St. Vincent – St. Vincent. El asentamiento de una atractiva complejidad

St. Vincent – St. Vincent. El asentamiento de una atractiva complejidad
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
St. Vincent – St. Vincent. El asentamiento de una atractiva complejidad

St. Vincent

St. Vincent

Discográfica:

Republic Records

Año:

2014

8.0

· 6 Marzo, 2014

Antes de asociarse con David Byrne y parir el excelente Love This Giant (2012), Annie Clark iba consolidando su carrera mediante pequeños y seguros pasos, que hacían vislumbrar un potencial aún por explotar. Fue entonces cuando surgió la alianza entre los dos músicos y St. Vincent por fin llegó a un punto donde encontró el sonido que más le favorecía…

No es, por tanto, extraño que en su nuevo y homónimo disco, encontremos cierta continuidad en el patrón musical de aquel proyecto junto a Byrne. No vamos a engañarnos, St. Vincent no es un álbum demasiado agradecido a la primera escucha, su complejidad emite detalles que velan la visión del conjunto de una manera algo desconcertante. Pero ahí es donde radica la calidad del mismo, en ese punto de experimentación que siempre han tenido los trabajos de Clark y que la han aupado a posiciones más que respetables dentro de del pop contemporáneo e independiente.

Con Digital Witness como magnífica y seductora carta de presentación, la colección de canciones que se nos presenta se vuelve abrumadora, densa y algo anárquica, pero tremendamente cautivadora una vez se han traspasado esas difíciles barreras. Aun habiéndose caracterizado siempre por su barroquismo, St. Vincent ha conseguido esta vez consolidar una idea, acercarse más al pop y simplificar la propuesta, despojándola de algunos elementos y presentándose con cierta intención minimalista. Pero todavía se tiende a la sobreproducción y quizás ganaría enteros desnudando aún más las canciones, llevándolas a una esencia más intuitiva y primigenia.

El enigmático e indudable atractivo de su autora, ahonda más aún en la idea final de una obra que ha llegado para conquistarnos poco a poco. Probablemente St. Vincent estará presente en la mayoría de listas que inunden los medios cuando acabe este (aún joven) 2014, por lo que es obligada la recomendación de una escucha paciente y pausada. El disco necesita de esa predisposición por nuestra parte y, a buen seguro, nos sentiremos emocionalmente recompensados a la larga.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »