[Crítica] La Doleur (Teatro Guindalera)

[Crítica] La Doleur (Teatro Guindalera)
B-SIDE MAGAZINE // PARA HABLAR DE ARTE... HAY QUE HACERLO CON ARTE
[Crítica] La Doleur (Teatro Guindalera)

La Doleur

Director:

Juan Caño Arecha, José Pedro Carrión

Reparto:

Valery Tellechea

8.0

· 6 Marzo, 2014

Foto: Ricardo Bautista Suanzes

La douleur de Marguerite Duras es una obra de teatro basada en los diarios que publicó en  1985 la autora francesa. Diarios que encontró en su casa de campo, los cuales no recordaba haber escrito. ¿Es posible escribir un texto tan elocuente y rico en imágenes para luego no recordarlo, para enterrarlo? Es posible, para ella lo fue, y el por qué queda al descubierto en cuanto se conoce el contenido.

Escribiendo se destila el dolor, eso dicen, múltiples terapias lo  recomiendan, incluso para descubrir lo que nos ocultamos. El texto de la obra es estremecedor, describe a la perfección los múltiples horrores por los que Marguerite Duras transita. La desesperación, la rabia, la impotencia, la locura están presentes continuamente en sus palabras, sin un respiro.

La acción se presenta desde el principio de la puesta en escena, los diarios sobre la mesa le hacen revivir el día en el que Robert Antelme, marido de nuestra protagonista, no regresa de la guerra, lo que desata el incesante dolor de una mujer, que a pesar de no amarlo, es presa de todas las terribles fantasías capaces de una mente inteligente.

LA-DOULEUR-teatro-guindalera-foto-Ricardo-Bautista-Suanzes-1

Situado en París, entre los últimos diez días de la ocupación alemana y los primeros días de la liberación, su delirio nos habla de la Europa en guerra, del sentimiento de un pueblo desconcertado por la muerte, del horror de los campos de concentración nazi, de la desesperanza, de la lucha por seguir a pesar de no saber cómo. Critica la política reinante en Europa y a la humanidad, por ser cómplice y permitir el holocausto. Nos presenta una muerta en vida que no sabe a que aferrase pero que sin embargo está anclada en la imagen de un cadáver en una cuneta.

En un equilibrio magistral, Valery Tellechea camina firme entre esta amalgama de tinieblas. El trabajo actoral es impecable. Mantiene la tensión en todo momento, si dejar espacio para la compasión. La exigente dirección a cargo de Juan Caño Arecha y José Pedro Carrión es en palabras de la actriz “un molde tan sólido al que agarrarse, que facilita poder nadar libremente en escena”. La sencillez de lo excelente.

Una obra dura y magnífica de esas que se posan en el pensamiento invitando a la reflexión.

Del 1 al 30 de marzo
Sábados, 20’30h.
Domingos, 19h

En el Teatro Guindalera

PUBLICIDAD

Lo más B-side en tu correo

¡Comparte!

Queremos conocerte mejor... »