[Crítica] El viento se levanta, la despedida de un genio

[Crítica] El viento se levanta, la despedida de un genio
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] El viento se levanta, la despedida de un genio

El viento se levanta (The wind rises)

Director:

Hayao Miyazaki

Género:

Animación

Año:

2013

Duración:

125 min.

8.0

· 28 Abril, 2014

Hayao Miyazaki es, sin duda, uno de los grandes genios de la animación de todos los tiempos y uno de los creadores nipones más reconocidos. Su dilatada y exitosa trayectoria como director de largometrajes de animación tiene su punto final en “Se levanta el viento”. Un último regalo que hará delicias entre los fans tanto de este género como del buen cine en general.

Se levanta el viento cuenta la historia de Jiro Horikoshi, ingeniero aeronáutico japonés que alcanzó la fama al diseñar el Zero, uno de los cazas más famosos del ejército nipón que tuvo gran relevancia en la Segunda Guerra Mundial y que fue utilizado en las operaciones kamikaze de la Guerra en el Pacífico. El relato recorre las etapas de la vida del protagonista contextualizándolas en un marco histórico realista que destaca eventos importantes en el Japón de principios de siglo XX.

Resulta interesante como Miyazaki nos brinda una despedida algo alejada de su tono habitual, renunciando a elementos mágicos y contando una historia más cercana al costumbrismo propio de su compañero Isao Takahata. Pese a ese carácter más formal, la estética sigue destilando el preciosismo y el esmero por los detalles que caracterizan a la obra del director japonés. Las imágenes son bellísimas y resulta increíble lo que se puede llegar a transmitir con la animación tradicional, con el sello inconfundible de Ghibli.

Crítica Se levanta el viento Hayao Miyazaki 2

La película comienza mostrando el arduo camino que recorre Jiro para conseguir convertirse en aeronáutico y luego acaba derivando en un drama con romance trágico de por medio. Es un cambio de tono bien explotado porque consigue transcender en el plano personal en el momento justo, dotando a la historia de mayor profundidad. El mensaje de Miyazaki es claro y respetuoso con toda su obra, en la que destaca su pasión por la naturaleza, el progreso tecnológico y la relación de sus personajes con conflictos bélicos, si bien es cierto que se ahorra la crudeza que sí muestra Takahata (como por ejemplo en la maravillosa La Tumba de las Luciérnagas) y prefiere pintar de un color más agradable sus reflexiones.

El elemento más Miyazaki de la cinta reside en esos encuentros entre el protagonista y el legendario ingeniero aeronáutico italiano Caproni, que tienen lugar en un emplazamiento onírico y donde el director también se cita para exponer sus pensamientos con mayor comodidad. Resulta curioso que Caproni diseñase un aeroplano bautizado como Ghibli que, a la postre, serviría como inspiración para el nombre del estudio creado por Miyazaki. Este guiño pone de manifiesto que el genio nipón tenía más que pensada su despedida y con Se levanta el viento nos da la oportunidad de disfrutar una vez más de su inolvidable talento y cerrar una carrera magnífica. Se le echará de menos.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »