[Critica] Philomena, el buen melodrama

[Critica] Philomena, el buen melodrama
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Critica] Philomena, el buen melodrama

Philomena

Director:

Stephen Frears

Reparto:

Judi Dench, Steve Coogan, Charlie Murphy, Simone Lahbib, Anna Maxwell Martin…

Año:

2013

Duración:

98 min.

8.0

· 7 Marzo, 2014

La historia detrás de Philomena es caldo de cultivo de telefilm de sábado por la tarde en Antena 3: niños robados, madres dolientes que los buscan, regreso forzoso al pasado, acumulación de desgracia sobre desgracia y monjas represoras. Pero he aquí el milagro…

Tocado por la mano amable de Stephen Frears y con Judi Dench a la cabeza, hallamos algo diferente y luminoso. Se trata de un relato sin aditivos artificiales sobre la mala praxis religiosa en Irlanda y sus muchas ramificaciones sociales, históricas y personales. La película explora los efectos de las crueldades de un sistema religioso en la sombra, desde el pasado hasta la actualidad,  en una crónica del sinsentido perpetrado en nombre de la virtud. Además, el film es un agridulce viaje de descubrimiento personal de sus dos personajes principales, cuyas creencias son opuestas.

El primer paso para dignificar al melodrama que es Philomena es aceptar que eso es exactamente lo que es. La película arranca con un periodista, Martin Sixsmith (Steve Coogan) desprestigiado, arruinado y buscando una forma de volver a la rueda profesional. En un principio lo ultimo que se le ocurriría hacer es una historia “de interés popular”, es decir un relato amarillista y sentimentaloide para divertir a amas de casa.

Sin embargo, Philomena Lee y su truculenta historia se cruzan casualmente en su camino. A falta de inspiración, – Sixsmith escribe un libro sobre historia rusa que parece aburrirle hasta a él- decide relatar  la historia verídica sobre una mujer de clase baja irlandesa que fue “ayudada” por las monjas durante su embarazo ilegítimo y se embarca personalmente en la búsqueda de su hijo perdido.

philomena-judi-dench-critica-oscar-2

Frears se toma tiempo para hablar de los conflictos éticos sobre lo que se debe o no contar, las licencias literarias sobre una vida humana. En resumen, separa la historia que se quiere vender de la historia real, con una  Michelle Fairley (Juego de Tronos) editora jefe, que es la reina del sentimentalismo en el peor de los sentidos, es decir en el comercial. La crítica a este enfoque convierte hábilmente la vida de Philomena en algo mucho más elevado que un producto melodramático.

La historia no sería creíble si Dench no construyera un personaje cómico, tierno y fuerte. Una irlandesa de la vieja guardia firmemente apoyada en sus creencias religiosas

Con todo, es sin duda Judi Dench, a sus 79 años y con principio de ceguera, la que le da absolutamente todo a su personaje y lo convierte en real. La historia no sería creíble si Dench no construyera un personaje cómico, tierno y fuerte. Una irlandesa de la vieja guardia firmemente apoyada en sus creencias religiosas pese a las circunstancias, que se desmorona en momentos clave y de forma siempre enternecedora, nunca exagerada. Además en todo momento su actuación está perfectamente equilibrada con la de Coogan, en un diálogo de estados de ánimo ideal. Cuando ella se cabrea, él nos da su registro cómico y viceversa, por lo que simpatizamos con ambos… Quizá lo único que cuesta, por decir algo, es aceptar que Dame Judi Dench sea una abuelilla analfabeta, pero la actriz nos hace amar su impecable encarnación de “Phil” y su supuesta ignorancia llena de sorpresas.

La trama, que de primeras le puede parecer al espectador previsible, tiene una serie de giros estratégicamente colocados, de forma que el interés va creciendo según avanza el viaje, porque cada vez es más sorprendente, emocionante y en muchos sentidos, trágico. Y finalmente es la interacción de los dos protagonistas lo que trae los mejores frutos del film. La película es una investigación en su cara externa, y un aprendizaje emocional en su cara interna. Es a través de su relación que Lee y Sixsmith entienden mejor sus propias vidas y la actitud con la que afrontarlas. Así que este es un film con el que probablemente llores, pero muy a gusto.

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »