¿Ha desplazado el formato digital al papel?

¿Ha desplazado el formato digital al papel?
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE

¿Ha desplazado el formato digital al papel?

Por · 24 Marzo, 2014
¿Ha desplazado el formato digital al papel?

Son muchas las ventajas y desventajas que surgen a debate entre el libro electrónico y el formato clásico. Mientras los más románticos se resisten a abandonar el placer de sentarse con un buen libro entre sus manos, los lectores más tecnológicos optan por el formato digital en una pantalla.

La tecnología avanza a pasos agigantados y la digitalización era necesaria. Desde hace cinco años se ha acelerado el crecimiento del libro digital y ya casi todo el mundo utiliza un soporte electrónico para sus lecturas, bien sea  un e-reader, tableta o incluso su smartphone, debido a las ventajas que ofrece esta nueva forma de leer. Incluso los lectores más mayores, los cuales se resistían al nuevo formato, han encontrado en el libro digital una de las mayores ventajas al poder acondicionar el tamaño del texto de acuerdo a sus necesidades, por lo que finalmente  han sucumbido ante sus encantos.  Son muchas las facilidades que ofrecen estos dispositivos de lectura y por ello las editoriales se ven obligadas a renovar y mejorar la condición física del formato en papel, que vuelve a ser un reclamo para los lectores más apegados a lo convencional. Hay que seducir continuamente al lector para que en lugar de descargar ilegalmente un libro o comprarlo en e-book, vaya a la librería y adquiera una obra a un precio mayor, esperando encontrar un buen texto.

Pero mantener la vieja esencia del papel se vuelve complicado frente a las nuevas tecnologías  y los grandes grupos editoriales ya apuestan  por la tarifa plana de lectura, algo así como el Spotify de los libros: si pagando 10 euros al mes tengo acceso a toda la música que desee, ¿por qué no hacer lo mismo con los libros? Los pioneros han sido 24symbols, con sedes en Madrid y Londres, que cuentan en su catálogo con los e-books de Anagrama, Roca, Alba, Impedimenta, Nórdica o Rey Lear. Los libros se pueden leer gratis -si se acepta publicidad- o pagando una cuota. Frente a esta apuesta independiente y a través de Círculo de Lectores, los grandes grupos Planeta y Bertelsmann han lanzado Booquo, un portal que permite igualmente acceder a e-books y revistas, además de alquilar películas de una forma similar a 24symbols. La competencia está asegurada.

ha desplazado el formato digital al papel

El resultado de la lectura clásica genera personas cultas, mientras que el digital, a lo sumo, puede llegar a generar mejores conversadores dispuestos al amparo de las modas

Inevitablemente la lectura en pantalla es la tendencia que más va a crecer de cara al futuro. A pesar de la crisis, el número de e-books en España se ha incrementado notablemente durante estos últimos tres años y ya vemos cómo los editores intentan reaccionar ante este nuevo mundo para poder transformar los hábitos tanto de escritura como de lectura. Sin embargo, no todo son ventajas y, frente a lo que se cree, el libro digital contamina más que el de papel. Varios estudios revelan que leer un periódico impreso tiene menor impacto en el calentamiento global que hacerlo en internet durante treinta minutos. Por otro lado, una serie de investigaciones plantea que la lectura digital está dando origen a una generación de “pensadores superficiales”; esto es, nuestro cerebro se parece cada vez más a un ordenador y se vuelve incapaz de reflexionar o profundizar acerca de lo que está leyendo.  Las opiniones científicas se dividen ante la posible disminución de nuestra capacidad de atención a nivel cerebral en función de los resultados obtenidos de las personas cuando leen en papel o cuando lo hacen en una pantalla y hablan de que el resultado de la lectura clásica genera personas cultas, mientras que el digital, a lo sumo, puede llegar a generar mejores conversadores dispuestos al amparo de las modas.

De lo que no hay duda es de que tendrá que pasar mucho tiempo de convivencia entre los dos formatos; y en opinión de algunos escritores y eruditos en literatura, el libro tradicional jamás llegará a morir. Para los lectores, siempre que los dos formatos  coexistan, será cuestión de preferencia y podrán seguir optando tanto por el contacto físico con el papel, adentrándose en la historia y los personajes de una forma casi real, frente al uso digital, que siempre mantendrá un contacto menos cálido con el contenido. No obstante, si se trata de  un buen libro, sea electrónico, en papel o contado al oído, lo único importante es conservar la esencia de la historia narrada, pues mientras perdure, quedará el espíritu de la palabra.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »