal atracción por el proyecto y llegó a hacerse cargo de algunos capítulos del mismo, seguramente vosotros acabareis queriendo compartir una copa de vino todas las noches con Alicia Florrick.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »