Cuentitis, el mágico reino de las adaptaciones cinematográficas

Cuentitis, el mágico reino de las adaptaciones cinematográficas
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

Cuentitis, el mágico reino de las adaptaciones cinematográficas

Por · 5 Abril, 2014

malefica-ilustracion-javier-tomas-adaptaciones-de-cuento

Ilustración: Javier Tomas Biosca

Los personajes fantásticos de nuestra infancia viven una era de esplendor, al menos comercial, que se refleja en las incontables revisiones, remakes, secuelas y precuelas de cuentos populares que atacan la taquilla…

Disney reclutó a Tim Burton para retomar Alicia en el País de las Maravillas y desde entonces muchas productoras están sacando jugo del universo de los cuentos. Kenneth Brannagh (Hamlet), Sofia Coppola (Lost in Translation) y Joe Wright (Expiación) son de los últimos directores en sumarse, dirigiendo versiones de Cenicienta, La Sirenita y la precuela de Peter Pan, respectivamente. Pero, al margen de contratar a directores y actores de renombre, hincharlas de efectos digitales y millones en producción, ¿sobrevive la calidad original del cuento en estas películas ?

En muchos de los casos, no. El verdadero encanto de un cuento no reside en la acción, los enredos amorosos, o la magia hecha por ordenador. Los obstáculos superados por los héroes del cuento y su aprendizaje psicológico (simbolizado en la magia) es lo que engancha al espectador. Lejos de ello, estos filmes suelen ser grandes productos de marketing con hipnotizantes imágenes que no cuentan demasiado.  Si bien pueden ser un entretenimiento, al final no ganan la fidelidad y culto del público.

Aberraciones como Mirror, Mirror con Julia Roberts o Caperucita Roja con Amanda Seyfried ablandan sus historias, se llenan de gags y de subtramas engorrosas y no se paran ni un segundo en extraer el sentido profundo y al mismo tiempo, la sencillez de los cuentos. Curioso que también le pasase a Burton con su Alicia, autor como es de un cuento moderno en toda regla: Eduardo Manostijeras. Aquel personaje marginal nos daba miedo y asco al tiempo que nos enternecía, este era el camino ideal para que nuestra mente entendiera el mensaje de tolerancia del film, a la vez que se convertía en un clásico instantáneo. No obstante, Burton hace tiempo que no se detiene a explorar el alma de sus films, concentrado en el envoltorio perfecto.

Durante siglos, los cuentos han servido para que niños y no tan niños aprendiesen a conocerse. El mundo irreal de las hadas es paralelo al interior de la psique humana. Todo lo que nos encontramos en ellos se deforma (es mágico) porque imita nuestras percepciones, alteradas por los sentimientos. En la fábula de Hansel y Gretel, por ejemplo, los niños caen en una trampa por su adictiva e inmadura  “fase oral” . El tema importante de comer sin control esta simbolizado en esa casa hecha de dulces, una exageración, así como en su castigo, ser comidos. Sin embargo utilizan su astucia, derrotan a la bruja, y abandonan la casa de los dulces, habiendo aprendido que el placer inmediato no debe dominarles. ¿Queda algo de ese aprendizaje en la película Hansel y Gretel, cazadores de brujas? Yo creo que no.

La mayoría de estas adaptaciones pretenden llegar a un gran público, desde los niños hasta sus padres. Por alguna razón se cree que hacerles pasar miedo, angustia, o hacerles pensar demasiado será contraproducente. Así que se convierten historias que han estimulado al hombre desde siempre en insulsas aventurillas vacías. Con todo, algunas de las películas que están por venir resultan prometedoras, incluso podrían sorprender como ideas realmente interesantes. Aunque papá Disney está normalmente detrás de ellas, podemos decir que al menos la compañía tiene cariño (y millones) de sobra para cuidar a sus personajes.

Las Sirenas Suicidas 

la-sirenita-sofia-coppola-adaptaciones-de-cuento

La Sirenita es un encargo técnicamente exigente y extraño para alguien como Sofia Coppola. Aún así, tenemos fe en que la directora sea capaz de construir un conflicto profundo para la princesa marina, ya que su historia casa bastante bien con las figuras femeninas de su cine. Se trata de la transición de niña a mujer y sus peligros. Ariel está aburrida de vivir en la burbuja de su infancia y es la virgen que rompe su cola (se abre de piernas) ante un hombre, solo para que éste decida largarse con otra. Lo pone todo en jaque en su vida sin darse cuenta: su reino, sus amigos, su integridad física. Coppola ha prometido una historia “exquisita y triste” y recupera la idea original del cuento, en el que las piernas que consigue la Sirenita le causan un dolor continuo “como andar sobre cuchillos, hasta que fluía la sangre”, lo cuál es una referencia a la pérdida de la virginidad.

La lección aprendida -en el original, no en Disney- era que dejarlo todo por un hombre que acabas de conocer es un error. Coppola podría convertir a su fetiche Emma Watson (confirmada para el papel) en esta metáfora acuática del enganche adolescente que lleva al malgasto del amor. Aunque tampoco sería raro, teniendo en cuenta su historial, que después de una perfecta descripción del aburrimiento y vacío de una niña mimada, se le quedase la cosa superficial…

Fascinación por el Villano

Debido a que los consumidores actuales son antiguos niños-disney nostálgicos, la compañía del tío Walt dirige sus esfuerzos a agradarles a ellos más que a sus hijos. Por eso en las nuevas versiones se aporta “más datos” que en el relato original. Todo es más gris, y la maldad y bondad de los personajes no es blanca o negra, sino que tienen razones para actuar más creíbles para los adultos.

Los villanos de los cuentos son necesarios porque son un vehículo lleno de  rabia, envidia, avaricia o sed de poder, y muestran defectos humanos de forma que se puedan juzgar. La nueva moda de ahondar en ellos es positiva, porque descubrimos que todos tenemos este reverso oscuro y que se trata de superarlo. En comparación, el héroe queda desdibujado y apenas lo entendemos. Nos aburre, y casi se puede decir que el colectivo humano está dejando de saber cómo demonios ser el bueno de la película.

El esperado estreno de Maléfica interpretada por Angelina Jolie es uno de estos casos. Aunque la historia de su origen no parece muy bien escrita y puede ser bastante desastrosa, es una de esas malvadas que pasan a la historia. Lo fue también Cruella DeVille interpretada por Glenn Close, y la elección de Jolie es igualmente acertada. Disney sabe que los villanos suelen tener más carisma que los buenos, y está dedicándose a explotarles en todas sus producciones…

Blanchett, la madrastra por excelencia

Otra película de la que esperamos un gran papel del villano es la próxima versión de Cenicienta, que tiene nada menos que a Cate Blanchett, recién oscarizada, como la peor madrastra de la literatura infantil. Además Branagh la dirige probablemente como si fuese la mismísima Lady MacBeth. Esta película ha acumulado un caché muy interesante, Lily James interpreta a Ella, verdadero nombre de la protagonista, junto con James Madden (Robb de Juego de Tronos) como príncipe, Helena Bonham Carter como Hada Madrina y Stelan Skaarsgard como Duque. Aún no siendo en ningún caso el más trepidante de los cuentos de hadas, se perfila como el campanazo de las adaptaciones…

¿Quién le puso el Garfio al Capitán?

La precuela de Peter Pan dirigida por Joe Wright nos debería parecer una idea bastante peligrosa por muy innecesaria, si no viniese de un director que ya triunfó con su moderna adaptación de los patrones de cuentos en Hanna. Aquella película mezclaba con éxito nada menos que un thriller de agentes secretos con algo así como Caperucita Roja. Este film se situará en el momento en que Peter Pan, muy pequeño, es raptado por los piratas de Nunca Jamás, de los que Garfio es solo uno más. El verdadero malvado será Barbanegra (Hugh Jackman) y el joven Garfio será interpretado por un sex symbol Garrett Hedlund (aquel conductor poeta de Inside Llewyn Davis), lo cual es claramente un intento de que simpatice con la audiencia.

Wright busca entender el proceso del Capitán Garfio antes de convertirse en la representación de la ranciedad en los adultos y su incapacidad de afrontar el paso del tiempo con alegría (como Peter), pero ¿transmitirá este dilema existencial o sólo será una serie de peripecias piratas que llevan al momento en que le corten la mano?

Bestias y más bestias 

Lea-Seydoux-Vincent-Cassel-bella-bestia-adaptaciones-cuento

Después de la recientemente estrenada La Bella y la Bestia con Léa Seydoux y Vincent Cassel, de producción francesa (los franceses adaptan su cuento más característico cada cinco años, más o menos), Disney también planea la película La Bestia que se centrará en el punto de vista del torturado protagonista, mientras vive el romance con Bella… La cosa no acaba ahí, ambas tienen un gran competidor en Guillermo del Toro, que estaba escribiendo su oscura versión del cuento.

Estas solo son unas cuantas muestras del aluvión de adaptaciones posibles, está claro que estos cuentos excitan algo en nuestro cerebro que es inmortal y garantizan a cualquier película basada en ellos al menos una buena ración de espectadores. Con el buen material original además los films podrían ser verdaderamente conmovedores… En nuestro caso, no nos importaría una buena adaptación de Aladdin o de Merlín, ¿por qué no? Se lo pediremos a nuestra hada madrina particular.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »