[Crítica] El desconocido del lago, los peligros de amar a extraños

[Crítica] El desconocido del lago, los peligros de amar a extraños
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] El desconocido del lago, los peligros de amar a extraños

El desconocido del lago

Director:

Alain Guiraudie

Reparto:

Pierre Deladonchamps, Christophe Paou, Patrick D’Assumçao, Jérôme Chappatte, Mathieu Vervisch, Gilbert Traina, Emmanuel Daumas

Género:

Drama, Romance

Año:

2013

Duración:

97 min.

8.0

· 4 Abril, 2014

Con El desconocido del lago, Alain Guiraudie sorprendió al jurado del pasado Festival de Cannes, que le valió el premio al mejor director en la sección Un Certain Regard.

En un caluroso día de verano, un coche se acerca sigilosamente por la senda que lleva hasta un lago. Hay otros coches aparcados de manera aleatoria. Después de estacionar, un joven sale de su coche con atuendo veraniego y camina por el pequeño bosque que le separa la orilla del lago. Agazapado entre los matorrales, un hombre desnudo se masturba mirándolo sin mucho disimulo y le invita con la cabeza a pasar un buen rato. Frank dice que no, al menos de momento. En el agua, hay un grupo de bañistas que acuden religiosamente a este recóndito lugar, en el que darse un baño o tomar el sol es sólo un trámite.  En realidad es un rincón de cruising, en el que todos acuden buscando solo sexo con otros hombres – aunque  hay algo en sus miradas que evidencia la falta de afecto.

Frank  es un habitual de ese lago en el que la conversación está sobrevalorada y preguntar el nombre de alguien es perder el tiempo. Sólo interactúa con Henri, un hombre de mediana edad con quien entabla una atípica amistad que, desde su posición de observador privilegiado, forma parte del paisaje inerte del lago. Todo cambia el día en que Frank ve por primera vez a Michel, un desconocido de quien se enamorará a primera vista. Una mantis religiosa de intensa mirada que guarda una perturbadora oscuridad en su interior que poco a poco irá viendo a luz.

critica-el-desconocido-Alain-Guiraudie-3

Escrita y dirigida por Alain Guiruadie, El desconocido del lago, que ha sido una de las sorpresas del año del cine francés, es un thriller construido inteligentemente que te deja sin oxígeno a medida que avanza la trama. Guiraudie mueve la cámara como si estuviera espiando a los personajes, convirtiéndonos en partícipes de todo lo que va a ocurrir en este lago que esconde casi más oscuridad de día que de noche. Y es que si hay algo destaca, es el soberbio talento del director para transformar un espacio abierto en un lugar absolutamente claustrofóbico. En parte, esto es debido a las decisiones estilísticas del autor, quien ha descartado el uso de la música  para que sólo suenen grillos y la quietud del agua, una decisión premeditada que no hace más que potenciar la sensación de aislamiento en la que los personajes se mueven, y que nos atrapa a nosotros también.

El desconocido del lago es una apuesta provocadora que incluye desnudos y sexo explícito entre los actores, unos valientes Pierre Deladonchamps – actor revelación del año en Francia – y Cristophe Paou que son el alma de la película. La relación entre Frank y Michel, y la intensa amistad que surge entre Frank y Henri, sirven como excusa para un estudio interior de las relaciones humanas en el mundo actual en general, y en el mundo homosexual en particular. ¿Hasta qué punto somos dueños de nuestro deseo carnal cuando la consciencia pide a gritos que nos alejemos  de una persona nociva?  ¿Es el universo gay tan superficial como todo el mundo opina, y como la película se empeña en hacernos ver, o ese bosque esconde realmente personas que buscan relaciones intensas pero son incapaces de gestionarlas?

Un  ejercicio puramente hipnótico que consigue sumir al espectador en un estado de confusión y replanteamiento continuo. Un magnífico film que no puedes perderte. Aunque te advertimos de una cosa: por primera vez en tu vida, vas a temer la caída del sol en un lago.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »